Pasar al contenido principal

10 maneras en las que Corea del Norte utiliza la tecnología para mantener a sus ciudadanos en la oscuridad respecto al mundo exterior

North Korea Supreme Leader Kim Jong-un.
Reuters
  • A Corea del Norte se le llama el reino ermitaño: una dictadura herméticamente sellada en la que es difícil que las personas y la información entren o salgan.
  • Pero la llegada de Internet y las tecnologías que la acompañan significa que es más fácil que nunca para los norcoreanos acceder a los medios de comunicación, películas, radio e incluso pornografía extranjeros.
  • Un nuevo informe del Comité de Derechos Humanos de Corea del Norte detalla la forma en la que el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, también utiliza la tecnología para contrarrestar este flujo de información.
  • Las medidas van desde la pena de muerte y el encarcelamiento por ver medios de comunicación prohibidos, hasta el cierre de la red nacional de telefonía móvil a los turistas extranjeros que visitan el país.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Cómo se mantiene un país herméticamente cerrado a las noticias en un mundo en el que existe Internet?

Ese es el desafío fundamental para Corea del Norte, el reino ermitaño cuyos ciudadanos han sido mantenidos en la oscuridad tanto literalmente como en sentido figurado. Internet, los teléfonos inteligentes, los ordenadores portátiles, la televisión, el cine y la radio existen, pero no como la mayoría de la gente los conoce. Los aparatos de radio y televisión están configurados de tal manera que los norcoreanos no pueden sintonizar nada más que las emisiones domésticas, e Internet no es ampliamente accesible para la población.

Pero cada vez es más difícil para el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, controlar el flujo de tarjetas microSD y SIM ilícitas que fluyen a través de la frontera desde China, que contienen medios de comunicación extranjeros ilegales o permiten a la gente acceder a Internet sin restricciones.

Un nuevo informe del periodista y experto en tecnología de Corea del Norte Martyn Williams para el Comité de Derechos Humanos de Corea del Norte (HRNK) arroja nueva luz sobre la forma en la que Kim y su régimen utilizan la tecnología para seguir manteniendo a la población en la oscuridad: desde interferir en la señal de las radios hasta modificar Android para espiar a la gente.

1. Corea del Norte mantiene un estricto control en Internet

1. North Korea tightly controls the internet
AP

Corea del Norte no está totalmente aislada de Internet, como lo demuestran los numerosos ciberataques que se cree que son perpetrados por hackers del Estado que operan dentro del país.

Pero está fuertemente controlada a nivel de red e históricamente no ha estado realmente abierta a la población en general. Eso está cambiando a medida que más ciudadanos compran teléfonos inteligentes.

Como Martyn Williams señala en su informe: "Toda la infraestructura es administrada por el Estado y los servicios de seguridad están fuertemente integrados en el funcionamiento de la red de telecomunicaciones".

Todo es controlado por una agencia estatal llamada Oficina 27, o la Oficina de Vigilancia de Transmisión.

2. Corea del Norte importa teléfonos Android chinos baratos, y luego modifica el software para espiar a la gente

2. North Korea imports cheap Chinese Android phones, then modifies the software to spy on people
AP

Corea del Norte no está totalmente al margen de las innovaciones cotidianas como los datos móviles o los teléfonos inteligentes. Los ciudadanos pueden comprar teléfonos inteligentes que fueron fabricados en China, pero que se distribuyen bajo una marca norcoreana. Los teléfonos se parecen mucho a los teléfonos Android baratos que se pueden comprar en cualquier tienda, pero vienen precargados con programas espía y software adaptados por el Estado.

Como alternativa, los ciudadanos pueden comprar sus propios dispositivos desbloqueados que se pasan de contrabando por la frontera china, pero se arriesgan a ser rastreados a través de la red de telefonía móvil de Corea del Norte.

Lo mismo ocurre con los ordenadores, ya que Corea del Norte desarrolla un sistema operativo basado en Linux llamado Red Star que puede espiar la actividad de los usuarios

3. El spyware puede controlar los sitios que la gente está viendo

3. The spyware can monitor what sites people are looking at
AP

Según Williams, los teléfonos norcoreanos funcionan con Android, el software de código abierto para móviles. Los ingenieros han modificado el programa para incluir un programa de fondo llamado Red Flag, que espía todo lo que hace el usuario y toma capturas de pantalla a intervalos aleatorios para espiar su actividad. Esas capturas de pantalla se registran en una base de datos llamada Trace Viewer.

Aunque Corea del Norte probablemente no tiene los recursos para comprobar las capturas de pantalla de todo el mundo, Williams señala que es un gran mecanismo para conseguir que la gente se autocensure por puro miedo.

 

4. Si abres un archivo de medios extranjeros en un dispositivo norcoreano, el régimen lo sabrá

4. If you open a foreign media file on a North Korean device, the regime will know about it
AP

Según el informe, los ingenieros norcoreanos crearon un programa de marca de agua que esencialmente etiqueta y controla cualquier archivo multimedia que se abra en un dispositivo, ya sea un ordenador o un móvil.

Cualquiera que viera una película extranjera en su dispositivo haría que ese archivo fuera etiquetado y rastreado. La etiqueta puede rastrear todos los dispositivos en los que se ve el archivo, de modo que si una persona en particular está distribuyendo muchos medios de comunicación extranjeros entre sus conciudadanos, el régimen probablemente se enteraría.

5. El estado opera una red móvil "dividida" con la que los norcoreanos no pueden llamar a nadie fuera del país

5. The state operates a 'split' mobile network, where North Koreans can't phone anyone outside the country
Photo by Eric Lafforgue/Art In All Of Us/Corbis via Getty Images

Corea del Norte tiene un sistema de telecomunicaciones, y la versión actual es una empresa conjunta con una firma egipcia llamada Orascom.

La red está dividida en dos mitades, según el informe de Williams, lo que significa que tanto los turistas norcoreanos como los ciudadanos extranjeros pueden hacer llamadas y enviar mensajes de texto dentro del país, pero ninguno de los dos puede comunicarse con el otro.

Descrito como un "cortafuegos", Williams escribe que esto se establece a nivel de cuenta. Añade que los ciudadanos nacionales tienen números de teléfono con el prefijo 191-260, mientras que los teléfonos para extranjeros tienen números que comienzan con 191-250.

Las tarjetas SIM de los turistas a veces se infiltran en el país por lo que Corea del Norte ha comenzado a desactivarlas para que no haya riesgo de que los ciudadanos puedan conseguir tarjetas SIM que les permitan acceder a la Internet más amplia o a las llamadas extranjeras.

6. Ver pornografía puede suponer una condena de muerte

6. It's probably a death sentence for watching porn
Alain Pitton/NurPhoto via Getty Images

Williams ha hablado con varios desertores norcoreanos, personas que huyeron del régimen a China, Japón o Corea del Sur.

Le contaron que el régimen condena a muerte a la gente por ver contenido extranjero, especialmente por cualquier cosa tan ilícita como el porno, o cualquier cosa que critique a la familia Kim.

"Ver pornografía está fuertemente restringido. He escuchado que puedes ser ejecutado por ver pornografía", según un fugitivo.

Un informe de Amnistía Internacional también revela que un hombre que veía pornografía con su esposa y otra mujer fue ejecutado, y toda la ciudad fue convocada para ver su muerte.

Pero el porno entra de contrabando en discos y es muy valioso, llegando a costar hasta 500 dólares

But porn smuggled in on discs remains highly valuable, costing as much as $500

No es de extrañar que pocos fugitivos estén dispuestos a hablar de sus hábitos con la pornografía.

Pero citando una fuente que sabe sobre el contrabando ilegal entre Corea del Norte y China, Williams afirma que las tarjetas SD que contienen porno pueden costar hasta 500 dólares. Ese precio refleja tanto la alta demanda como el riesgo extremo de contrabando del material.

 

7. Todas las radios que se venden en Corea del Norte están sintonizadas con las frecuencias del gobierno

7. All radios sold in North Korea are fixed to government frequencies
AP Photo/Jungho Choi

Los norcoreanos que compran una radio a través de los canales oficiales encontrarán que el dispositivo solo funciona en las frecuencias aprobadas por el gobierno. Escuchar radio o ver televisión extranjera es ilegal y el gobierno realiza regularmente redadas para asegurarse de que la gente no consume nada subversivo. (Muchos norcoreanos tienen una segunda radio o televisión que puede recibir emisiones extranjeras y que mantienen escondida, y muestran su dispositivo "oficial" a cualquier inspector).

Según Williams, Corea del Norte interfiere las señales de radio extranjeras. Esto, escribe, implica "transmitir ruido fuerte" en las mismas frecuencias para dominar la transmisión. En particular, Corea del Norte se centra en interferir en la señal de dos estaciones dirigidas por el servicio de inteligencia de Corea del Sur, llamadas Voz del Pueblo y Eco de la Esperanza.

8. El estado distrae a la gente con juegos para móvil desarrollados dentro del país

8. The state distracts people with homegrown mobile games

En un mundo enclaustrado donde el entretenimiento es de baja calidad o escaso, la comida es difícil de conseguir y el trabajo es repetitivo y poco satisfactorio, no es de extrañar que las películas extranjeras y la televisión internacional tengan algún atractivo para los ciudadanos norcoreanos.

El Estado, según el informe de Williams, ha ideado un método de distracción: ofrecer juegos para teléfonos inteligentes de cosecha propia.

El informe afirma que hay hasta 125 juegos para móviles disponibles para jugar en los dispositivos móviles norcoreanos, como Voleibol 2016 y otro título llamado Ciudades Futuras. La BBC informó en septiembre de que Corea del Norte había creado un juego para móvil centrado en Ronaldo que se estaba haciendo popular.

La idea es la siguiente: si los ciudadanos pasan su tiempo libre jugando a juegos producidos en el país (y pagando por ellos), no están gastando su dinero en medios ilegales.

9. Las redes WiFi abiertas están prohibidas

9. Open WiFi networks are banned
AP photo/Eric Talmadge

Corea del Norte ha hecho todo lo posible para asegurarse de que sus ciudadanos no puedan acceder casualmente a la Internet extranjera (o a cualquier otra red de Internet).

Durante un tiempo, según el informe de Williams, las embajadas extranjeras en la capital Pyongyang tenían redes WiFi abiertas. Ciudadanos emprendedores con teléfonos inteligentes se quedaron cerca para navegar por Internet sin ser descubiertos, hasta que el estado se puso de acuerdo y prohibió las redes abiertas.

Finalmente, Corea del Norte introdujo su propia red pública Mirae (en coreano "futuro"). Requiere una aplicación para su uso y, según los medios estatales, solo ofrece a la gente acceso a la intranet de Corea del Norte y no a la Internet global.

10. Llega el streaming controlado

10. Shifting to tightly controlled streaming TV tech
Kyodo News via Getty Images

Corea del Norte no tiene Netflix pero, como gran parte del resto del mundo, está consumiendo la televisión por streaming.

Según el informe de Williams, hay dos servicios de IPTV de cosecha propia, pero el más popular se llama Manbang. Al igual que los teléfonos, el decodificador se construye a bajo precio en China, se importa y luego se vuelve a fabricar como un dispositivo de marca nacional.

La gente que posee un dispositivo Manbang puede retransmitir una gran cantidad de la producción del estado, pero no puede sintonizar con los servicios extranjeros. Por ahora, la gente también puede sintonizar las retransmisiones tradicionales por aire (incluyendo las extranjeras, si tienen un televisor oculto). Pero, concluye Williams, Corea del Norte podría prohibir por completo las emisiones tradicionales y solo emitir el contenido a través de la IPTV.

Esto dificultaría aún más el acceso de los norcoreanos a las emisiones extranjeras.

Y además