Pasar al contenido principal

África se está dividiendo muy lentamente en dos: los científicos creen que podría estar naciendo un nuevo océano

Un orificio volcánico en la franja árida de la región Afar que se abrió el 26 de septiembre de 2005
Un orificio volcánico en la franja árida de la región Afar que se abrió el 26 de septiembre de 2005. Julie Rowland / University of Auckland

  • La franja de Afar, en África Oriental, terminará por dividirse en dos y formar una nueva cuenca oceánica en su interior, aunque habrá que esperar millones de años para verlo.
  • Esto se debe a que esa región en concreto, una de las más volcánicas del mundo, se encuentra en el punto de fricción de tres placas tectónicas, con un subsuelo formado por corrientes de lava en movimiento.
  • Es, según los expertos, "el único lugar de la Tierra donde se puede estudiar cómo la grieta continental se convierte en una grieta oceánica".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La franja árida de la región Afar, en África Oriental, es conocido por ser uno de los lugares más calientes del continente, además de la zona volcánica más activas de la Tierra. Esto se debe a su disposición geológica, entre tres placas tectónicas, y a su subsuelo, compuesto íntegramente por lava.

Debido a los movimientos volcánicos en sus profundidades, estas tres placas se están desprendiendo muy lentamente unas de otras, un proceso que, según los científicos, acabará por dividir África en dos y crear una nueva cuenca oceánica dentro de millones de años. Por ahora, la evidencia más obvia es una grieta de 56 kilómetros de largo en el desierto de Etiopía, según explica la NBC.

El destino tectónico del continente africano ha sido estudiado durante varias décadas, pero las nuevas mediciones por satélite están ayudando a los científicos a comprender mejor la transición y ofrecen valiosos instrumentos para estudiar el nacimiento gradual de un nuevo océano en uno de los lugares geológicamente más singulares del planeta.

"Este es el único lugar de la Tierra donde se puede estudiar cómo la grieta continental se convierte en una grieta oceánica", menciona Christopher Moore, doctorando de la Universidad de Leeds que estudia la actividad volcánica en África Oriental.

Leer más: África está construyendo un enorme muro para luchar contra el cambio climático y reforestar todo el Sahel

Se cree que el nuevo océano de África tardará por lo menos de 5 a 10 millones de años en formarse, pero la ubicación fortuita de la región de Afar en los límites de las placas nubia, somalí y árabe la convierten en un laboratorio único para estudiar los elaborados procesos tectónicos y cómo la geografía de la Tierra evoluciona con el paso del tiempo.

La corteza terrestre está formada por una docena de grandes placas tectónicas, que son placas rocosas de forma irregular que constantemente se aplastan, trepan, se deslizan o se separan unas de otras. Durante los últimos 30 millones de años, la placa árabe se ha ido alejando de África, creando el Mar Rojo y el Golfo de Adén entre las dos masas terrestres conectadas; a la vez, la placa somalí se aleja de la placa nubia y del Valle del Rift, a través de Etiopía y Kenya.

"Con las mediciones del GPS, se pueden medir las tasas de movimiento hasta unos pocos milímetros por año", señala Ken Macdonald, geofísico marino y profesor emérito de la Universidad de California en Santa Bárbara. "A medida que obtenemos más y más mediciones del GPS, podemos tener un sentido mucho mayor de lo que está pasando."

Las observaciones detalladas de los satélites, combinadas con investigaciones de campo adicionales, también podrían ayudar a los científicos a reconstruir lo que está ocurriendo bajo tierra en la región de Afar. Pero, aunque la zona es todo un laboratorio natural para estudiar la grieta continental, el medio ambiente no se lo pone fácil a los científicos.

Leer más: Africa está en camino de convertirse en una gran región comercial e interconectada

"Se le conoce como el infierno de Dante", resalta Cynthia Ebinger, geofísica de la Universidad de Tulane, que ha llevado a cabo numerosas campañas de investigación de campo en la región de Afar. "El pueblo habitado más caliente de la superficie de la Tierra está en Afar. Las temperaturas diurnas suelen llegar a los 54 grados y por la noche refrescan hasta los 35".

Con el tiempo, estos eventos darán nueva forma al continente africano.

Cada límite de placa en la región de Afar se está extendiendo a diferentes velocidades, pero las fuerzas combinadas de estas placas de separación están creando lo que se conoce como un sistema de crestas en medio del océano, donde eventualmente se formará un nuevo océano.

Las tres placas se están separando a diferentes velocidades. La placa arábiga se está alejando de África a una tasa de aproximadamente 1 pulgada por año, mientras que las dos placas africanas se están separando aún más lentamente, alrededor de dos centímetros por año, según Macdonald.

Leer más: Un minero tanzano se ha convertido en millonario de la noche a la mañana y quiere usar el dinero para construir una escuela cerca de su casa

El proceso de desgarramiento puede estar ocurriendo a un ritmo glacial, pero los investigadores dicen que hay claras señales de que esta transición está teniendo lugar. A medida que las placas se separan, el material de las profundidades de la Tierra se mueve hacia la superficie y forma una corteza oceánica en las crestas.

Y además