Pasar al contenido principal

El Congreso aprueba la senda de estabilidad presupuestaria para los próximos 3 años, en la que incluye elevar el techo de gasto un 3% en 2021

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero Europa Press
  • El Congreso ha aprobado este jueves la nueva senda de estabilidad presupuestaria con 168 votos a favor, 150 en contra y 19 abstenciones, lo que supone el primer paso hacia la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado de 2020.
  • La senda de estabilidad incluye los objetivos de déficit y de deuda para las Administraciones Públicas fijados por el Gobierno para 2020 y para el período 2021-2023, entre los que incluye elevar el techo de gasto un 3% en 2021.
  • De esta forma, el Ejecutivo podrá presentar el proyecto de presupuestos de 2021 a partir del 30 de septiembre con el correspondiente techo de gasto ya aprobado por el Congreso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Gobierno ha incluido el techo de gasto de 2021 en el acuerdo de la senda de estabilidad 2020-2023 y el límite de gasto no financiero para este año, que ha ratificado este jueves el Congreso de los Diputados. De esta forma, en un único debate, el Ejecutivo se ha asegurado la aprobación tanto del 'techo de gasto' de este año, como el del año próximo, aunque tenía de plazo hasta el 30 de junio para aprobarlo.

En concreto, el límite de gasto no financiero subirá un 3% en el año 2021, hasta los 131.437 millones de euros, el paso previo a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año, cuyo proyecto deberá aprobar el Gobierno en el Consejo de Ministros antes del próximo 30 de septiembre, justo después de que entren en vigor las cuentas públicas de este año que el Gobierno quiere tener aprobadas a lo largo del verano.

Leer más: Presupuesto, salario mínimo, pensiones o impuestos: las principales medidas económicas que intentará aprobar el nuevo Gobierno

Así figura en los acuerdos del Ejecutivo por los que se fijan los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para el conjunto de administraciones públicas para el período 2020 y otro para el período 2021-2023, que han sido validados este jueves por la mayoría del Congreso, y que han ido acompañados de los límites de gasto no financiero para este año, que se eleva un 3,8% (hasta los 127.609 millones) y el próximo.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no detalló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado 11 de febrero, en la que aprobó la nueva senda de estabilidad, sobre el techo de gasto del próximo año y se limitó a informar únicamente sobre el de este año.

De esta forma, una vez el Ejecutivo presente el proyecto de Presupuestos de 2020 en los próximos meses y se produzca su tramitación parlamentaria y posible aprobación, algo que el Gobierno confía en que se produzca "antes de que acabe el verano", el Ejecutivo podrá presentar el proyecto de 2021 habiendo informado ya sobre el 'techo de gasto' de 2021 en el Congreso.

La nueva senda presupuestaria

Por su parte, la nueva senda de estabilidad presupuestaria fija unos objetivos de déficit público del 1,8% del PIB este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023, con lo que se relajan las metas en vigor del Gobierno del PP, que establecía un 0,5% para este año y estabilidad presupuestaria desde 2021.

Leer más: El PIB de España creció un 2% en 2019, su crecimiento más bajo desde 2014 pese a sumar su sexto año consecutivo al alza

Por administraciones, para el Estado se fija un objetivo de déficit del 0,5% del PIB este año, del 0,5% el próximo, del 0,3% en 2022 y del 0,1% en 2023, por lo que Montero ha indicado que el mayor esfuerzo se exigirá al Estado. Para la Seguridad Social se establecen unas metas de déficit del 1,1% este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023.

Las metas en las comunidades son el 0,2% del PIB este año, el 0,1% en 2021 y equilibrio presupuestario desde 2022, mientras que para las entidades locales se fija déficit cero en todo el período.

Y además