JPMorgan controla la asistencia de sus empleados a la oficina mediante informes y 'dashboards': algunos amenazan con dimitir

El CEO de JPMorgan Chase, Jamie Dimon.

Mike Blake/Reuters

El banco estadounidense JPMorgan Chase está recopilando "informes" sobre las entradas y salidas de los empleados en la oficina, y algunos trabajadores han empezado a buscar nuevos trabajos como resultado de esa nueva política, según ha podido saber Business Insider.

El mayor banco por activos de Estados Unidos está utilizando las tarjetas de identificación de los empleados para llevar a cabo un seguimiento sobre quién acude presencialmente a la oficina en un esfuerzo por hacer cumplir sus políticas de vuelta a la normalidad, según han explicado cuatro personas que tienen conocimiento directo de esa iniciativa de la compañía. 

Los datos de las tarjetas de identificación se introducen en "informes" y dashboards que los directivos utilizan para hacer cumplir los objetivos de presencialidad en la oficina, lo que incluye llamadas y correos electrónicos a los jefes cuyos empleados no alcancen el mínimo exigido, relatan estas personas.

Cuatro empleados ?mandos intermedios? de JPMorgan en Nueva York y Londres han revelado esta práctica a Business Insider. Lo han hecho hablando bajo la condición de preservar su anonimato por temor a sufrir represalias, ya que no están autorizados a hablar con periodistas sobre esta política. 

La medida llega en un momento en el que el CEO de JPMorgan, Jamie Dimon, uno de los más acérrimos defensores de la vuelta a la oficina, pretende ofrecer "mayor flexibilidad" a casi la mitad de la plantilla mundial de la firma.

Pero más que alegrarse por la posibilidad de trabajar desde casa dos días a la semana, algunos empleados del banco dicen sentirse estresados por las políticas del banco, que describen como rígidas y confusas. Otros dicen que simplemente no les gusta que su empleador les siga la pista y que esta última iniciativa está fomentando una atmósfera de sospechas y desconfianza.

"En JPMorgan, nadie confía en ti", comenta un empleado del departamento tecnológico residente en Londres. "Los superiores no confían en que hagas tu trabajo si no te vigilan constantemente en la oficina". 

El banco ha comunicado a los empleados que el tiempo en la oficina debe utilizarse "de la forma más constructiva posible" para reuniones de equipo, sesiones de estrategia y otras interacciones "en las que estar juntos sea beneficioso", según un correo electrónico enviado a los empleados en febrero, cuya copia ha obtenido Business Insider. 

Pero los empleados del Reino Unido explican que esto es más bien una descripción de las aspiraciones del tiempo en la oficina que un reflejo de la realidad, al menos en su experiencia. Sus trabajos no les exigen interactuar con sus compañeros, explican, sino que, de hecho, hacen exactamente lo contrario: aislarse debido a la naturaleza sensible de su trabajo. 

Por ejemplo, una persona con responsabilidad en la división de gestión de activos afincada en Londres señala que generalmente se aíslan de sus compañeros debido a la información altamente confidencial que manejan. "No puedo interactuar con la gente que me rodea debido a la información que tengo. Llevaba mucho tiempo trabajando a distancia y ahora me veo arrastrado por esta exigencia de volver a la oficina".

La persona que trabaja en la división de Tecnología está de acuerdo. Asegura que le han dicho que llegue a una hora en la que los compañeros con los que trabaja principalmente, que se encuentran a varias zonas horarias de distancia, todavía están durmiendo. Esto le ha provocado jornadas más largas y una sensación general de agravamiento, asegura.

Según esta persona, los guardias apostados en las entradas de la oficina del banco en Canary Wharf, en Londres, parecen haber estado recordando de forma rutinaria a las personas que entran y salen del edificio que pasen su tarjeta de identificación, en lo que, según el empleado, parece ser parte de un plan para asegurarse que los movimientos de cada trabajador queden registrados electrónicamente.

Ahora, ambas personas en el Reino Unido confiesan que están buscando trabajos a tiempo completo en otros lugares.

Capturas de pantalla de la intranet de JPMorgan

JPMorgan no es la única en Wall Street que ha recurrido al control de las tarjetas de identificación para imponer la vuelta al trabajo. Goldman Sachs, que ha pedido a sus empleados que vuelvan a la oficina 5 días a la semana, también ha sido objeto de críticas por sus intentos de rastrear los movimientos de las identificaciones electrónicas de sus empleados, como informó Business Insider el mes pasado.

En una carta reciente a los accionistas, Dimon dijo que el 50% de los empleados del banco, incluidos los que trabajan en las sucursales o en puestos difíciles de la banca de inversión, como ventas y trading, tendrían que volver a la oficina cinco días a la semana.

Pero aproximadamente el 40% de la plantilla del banco, que cuenta con más de 270.000 empleados, puede trabajar unos días en sus escritorios y otros en casa, aseguró. El 10% restante podría trabajar desde casa a tiempo completo.

"En todas las situaciones, estas decisiones dependen de lo que sea óptimo para nuestra empresa y nuestros clientes, y supervisaremos y analizaremos ampliamente los resultados para asegurarnos de que así sea", sentenció Dimon en la carta. 

Tres empleados de JPMorgan que han hablado con Business Insider cuentan que el banco quiere que estén en sus escritorios un mínimo de tres días a la semana. Una copia de un correo electrónico interno revisado por Business Insider dice que tres días en la oficina representan la "expectativa general" para los trabajadores híbridos en todo el banco.

Al igual que Goldman Sachs, JPMorgan está realizando un seguimiento de las identificaciones del personal para asegurarse de que cumplen estas normas, según las capturas de pantalla de la intranet de JPMorgan y otros correos electrónicos privados de la empresa a los que ha tenido acceso Business Insider.

Una captura de pantalla del portal de la intranet de JPMorgan explica el tipo de datos de retorno a la oficina que la empresa está rastreando, y cómo los directivos pueden acceder a ellos.

Un correo electrónico explica que los directivos están elaborando "informes" para identificar a los empleados que no cumplen las normas, y advierte que la empresa está "capturando estos (datos) de forma centralizada".

El dashboard "proporciona el porcentaje de días que los empleados estuvieron en la oficina de los días posibles", explica una descripción en la intranet de la empresa, con el fin de identificar a los empleados que no cumplen con las expectativas de presencialidad del banco. 

"Compáralo con lo que requieres a tu equipo. Por ejemplo, si tu equipo debe acudir 3 días a la semana, este número debería ser igual al 60%", dice el post de la intranet, señalando que estos registros son accesibles para los mandos más altos. 

"Parece que cada movimiento es rastreado"

Business Insider ha revisado casi una docena de mensajes sobre el regreso a la oficina de JPMorgan en Blind, una plataforma que permite a empleados de la compañía verificados compartir publicaciones de forma anónima. La mayoría de estos mensajes corroboran la sensación de descontento de las fuentes con las que ha hablado Business Insider.

Uno de ellos, del 12 de febrero, dice que "los jefes tienen acceso a los informes" sobre el uso de las tarjetas de identificación y otras cosas. Parece "como si cada movimiento fuera rastreado", escribe el autor. "Nos tratan como a niños que no quieren hacer los deberes y necesitan una vigilancia constante".

Otro, fechado el 4 de marzo, se refiere a Dimon, y dice lo siguiente: "Mi conjetura es que todo el mundo está corriendo asustado porque Jamie se va a cabrear porque no hay suficiente gente en la oficina".

En todo el banco, estas medidas de presencialidad han producido ansiedad y temor, incluso entre los encargados de aplicar la política, según explica un ejecutivo de gestión de activos. Algunos directivos parecen tener "un miedo atroz" a que sus equipos no cumplan las normas al 100%, según esta persona.

"No sé si es porque ellos mismos son demasiado tímidos o porque un superior les ha metido el miedo en el cuerpo", explica el trabajador. "Pero cada vez que hay algo que requiere participación, se percibe el pánico".

No todo el mundo en el mayor banco de Estados Unidos por activos está en pie de guerra por el rastreo. Uno de los dos responsables de la oficina de JPMorgan en Nueva York ha dicho a Business Insider que les resulta beneficioso haber vuelto a las oficinas para poder comunicarse con sus compañeros.

"Vamos a tener que dar margen a algunas personas para que puedan trabajar desde casa. Para mi empresa, es importante estar dentro, para poder comunicarme no solo con mi personal, sino también con ventas y comercio".

Otro responsable ha adoptado un tono más derrotista, admitiendo que poco o nada pueden hacer para revertir los esfuerzos de la empresa. "Nadie quiere ser vigilado, pero, en general, ¿qué vamos a hacer al respecto? Son los datos de la empresa y no tenemos elección", señala.

"Como muchas cosas en la vida, la gente quiere que se confíe en ella para trabajar desde casa y que se le trate como a un adulto. Pero siempre hay un 'jinete solitario', que 'supuestamente' trabaja desde casa, por lo que es difícil saber lo que ocurre a menos que haya un control".

Otros artículos interesantes:

De Goldman Sachs a JPMorgan: la estrategia de los 10 grandes bancos de Wall Street para afrontar el 'boom' de las criptomonedas

Así se compara el bitcoin con el oro como activo refugio en 8 factores clave, según JPMorgan

JPMorgan cree que el "valor razonable" del bitcoin está en los 38.000 dólares, un 12% por debajo de su precio actual

Te recomendamos