El contrato para desarrollar la app RadarCOVID que se adjudicó a Indra por 330.000 euros termina el 15 de noviembre y todavía no se sabe qué pasará después

RadarCOVID.
Business Insider España
  • El contrato por el que Indra recibió 330.000 euros para desarrollar RadarCOVID termina su plazo de ejecución el 15 de noviembre.
  • No está claro si habrá prórroga o en manos de quién quedará la gestión y manutención de una plataforma que todavía tiene que conectarse con Europa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

RadarCOVID, la app que ayuda en el rastreo de contactos del coronavirus en España, ya está operativa en la mayoría de comunidades autónomas —solo queda Ceuta— y está a un paso de integrarse este viernes en el protocolo para que sea interoperable con las plataformas del resto de Europa.

Sin embargo, el contrato que se adjudicó mediante un procedimiento de emergencia y cerrado a la multinacional española Indra termina el próximo 15 de noviembre.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital no han concretado a Business Insider España qué ocurrirá una vez venza el plazo del contrato, que se ha prolongado durante 5 meses. Solo que "se comunicará en tiempo y forma, según los procedimientos marcados por la ley".

Esta adjudicación siempre se ha visto envuelta en un halo de misterio: nunca se han conocido cuáles fueron los pliegos técnicos que regirían la contratación de la firma española. Solo que el valor de la licitación ascendía a los 273.000 euros, cerca de 330.000 con impuestos incluidos.

También que los documentos por los que se retuvo crédito de los presupuestos para invertirlos en el desarrollo de la app, así como los dictámenes necesarios para blindar el contrato por el trámite de emergencia, se firmaron entre los días 9 y 12 de junio. El plazo de ejecución echó a andar el 15 de junio.

5 meses después, el contrato llega a su término. No está claro quién se encargará de la gestión, el desarrollo y la atención a los usuarios de la plataforma una vez culmine el mismo.

Cuando comenzó la ejecución del contrato, algunos países como Italia ya tenían su app en funcionamiento desde hacía dos semanas.

Todo lo que debería mejorar la app española RadarCOVID para tener éxito: las apps de rastreo en Irlanda, Suiza o Reino Unido son más transparentes o han conseguido más descargas

En España, por su parte, hubo que esperar hasta finales del mismo mes de junio para que el Gobierno anunciara la puesta en marcha de una prueba piloto en un municipio de Canarias, San Sebastián de la Gomera, con el objetivo de probar la tecnología de rastreo de contactos vía Bluetooth.

Esta prueba se prolongó durante buena parte del mes de julio, y sus resultados se dieron a conocer a principios de agosto. Entre tanto, la formalización de la adjudicación no se publicaría en el Boletín Oficial del Estado hasta finales del mismo mes de agosto, el día 25.

Tras el anuncio de los resultados de la prueba, el Gobierno advirtió que adelantaría el lanzamiento de la app al 10 de agosto. No obstante, se comenzó a integrar en las primeras comunidades autónomas más de una semana después, el día 20.

La tecnología en la que se basa RadarCOVID es un protocolo que desarrollaron Apple y Google durante abril y mayo. Fue el 20 de mayo cuando se supo que España estaría entre los países que optarían por esta tecnología.

La solución de las dos tecnológicas se basa en un protocolo Bluetooth por el cual los móviles cercanos son capaces de almacenar códigos aleatorios con el objetivo de hacer un historial de personas con las que te has cruzado por la calle.

Si una persona comunica su contagio de coronavirus en la plataforma, la app será capaz de emitir una notificación de alarma a todos los que tuvieron un contacto estrecho con el paciente, a fin de prevenir más contagios cortando sus cadenas.

Un ingeniero de datos crea una plataforma para mostrar las estadísticas de uso e infectados en RadarCOVID que el Gobierno no comparte

Desde que se anunció que España optaría por esta solución tecnológica y el inicio del contrato, transcurrieron cerca de 3 semanas. Aun con ello, el Gobierno utilizó un contrato de emergencia alegando que era "preciso" avanzar "de forma inmediata" en la puesta en marcha del sistema.

"Dado el objetivo que persigue para una mejor gestión de la crisis sanitaria y la gran rapidez con la que se está produciendo el proceso de desescalada", se advertía en la Plataforma de Contratación Pública.

El despliegue en las comunidades autónomas arrancó a finales de agosto y se ha prolongado hasta bien entrado octubre. Hace unos días Cataluña se integraba en la tecnología. Las comunidades deben integrarse en la app porque para notificar los contagios de COVID-19 es necesario introducir una contraseña que entregan los médicos.

Tras dos meses con la app en funcionamiento en varias comunidades autónomas, la app no ha logrado superar, por el momento, comunicar el 2% de todos los positivos diarios totales que se registran en España. Esto podría cambiar tras el acuerdo al que llegaron la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial y La Liga para promocionar la app en el clásico entre Real Madrid y Barcelona.

La falta de rastreadores humanos en comunidades como Madrid han provocado que la segunda ola del coronavirus esté impactando con fiereza en España.

Otros artículos interesantes:

Brecha de seguridad en RadarCOVID: incluso Amazon pudo acceder a los códigos de los ciudadanos que confirmaron su contagio en la plataforma

Las aplicaciones "sensibles" como RadarCOVID serán analizadas en Android por un nuevo equipo de hackers de Google

Spotify se alía con las empresas detrás de 'Fortnite' y Tinder para luchar contra las comisiones que Apple cobra por publicar en la App Store