Pasar al contenido principal

Estos auriculares están hechos enteramente de hongos y otros microbios: así es como este laboratorio convierte microorganismos en una alternativa al plástico y al cuero

  • Científicos y diseñadores de Finlandia han colaborado para crear materiales sostenibles a partir de hongos, bacterias y levaduras.
  • El resultado de su trabajo ha acabado siendo un intrincado par de auriculares totalmente funcionales.
  • Estos  materiales tienen el potencial de servir como una alternativa al cuero y al plástico.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: Estos podrían ser los auriculares más innovadores de todos los tiempos. Pero no por las razones que te podrías esperar. No hablamos de sus capacidades sonoras o de sus compatibilidades con el Bluetooth, sino de lo que están hechos. De hongos, bacterias y levaduras. Resulta que los hongos y muchos otros microbios puedes producir materiales capaces de competir con otros plásticos o incluso con el cuero. Y hay un equipo de científicos y diseñadores en Finlandia que han hecho precisamente eso. ¿Cómo es que utilizaron estos materiales tan inusuales y lo convirtieron en algo que podría revolucionar el mundo de diseño de productos?
 
Nina Pulkkis: El proyecto Korvaa empezó, realmente, con una frustración. 
 
Narrador: Ella es Nina Pulkkis. Ella es la que inició Korvaa, todo este proyecto acerca de los auriculares.
 
Nina Pulkkis: Estaba grabando un documental sobre microbios y biología sintética. Pero me sentía muy frustrada porque no obtenía las pruebas suficientes de lo que se puede hacer con los microbios.
 
Narrador: Así que se puso en marcha una misión para averiguar lo que se podía hacer con ellos. Reunió un equipo de científicos, investigadores y diseñadores para hacerlo realidad.
 
Nina Pulkkis: En primer lugar, nos paramos a pensar en qué tipo de producto deberíamos hacer.
 
Géza Szilvay: Surgió la idea sobre hacer un par de auriculares.
 
Narrador: Los auriculares iban a funcionar por un par de razones. Para empezar, son un producto reconocible al instante. Todo el mundo los tiene. En segundo lugar, requieren un montón de pieles y diferentes tipos de plásticos, y eso no son siempre materiales sostenibles, eso se debe a que el petróleo y el gas natural son dos de las principales materias primeas utilizadas para hacer plásticos.
 
Y en 2017, se vendieron 368 millones de auriculares en todo el mundo, un número que se espera que siga creciendo. Eso se traduce en una tonelada de plástico, cuero y pieles sintéticas… Materiales que dependen en gran medida de recursos no renovables y no biodegradables.
 
El proceso de Korvaa es ligeramente diferente. Para empezar, la cinta que se coloca en la cabeza está hecha de bioplástico. Para hacer este bioplástico, el equipo utiliza levadura de panadería. A través de procesos químicos, convierten esa levadura en una sustancia bioplástica. Esa sustancia se imprime en 3D y se endurece.  A continuación, los auriculares son acolchados. Están hechos de proteínas de hongos y otros materiales vegetales cultivados en el laboratorio. Estos materiales se inyectan directamente en este molde. Y cuando están secos, ya parecen la propia espuma.

Leer más: 25 alternativas baratas y cómodas para sustituir el plástico en tu casa y cocina

Géza Szilvay: Luego, las cubiertas de las orejas las hacemos con un material fúngico, parecido al cuero. Está hecho de micelio. Se puede pensar que es la estructura raíz de los hongos.
 
Merja Penttilä: Los hongos crecen en las llamadas formas filamentosas de hifa, por lo que forman largos, largos tramos. Así que el material, de alguna manera, crece por sí mismo.
 
Narrador: Y esos largos tramos de raíces tomarán la forma de cualquier cosa que se les empuje a hacer. ¿El resultado? Algo similar al cuero Para hacer la parte interna de la malla, el equipo creó una seda de araña sintética. La seda de araña es muy fuerte, ligera y elástica.  Pero las arañas no la pueden retorcer lo suficiente. Así que hacen la seda en el laboratorio, sin dañar a ninguna criatura de ocho patas. Mediante el electrohilado se convierte este material sedoso en una superficie plana, creando un material que servirá como malla. Después, todas esas piezas se unen para formar unos auriculares únicos en su especie.
 
Manuel Arias Barrantes
: creo que la gente tiene esa percepción como de que los hongos son algo peligroso o asqueroso porque crecen también en alimentos que están podridos. Pero creo que esto cambia lentamente a medida que más diseñadores y empresas desarrollan materiales usando esta fuente natural.
 
Saku Sysiö: para muchas de las piezas, no sabíamos cómo utilizar los hongos para hacerlos funcionar en este proyecto. Así que fue bastante desafiante e interesante.
 
Nina Pulkkis: es emocionante ver cómo este pequeño proyecto se ha convertido en algo mucho más grane con solo unir a todo tipo de personas con diferentes competencias y antecedentes completamente dispares.
 
Narrador: este equipo planea comercializar estos materiales únicos para que puedan ser usados en todo tipo de productos. ¿Te pondrías estos auriculares hechos de hongos?

Y además