La importancia de saber decir adiós: recomendaciones para simplificar el proceso de marcharte de un trabajo o despedirte de un empleado

Fotograma de 'El diablo viste de Prada'
Fotograma de 'El diablo viste de Prada'
  • Pese a ser un proceso normal, y desgraciadamente, cada vez más cotidiano por la situación que vivimos provocada por la pandemia, los despidos en las empresas y cómo afrontarlos, a menudo son un tabú.
  • William Vanderbloemen, CEO de su empresa Vanderbloemen, y columnista en la revista Forbes, habla sobre cómo lidiar con los despidos en ambas direcciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia provocada por el COVID-19 ha hecho que las despedidas en los trabajos sean algo hasta casi cotidiano. Desgraciadamente, la situación actual propicia los despidos. 

Irse de una empresa no es fácil, pero tampoco debería ser un tabú. Así lo aborda William Vanderbloemen, CEO de Vanderbloemen, en una columna para la revista Forbes.

Vanderbloemen ha caído en la cuenta de que estamos acostumbrados a recibir consejos sobre cómo encajar en un nuevo trabajo, cómo pasar entrevistas, cómo iniciarnos en una nueva aventura. Pero es cierto, que no está normalizado decir adiós. Dejar un trabajo. Despedirte de la empresa de la que has formado parte durante años.

Estas son todas las claves para negociar tu despido y conseguir tu indemnización

De cualquier manera, decir adiós nunca es fácil, ni para la persona que se marcha ni para la empresa, por eso Vanderbloemen presenta Habalgunos aspectos a tener en cuenta en las despedidas por ambas partes.

Para quienes dejan un trabajo

¿Qué hay que hacer cuando te marchas de un trabajo por voluntad propia? Sigue estos consejos:

  1. Termina el trabajo que empezaste. Antes de dejar un trabajo, asegúrate de de haber dejado todo cerrado. No debe quedar trabajo por hacer.
  2. Trata a la persona que vaya a ocupar tu puesto como te gustaría que lo hicieran contigo. No es necesario decirles cómo deben hacer su trabajo, pero sí guiarles y darles esos trucos que han sido útiles para ti. Siempre es bueno hablarle sobre las cualidades de la empresa, y decirle que puede contactar contigo si lo necesita para cualquier duda.
  3. Date cuenta de que es posible que tengas que lidiar con tu exjefe en el futuro. El hecho de dejar un trabajo no hace que las personas que formaban parte de tu día a día antes, ahora desaparezcan. Cuidado con las críticas, como apunta William, a veces puede sorprender lo pequeño que es el mundo y ahora más aún a través de las nuevas tecnologías.

Si tienes que decir adiós a alguien, estos son los pasos a seguir

Esto es lo que debes hacer si algún empleado o compañero se marcha:

  1. Alégrate de los logros de las personas que se marchan. Decir adiós a un miembro valioso del equipo debería doler. Pero los mejores jefes lo superan y celebran. No siempre es posible, pero siempre que se pueda, lo correcto es tener una despedida amable. Otra pregunta importante es: ¿Cómo podría ayudar a la persona que se marcha en su próximo trabajo? A veces los empleados dejan sus puestos de trabajo para ponerse por su cuenta, y no debería ser motivo de enfado. Cada persona tiene que tener la oportunidad de crecer de la manera que mejor considere, y como jefes, hay que saber aceptar este tipo de situaciones.
  2. Mira a largo plazo. Como se mencionó anteriormente, es importante tener en cuenta que es posible
    que tengas que lidiar con un exempleado en el futuro. De hecho, es posible que incluso ahora esa persona pueda estar por encima de ti. Cómo haya terminado esa relación puede significar mucho  en relaciones posteriores.
  3. Nunca, nunca debes hablar mal de un antiguo empleado en público. No es solo es algo que está
    fuera de lugar, sino que puede ponerte en una situación legal complicada. Un consejo de William: las
    felicitaciones públicas y las críticas en privado.
  4. Bienvenidas largas y despedidas breves. El principal error para Vanderbloemen es que la gente contrata con rapidez y despide con lentitud. Esto también se aplica a las personas que dejan un  trabajo, a veces por miedo, se quedan más tiempo en su actual puesto, o no lo hablan con claridad
    con sus jefes. Si tu jefe te da rienda suelta para decidir cuando marcharte, deja todo listo cuanto antes y no alargues este proceso más de lo debido. 

Y por último, intenta hacer lo posible por "dejar el lugar mejor que como lo encontraste". Como jefe, recuerda que allanar ese camino a otra persona para que se marche con una sensación de satisfacción es positivo en ambas direcciones. 

Otros artículos interesantes:

Estas son todas las claves para negociar tu despido y conseguir tu indemnización

Un ejecutivo de LinkedIn revela cómo actualizar tu perfil para llamar la atención de los reclutadores y conseguir un nuevo trabajo

7 lecciones imposibles de olvidar de los mejores jefes