Pasar al contenido principal

Consejos para ganar dinero con la casa de la playa durante todo el año

Segundas viviendas en Sa Tuna, Girona
Getty Images
  • Multitud de familias españolas no son solo propietarias de una única vivienda: algunas tienen su domicilio habitual y otro en la playa para pasar tiempo durante sus vacaciones.
  • Sin embargo, a un apartamento vacacional se le puede dar una utilidad más allá de nuestro destino para descansar: si sigues los pasos adecuados, podrás usarla para contribuir al ahorro de nuestra familia.
  • Un método para intentar limar todos esos gastos es alquilarla durante los meses que, hasta la fecha, estaba sin nadie dentro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Multitud de familias españolas no son solo propietarias de una única vivienda. Algunas tienen su domicilio habitual y otro en la playa para pasar tiempo durante sus vacaciones. Desconectar del trabajo y del estrés diario es fundamental y por eso, aquellos que se lo pueden permitir, utilizan este mecanismo durante el periodo estival

Tanto es así que hay quien opta directamente por comprar una casa en la playa pensando que, a la larga, representará un importante ahorro y una buena inversión.

Sin embargo, a un apartamento vacacional se le puede dar una utilidad más allá de nuestro destino para descansar: si sigues los pasos adecuados, podrás usarla para contribuir al ahorro de nuestra familia que contribuya a pagar el crédito hipotecario de ese inmueble, si es que se ha solicitado, o a recuperar la inversión que se ha acometido previamente. 

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Cómo extraerle un rendimiento económico

Lo más habitual es que este tipo de vivienda se utilice únicamente en verano y otras fechas señaladas como Semana Santa o Navidad. Por tanto, cuesta dinero mantenerla. Gran parte del año se encuentra vacía y hay que seguir pagando los suministros como la luz, los impuestos municipales, la comunidad o el seguro. Además, a ello hay que sumarle que imputa como renta al ser segunda vivienda en el IRPF.

De este modo, un método para intentar limar todos esos gastos es alquilarla durante los meses que, hasta la fecha, estaba sin nadie dentro. En este sentido, expertos como Rafael Ojeda, analista independiente, recomienda utilizar las plataformas “que a día de hoy se encuentran a nuestro alcance”, como Airbnb, para lograr que la vivienda tenga una ocupación en las fechas en las que estés fuera. 

Básicamente, es necesario aprovechar “su flexibilidad y la posibilidad de alquilar por periodos pequeños permite lograr más ingresos que si se alquilase por una temporada larga, pues al estar tan demandados estos alojamientos los precios pueden ajustarse en consecuencia”, concretan desde Self Bank. 

Si alquilas por días o semanas, utilizando esta fórmula, con el goteo de viajeros que eso supone, requiere una presencia en la localidad donde esté la vivienda. Principalmente, porque hay que mantener la vivienda cuidada en cuestión de limpieza o para dar las llaves al recibir a los huéspedes. La alternativa, destacan los expertos de la entidad bancaria es que “se contrate a alguien expresamente para ello -muchos de los dueños de pisos que están en estas plataformas contratan a agentes que llevan otras viviendas- o que se tenga a un familiar allí o amigo que pueda hacerse cargo”.

La alternativa de la inmobiliaria

Con todo, resalta Ojeda, la alternativa de hacerlo mediante una inmobiliaria resulta “más óptimo”. Estas perciben una comisión que suele ascender al 30% por las tareas que desempeña, como gestionar el anuncio o las reservas, y tiene repercusión en el gravamen de los impuestos que se abonan por el alquiler vacacional, con la aplicación correspondiente del IVA. 

Este mecanismo permite tener “una tranquilidad extra en muchos sentidos: te garantizas cobrar esos determinados meses”, puedes seleccionar mejor a los inquilinos y “decantarnos por los que más nos gusten y mejores condiciones tengan”, destacan los expertos de Self Bank. 

Asimismo, tendrás más garantías de que el cuidado de la casa será más escrupuloso. No hay que olvidarse que en el caso de que se alquile como residencia habitual del inquilino, la renta “del alquiler está exenta un 60% en el IRPF”, analizan desde la entidad.

Y además