Pasar al contenido principal

Todas las Apple Store están especialmente diseñadas para reducir el conocido como "dolor de pagar" sin que te des cuenta: estas son sus estrategias

  • Las Apple Store son el paraíso para cualquier amante de Apple o para cualquiera al que simplemente le atraiga la tecnología y la simplicidad que se asocia con la marca.
  • Las tiendas son una extensión de la marca, y están especialmente diseñadas para estimular ciertos puntos en los clientes para que estén dispuestos a entrar y pasar tiempo dentro de su propio espacio.
  • Una vez dentro, las Apple Store utilizan toda clase de trucos para reducir al máximo el conocido como "dolor de pagar" para que los clientes estén dispuestos a pagar cualquier cantidad por ese producto que tanto desean.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo. 

Narrador: Las Apple Store fueron las más rentables, por metro cuadrado, en 2017 superando a marcas como Tiffany y Lululemon. Otras tiendas ya han tratado de copiar su fórmula, pero estas acaban pareciendo más una imitación que una innovación propiamente dicha. Las Apple Store son una parte esencial de la marca Apple y de la difusión de la misma.

Tim Cook: Nuestras tiendas son también el mejor lugar para descubrir, explorar y experimentar nuestros nuevos productos. 

Narrador: Una Apple Store es el paraíso de Apple, y cualquiera que pase por aquí puede ver esa utopía, porque la mayoría de las tiendas de Apple tienen grandes paredes de cristal. 

Jim Mourey: Cuando ven que otras personas están dentro, sienten ese deseo social de pertenencia, 

Narrador: Él es Jim Mourey. Enseña marketing en la Universidad DePaul.

Mourey: De modo que se genera un FOMO, o ese “temor a perderse algo” al querer entrar y saber qué es lo nuevo que hay dentro de la tienda. 

Narrador: Y una vez que los clientes entran en la tienda tienden a quedarse porque las Apple Store son, simplemente, geniales. El diseño de cada tienda es tan elegante y moderno como los productos de Apple. Las tiendas insignia suelen ser el doble de grandes al considerarse destinos turísticos. Cada uno actúa como si fuera un faro, con múltiples pisos, árboles de interior y una arquitectura increíble. Las tiendas de Apple impresionan a los clientes con algo más que los productos y las tiendas están llenas de pistas visuales que llaman la atención del cliente. Puedes ver cada nuevo y brillante modelo en las pantallas. Después puedes usar el iPhone 11 y puedes saber exactamente cuánto mejor es con respecto a tu viejo iPhone 7.

Leer más: Todos los productos que Apple va a lanzar en 2020: del iPhone 12 a un nuevo iPad Pro.

Mourey: Una vez que la gente tiene algo en sus manos, es más probable que lo compre. Tan pronto como se sientan dueños del producto, en realidad lo valoran más cuando sienten que ya les perteneces.

Narrador: Y esto añade una más razón para ir a la tienda. Incluso si no planeas comprar nada. Puedes ir a juguetear con sus nuevos productos. 

Mourey: Cuanto más tiempo mantengan a la gente en la tienda, más probable es que compren algo. 

Angela Ahrendts: Somos muy cuidadosos con todos los detalles, y cambiamos las cosas cada temporada para ofrecer siempre productos y servicios a la última. 

Mourey: Existe un concepto llamado “el dolor de pagar”. Cuando sabemos que estamos en una tienda cara, cuanto más podamos mitigar esa sensación de dolor, ya sea escondiendo las etiquetas del precio y la pegatina con el valor, mejor. 

Narrador: Mourey explica que cuando uno siente que un precio es injusto, es cuando más actividad tiene su amígdala, una parte del cerebro que procesa el dolor emocional. 

Mourey: casi puedes imaginártelo como los pros y los contras, y si los pros pesan más que los contras, entonces es más probable que los clientes se lo compren. 

Narrador: En una Apple Store, las etiquetas con el precio son muy pequeñas. Así que, aunque los productos son caros, no piensas en el precio. Es bueno para la amígdala. También hay una calidad que esperas obtener con los productos de Apple. Con los productos de Apple, los clientes más fieles tienen la sensación de que están recibiendo lo mejor de lo mejor. No hay carteles gigantescos que pongan “oferta” o “en liquidación” que devalúen los productos, y el personal hace que los clientes se sientan importantes al mostrar una atención individualizada.

Mourey; Queremos hacer la experiencia feliz y accesible, que estén tan cómodos como sea posible y minimizamos lo molesto o doloroso el hecho de pagar tanto como les sea posible. 

Narrador: Resulta que Apple es muy buena en eso. Cuando llega el momento de irte, no hay cola ni caja registradora. Sin dolor. El teléfono con el que has estado cacharreando durante los últimos 20 minutos es tuyo ahora. Y eso que te dijiste a ti mismo que no tenías planeado comprar nada. En los últimos años, Apple ha creado aún más razones para ir a una tienda de Apple, añadiendo las clases gratuitas llamadas Today at Apple sobre temas como fotografía y programación. Estas clases también forman parte de la visión de Apple de sus tiendas como parte de una gran comunidad. 

Ahrendts: Las llamamos plazas porque son lugares de reunión. Pero la utopía de las Apple Store puede que no sea tan gloriosa como parece desde fuera. En el último año, ha habido informes de clientes que se enfrentan a largos tiempos de esperas y a tiendas saturadas. Los clientes y los periodistas han lamentado la pérdida de calidad en las Apple Store. Es probable que Apple tenga que replantearse su estrategia de venta al por menos si quiere mantener la reputación de sus tiendas. Al final, lo que Apple quiere es que sus tiendas tengan un impacto positivo en sus clientes. Cuando lo hacen bien, consiguen que gastar dinero sea realmente fácil. 

Y además