Hacer contrato a los 'riders' costará unos 100 millones de euros en cotizaciones a Glovo, Uber Eats o Deliveroo

Dos repartidores de Glovo en bicicleta por Kiev, Ucrania.
Dos repartidores de Glovo en bicicleta por Kiev, Ucrania.
REUTERS/Valentyn Ogirenko
  • El Gobierno ultima la ley de riders, que considerará a los repartidores de las plataformas de comida a domicilio como asalariados, salvo excepciones puntuales, según el principio de acuerdo social presentado la semana pasada.
  • El coste en cotizaciones que supondrá contratar a los 30.000 'riders' autónomos de las plataformas de comida a domicilio podría superar los 100 millones de euros, según Invertia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El futuro de los riders en España pasa por la contratación por cuenta ajena, según el principio de acuerdo alcanzado la semana pasada entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal de cara a la próxima aprobación de la llamada ley de riders, en la que se regularán las condiciones de los repartidores de las plataformas digitales de comida a domicilio.

El consenso alcanzado entre el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales implica que los riders tendrán por defecto consideración de trabajadores asalariados de las plataformas para las que trabajan, salvo que, de forma excepcional, estas empresas puedan justificar que están desempeñando legalmente su cometido como trabajadores por cuenta ajena, con el fin de establecer relaciones laborales directas que acaben con el uso de falsos autónomos en este sector.

Sin embargo, la contratación de los riders que actualmente trabajan como autónomos para Glovo, Deliveroo, Uber Eats o Stuart supondrá a estas plataformas un coste de entre 100 millones y 120 millones de euros al año en cotizaciones sociales, según cálculos de Invertia, que estima que cada repartidor que cobre el salario mínimo como asalariados supondrá a su empresa unos 3.990 euros al año en pagos a la Seguridad Social.

'Riders' asalariados, autónomos y falsos autónomos: así son sus condiciones laborales, según los propios repartidores

Para calcular esos 100 o 120 millones de euros en cotizaciones, el diario digital ha tenido en cuenta que el 30% del salario bruto equivale a la cuota empresarial de cotización, lo que supondría 285 euros al mes para un asalariado que perciba el salario mínimo y ha estimado que existen un total de 30.000 riders trabajando como autónomos para las plataformas, según sus propias asociaciones profesionales.

No obstante, esa estimación parte de la base de que las plataformas digitales de comida a domicilio contratarán a todos los riders con los que actualmente trabajan, según Invertia, que considera que no es seguro que Glovo o Deliveroo mantengan el mismo tamaño de plantilla si la futura ley de riders establece como norma las relaciones de laboralidad entre las plataformas y sus repartidores y que calcula que estas contrataciones tendrán un impacto importante en sus cuentas.

Sin embargo, el coste definitivo que suponga regularizar a sus repartidores dependerá de las condiciones de contratación que aplique cada empresa y sus trabajadores y del propio tamaño de su plantilla. En el caso de JustEat, la plataforma inició en noviembre la contratación de repartidores con el modelo Scoober, que complementarán a los contratados a través de empresas de logística de última milla con los que ya cuenta la empresa.

El impulso para laboralizar a los riders parte de la sentencia del Tribunal Supremo del pasado mes de septiembre en la que dictaminó que la relación entre los repartidores de Glovo y la plataforma tiene naturaleza laboral y, por tanto, los trabajadores desempeñaban sus funciones como falsos autónomos. Además, el proceso podría concluir en los próximos días con la publicación definitiva de la ley de riders, según Invertia.

Otros artículos interesantes:

Acuerdo para la ley de 'riders': qué han acordado Gobierno, patronal y sindicatos y qué puede pasar ahora

El Supremo falla contra Glovo y sentencia que los riders son falsos autónomos

El Gobierno ofrecerá un plazo de 3 meses a las plataformas digitales para que den de alta como asalariados a sus 'riders'