Gracias a este consejo de mi padre logré ahorrar rápidamente más de 16.000 euros y así pude dejar mi trabajo tóxico

La autora en el centro junto a sus padres tras graduarse.
La autora en el centro junto a sus padres tras graduarse.
Shanna Goodman
  • De niña mi padre me dijo que pensara en mi estilo de vida ideal, y que trabajara desde ahí hacia atrás para conseguirlo.
  • Soñaba con ascender en la escala corporativa, así que trabajé para lograrlo.
  • Pero, cuando eso se convirtió en algo tóxico, volví a repensar mi vida ideal y supe que tenía que salir de ahí... rápido.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando era solo una niña, mi padre me dijo que para averiguar lo que quería hacer con mi vida, primero tenía que definir mi estilo de vida ideal. Recuerdo que estábamos al aire libre, probablemente yo estuviera pateando la tierra con la punta de mi zapato mientras él lo decía. No tengo ni idea de si yo había hecho una pregunta o de si él simplemente estaba compartiendo conmigo uno de sus sabios consejos.

Exactamente dijo: "Averigua qué tipo de estilo de vida quieres, y luego trabaja hacia atrás a partir de ahí". Para mi padre, como ranchero de cuarta generación, eso significaba hacer todo lo necesario para mantener el rancho familiar en funcionamiento y mantener a la familia. Esto suponía trabajar al aire libre 7 días a la semana, de sol a sol la mayoría del tiempo. 

Aunque era un trabajo duro, para él no era realmente un trabajo, porque era el estilo de vida que quería llevar. Mi padre quería estar en la cima de la colina más alta del lugar, mirar a su alrededor y saber que era dueño de todo lo que podía ver. Me dijo que eso le hacía sentirse el rey del mundo. 

Cómo saber mi estilo de vida ideal

En aquella época, probablemente en algún momento entre los años 80 o 90, nadie hablaba de estilo de vida como lo hace la gente ahora, así que este fue un concepto que no entendí del todo (o aprecié) hasta años después. Sin darme cuenta, mi estilo de vida ideal se estaba formando como algo que había visto en una película: algo así como El secreto de mi éxito, con Michael J. Fox, que veía repetidamente en casa de mi abuela (me estremezco al pensar en esto ahora, ya que la película incluía bastantes escenas eróticas). En la película, una chica de granja de Kansas (como yo) se va a la gran ciudad y se convierte en una persona de éxito gracias a su habilidad para trabajar en diferentes ángulos en un trabajo corporativo. 

Como la vida en la granja no era para mí, imaginé mi futuro de forma similar. Encontraría oportunidades, las aprovecharía al máximo y luego llegaría a la cima del mundo. En mi mente, esta visión coincidía con el consejo de mi padre: define tu estilo de vida ideal y trabaja hacia atrás. 

Pensé que había construido mi estilo de vida ideal, hasta que todo se vino abajo.

Hace años, cuando tenía al rededor de 25, trabajaba en lo que creía que era mi trabajo ideal. Desempeñaba un papel de jefe de Marketing y me codeaba con ejecutivos de alto nivel de las principales empresas de alimentación y bebidas: Coca-Cola, PepsiCo, Sara Lee, Kellogg's, Campbell's y otras. Recuerdo incluso haber pasado junto a Indra Nooyi, directora general de Pepsi, en una rueda de prensa que había coordinado, pensando que lo había conseguido todo ya. 

Estaba volando alto con un puñado de acuerdos de asociación realmente interesantes y pensé que las cosas solo podían ir para arriba a partir de ahí. Me equivoqué, pero por supuesto, aún no lo sabía.

5 señales que indican que estás en un trabajo tóxico y qué hacer al respecto

Las cosas se torcieron cuando algunos egos del trabajo chocaron y, antes de darme cuenta, los contratos multimillonarios que habíamos negociado durante meses —algunos incluso años— se cancelaron. Me sentí desolada

Durante años, había invertido toda mi energía y mi tiempo en construir algo que al final se vino abajo por culpa del ego de otra persona. Esto fue una llamada de atención para mí, y me di cuenta de que no iba a seguir poniendo mi futuro en manos de otra gente. 

El estilo de vida que llevaba ya no me parecía ideal: implicaba jornadas muy largas, sentirme atada sin parar a mi iPhone, trabajar durante las vacaciones y, cuando viajaba (algo que antes me encantaba hacer), solamente veía el interior de aviones, coches, hoteles y salas de reuniones.

A partir de ese momento, ahorré cada centavo posible para poder trabajar hacia un estilo de vida ideal diferente -uno que incluyera más tiempo con mi familia- y alejarme de mi trabajo. 

4 cambios que hice para ahorrar dinero rápidamente

Reduje gastos que consideré innecesarios

Dejar de gastar el dinero en cosas que hasta entonces eran normales en mi día a día fue algo difícil de seguir, especialmente cuando todo el mundo a mi alrededor se compraba ropa de diseño y coches nuevos y salía todos los fines de semana. En su lugar, empecé a comprar la mayoría de mi ropa en tiendas de segunda mano o en liquidación.

Crear hábitos y darte pequeñas recompensas inmediatas: así puedes ahorrar hasta 4 veces más dinero

Cuando empezó el caos en el trabajo, vendí mi Honda Pilot, pagué lo que debía por él y me compré un Camry de 7 años con dinero en efectivo. No quería que algo tan tonto como el pago de un coche me retuviera en caso de necesitar una salida. 

Esperé para celebrar mi ascenso y luego ahorré la diferencia 

Cuando recibí un ascenso y un aumento de sueldo, salimos a una buena cena y me compré un nuevo bolso Coach en liquidación para celebrar la ocasión. Después, todo lo demás fue directamente a los ahorros. En ese momento, mi reflexión fue que como no había tenido el dinero antes, no lo echaría de menos.

Programé transferencias automáticas a las cuentas de ahorro

Programé transferencias automáticas a las cuentas de ahorro, programadas para el día siguiente a la entrada de mi sueldo en mi cuenta corriente. Creando un presupuesto basado en cero, esencialmente pagaba primero mis ahorros, y luego lo que quedaba podía usarse para los gastos de la vida. 

Me puse a ahorrar 

En cuanto mi trabajo empezó a ser realmente caótico, distribuí cada céntimo que gastábamos en diferentes presupuestos y busqué dónde recortar. Lo primero que se eliminó fue comer fuera, y mi marido y yo empezamos a preparar todos los almuerzos para el trabajo. Recorté todos los extras y reduje al máximo el presupuesto del supermercado. 

Cómo ahorrar hasta 10.000 euros al año: las principales recomendaciones para conseguirlo

Recorté cupones. Buscaba rebajas en las cosas que teníamos que comprar o en los alimentos que comprábamos con frecuencia. Hice comidas en el congelador los fines de semana para no caer en la tentación de comer fuera por las noches cuando estábamos cansados y de mal humor. Incluso compré pañales para un año en Walgreens para nuestra hija. Esto suena un poco contraproducente cuando se trata de ahorrar dinero, pero comprando pañales de la marca Walgreens cuando estaban en oferta y combinándolos con un cupón, pude conseguir paquetes de 9 pañales por 2,50 dólares (2 euros) cada uno. Calculé que el ahorro sería de unos 1.100 dólares (al rededor de 900 euros) si hubiera pagado el precio completo de los Huggies. 

El dinero no compra la felicidad, pero te da opciones

A medida que el trabajo se volvía más y más caótico, mis ahorros aumentaban. Me estresé cada vez menos a medida que aumenta el dinero que entraba porque sabía que podía marcharme cuando el trabajo se volviera demasiado tóxico para soportarlo. Los costes de la vivienda eran bajos, no tenía que pagar el coche y tenía 20.000 dólares (más de 16.000 euros) en ahorros para ayudarme a encontrar un nuevo trabajo. 

El dinero no compra la felicidad, pero sí proporciona opciones. Mientras me desahogaba sobre el caos con los compañeros de trabajo, inevitablemente suspiraban y decían: "Pero necesito el trabajo", lo que significaba que tendrían que lidiar con lo que se les presentara. Podía marcharme cuando el trabajo ya no me parecía ideal. Y lo hice. Gracias a los consejos de mi padre, pude lograrlo. 

LEER TAMBIÉN: Por qué debes separar tus ahorros y tener el dinero guardado en diferentes cuentas bancarias

LEER TAMBIÉN: Cómo ordenar tus finanzas personales cuando has tenido un exceso de gasto

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”