Los índices de contaminación siguen más bajos de lo normal desde que comenzó la pandemia, pero durará poco, según los expertos

Imagen panorámica de la contaminación de Madrid.
Imagen panorámica de la contaminación de Madrid.

Getty Images

  • Los confinamientos han sido un escenario perfecto para ver los efectos que suponen un parón global en los índices de contaminación mundiales. 
  • Un nuevo estudio está revisando cómo cuando la pandemia provocó los confinamientos, la contaminación disminuyó considerablemente, incluso en países con tasas muy altas como China. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los confinamientos del año pasado no solo tuvieron una repercusión directa sobre la vida de las personas, sino también sobre el medio ambiente, ya que provocaron una caída repentina en la contaminación por ozono. 

La revista Science ha recogido unas nuevas estimaciones de la NASA que revelan que la contaminación del aire en mayo y junio de 2020 se redujo en un 2%, en gran parte debido a las reducciones de emisiones en Asia y América.

Pese a que parezca un porcentaje muy bajo, los expertos celebran que esa disminución global, habría llevado al menos 15 años alcanzarla de otra manera.

El cambio climático es culpable de una de cada tres muertes relacionadas con el calor que se han producido en los últimos 30 años

"Me sorprendió mucho lo grande que fue el impacto en el ozono global", dice Jessica Neu, investigadora  de la composición química de la atmósfera en el Laboratorio de Propulsión de la NASA. 

El ozono no es un contaminante que los seres humanos emitan directamente a la atmósfera, sino que se forma cuando la luz solar interactúa con los óxidos de nitrógeno (NOx), que se liberan al aire desde coches, fábricas, plantas de energía y refinerías. 

De hecho, que esté presente en la atmósfera no es preocupante, pero sí cuando alcanza ciertos niveles en las superficies más bajas, ya que son causantes de enfermedades respiratorias y cardiacas.

Otros factores que intervienen en los índices de contaminación son el clima y la presencia de otros contaminantes y productos químicos. Pero se debe tener en cuenta que, en ocasiones, una caída del óxido de nitrógeno puede aumentar la contaminación por ozono.

Esto se vio reflejado cuando China redujo sus emisiones de partículas finas hace unos años. En Science explican como estos cambios provocaron un aumento inesperado de la contaminación atmosférica por ozono.

En torno a esta incertidumbre, los investigadores consideraron los confinamientos y el parón de numerosas industrias como un "escenario de oportunidad" para averiguar qué pasaría con la atmósfera si hubiera una reducción rápida y grande de la actividad humana y nuestros contaminantes. 

Al alimentar datos de múltiples satélites de 2020 en 4 modelos de reacciones atmosféricas, el equipo descubrió que las emisiones de NOx disminuyeron con el parón que se dio en todo el mundo. En abril y mayo, por ejemplo, las emisiones globales se redujeron al menos en un 15%.

Los países que tuvieron los confinamientos más estrictos mostraron las mayores reducciones de emisiones de óxidos de nitrógeno. Madrid y Barcelona, por ejemplo experimentaron una caída del 50% aproximadamente en sus niveles de contaminación.

En la troposfera (la capa donde viven los seres humanos), el ozono no solo puede disminuir la calidad del aire, sino que también puede atrapar el calor y contribuir al calentamiento global. Como resultado, los autores creen que los cierres de COVID-19 del año pasado tuvieron beneficios tanto para la calidad del aire como para el cambio climático.

Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire mata aproximadamente a 7 millones de personas cada año, por ello se ha descrito como una pandemia silenciosa.

En un momento en el que la crisis climática es prioridad, y cuando la contaminación del aire es peor que nunca, cuanto antes se pueda averiguar cómo impactan las emisiones en la atmósfera, mejores medidas se podrán tomar para frenarlo. Ya que, según los autores del estudio, en cuanto se ha retomado la vida "casi normal" los índices vuelven a ser desfavorables. 

Otros artículos interesantes:

Récord de CO₂ pese a la pandemia: los niveles de dióxido de carbono alcanzan su nivel más alto en 4 millones de años

La contaminación del aire aumenta un 15% las muertes por COVID-19 a nivel mundial, alerta un estudio

El cambio climático es inevitablemente injusto: estos son los 9 países que más sufrirán el calentamiento global