Pasar al contenido principal

Consejos y claves para conducir con niebla y visibilidad reducida

Conducir con niebla
Reuters
  • ¿Qué velocidad llevar? ¿Se deben tomar determinadas precauciones? ¿Cuándo se han de encender las luces antiniebla?
  • Saber cómo conducir con niebla es fundamental para ti y para los demás usuarios de la vía
  • Circular con niebla es una de las situaciones típicas del invierno; descubre las precauciones que has de tomar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Sabes cómo conducir con niebla?

Con el invierno llegan muchas cosas; y entre otras, el mal tiempo. Lluvia, nieve y, cómo no, la niebla. Es esta última condición climatológica la que hoy nos ocupa.

Como bien sabes, la niebla (sobre todo, la espesa) afecta fuertemente a la visibilidad y, por ende, a la seguridad vial. 

Te interesa: Aquí tienes la manera más sencilla de encontrar coche

¿Qué velocidad llevar? ¿Se deben tomar determinadas precauciones? ¿Cuándo se han de encender las luces antiniebla? Saber cómo conducir con niebla es fundamental para ti y para los demás usuarios de la vía.

Cómo conducir con niebla: ver y ser visto

Conducir con niebla implica hacerlo con poca (o incluso nula) visibilidad. Y esto, obviamente, es una situación que entraña mucho peligro. Los consejos para saber cómo conducir con baja visibilidad son muy útiles a la hora de ponerse al volante con niebla, si bien esta condición climatológica adversa tiene  unas características especiales que son las que hoy nos van a centrar. 

Lo fundamental a la hora de circular con niebla es ver y ser visto: es decir, estar seguro de que te diriges al lugar adecuado con seguridad, y asegurarte de que los demás usuarios de la vía saben dónde estás. Para ello, incluso antes de arrancar, conviene que te asegures de que el coche está en las condiciones adecuadas:

  1. Revisa tus luces: asegúrate de que no llevas ninguna bombilla fundida y de que los faros de tu coche permiten pasar bien su haz de luz. Si están sucios, prueba a pulirlos con pasta de dientes
  2. De acuerdo a la normativa: lleva los faros bien reglados para evitar deslumbrar a los demás si conduces con niebla.
  3. Elimina la humedad del habitáculo: los cristales con vaho pueden reducir todavía más la visibilidad al conducir con niebla.
  4. Si hay niebla, limpia el parabrisas (aquí tienes unos consejos para quitar el hielo del coche).

Conducir con niebla: nunca con las luces largas

Una de las mayores dudas que tienen los conductores a la hora de conducir con niebla es referida a las luces que se deben encender. Antes de entrar a debatir sobre cuándo se tienen que usar las luces antiniebla, conviene dejar claro cuáles nunca debes encender ante este fenómeno climatológico: las largas. 

Si enciendes las luces largas cuando conduces con niebla, el poderoso haz de luz choca con las diminutas gotas de agua en suspensión que integran la neblina, lo que provoca que este rebote en muchas direcciones, disminuyendo así la visibilidad de los demás conductores. Por ello, si conduces el coche con niebla, deberás usar las luces cortas o las antiniebla. Ahora bien, ¿cuándo elegir estas últimas?

¿Cuándo usar las luces antiniebla?

Saber cuándo encender las luces antiniebla es fundamental si se quiere circular en estas circunstancias adversas. Las luces antiniebla sirven para señalar la posición del vehículo, pero en condiciones normales pueden deslumbrar a los demás usuarios de la vía. Es más, en caso de retención inesperada, las luces de freno no destacarán mucho sobre las antiniebla, por lo que, si no es necesario, activar las luces antiniebla  podría provocar una colisión por alcance.

Cuatro falsos mitos sobre conducir en invierno

Por ello, encender las luces antiniebla si no es necesario no solo no es recomendable, sino que está prohibido. De hecho, encender las luces antiniebla cuando no debes puede costarte una multa de 200 euros.

En el cuadro que hay bajo estas líneas puedes descubrir cuándo hay que activar las luces antiniebla:

Cómo conducir con niebla
  • Las antiniebla delanteras: como no es obligatorio instalarlas en el coche, su uso tampoco puede ser una exigencia. Si las tienes, puedes ponerlas para iluminar mejor los bordes de la vía cuando haya lluvia, niebla, nieve o polvo según el recuadro. Sin estos factores, solo puedes usarlas en una sucesión señalizada de curvas en carreteras denominadas 'estrechas' (de menos de 6,5 metros de anchura).
  • Las antiniebla traseras: son tan potentes que no se pueden encender a la ligera, sino cuando la situación sea crítica. Si puedes deslumbrar! a los demás usuarios, no la actives.

¿Y la velocidad?

Uno de los factores a tener en cuenta si se conduce con niebla es la velocidad. Con visibilidad reducida es obvio que no se debe ir a la velocidad normal; los objetos o frenazos imprevistos tardan más en percibirse, el tiempo de reacción se incrementa, y es imprescindible que el coche vaya más despacio para evitar los alcances traseros. Si vas a conducir con niebla, ve a una velocidad lo suficientemente baja como para que te permita frenar el coche en caso de necesidad. 

Eso sí, también debes asegurarte de que no provocas un accidente por ir excesivamente lento. Sin prisa, pero sin pausa.

Conducir con niebla con visibilidad nula

La niebla puede ser ligera, fuerte o muy fuerte. Si el banco de niebla llega a ser tan denso como para hacer que la visibilidad sea nula, seguir circulando sería una locura. Llegado este caso, lo mejor será que te detengas en un lugar seguro. Eso sí, ten presente que el motivo de que te tengas que parar es la falta de visibilidad, algo que está afectando a los demás usuarios de la vía; por ello, el punto "lugar seguro" es fundamental. 

Una situación frecuente cuando se conduce por niebla son los accidentes en cadena; si lamentablemente sufres esto, lo más recomendable es que no te bajes del coche; recuerda que la visibilidad es escasa, y podrías ser atropellado por otro vehículo.

Y además