Transforman la cáscara de la fruta más apestosa del mundo en vendajes de hidrogel antibacteriano

Hidrogel hecho con durian

Reuters

  • El durián es una fruta malaya de aspecto alienígena y olor apestoso. Ahora, un grupo de científicos de Singapur ha logrado convertir su cáscara en vendajes de gel antibacteriano.
  • Se trata de un invento que reduce la contaminación ambiental y puede ayudar a acelerar la curación de las heridas a través de una fórmula más sostenible. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Esta fruta espinosa, espeluznante y de olor sulfuroso procedente del sudeste asiático sorprende a la vista por su apariencia y dimensiones, tanto que muchos lo califican como alienígena. Pero ahora, los desechos del fétido durián servirán para hacer vendajes de hidrogel antibacteriano.

Quienes pasean por los mercados de Bangkok, Kuala Lumpur o Singapur dicen que esta gigantesca fruta llena de pinchos huele a animal muerto e incluso a excrementos, pero muchas otras personas aman su aroma y la devoran con gusto. Su pulpa es carnosa y amarilla, de sabor dulce, aunque suele ser necesario taparse la nariz para consumirla.

Su cáscara no se come, pero acaban de hallar una nueva forma para aprovecharla: el descubrimiento ha sido realizado por científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, capaces de convertir los restos de durián en tiras blandas de gel antibacteriano.

El proceso extrae el polvo de celulosa de las cáscaras de la fruta después de que se cortan y se liofilizan. Esta parte del durián, que representa más de la mitad de su constitución, se descarta y suele incinerarse, contribuyendo al desperdicio ambiental.

Aspecto del durian, una fruta de Indonesia que levanta tantos odios como pasiones.
Aspecto del durian, una fruta de Indonesia que levanta tantos odios como pasiones.

Mufid Majnun/Unsplash

El producto obtenido de la celulosa en polvo de la cáscara de la fruta se mezcla con glicerol después de la liofilización. El resultado se transforma en hidrogel blando, que luego se corta en tiras de vendaje.

"En Singapur, consumimos alrededor de 12 millones de estas frutas al año, así que además de la pulpa, no podemos hacer mucho con la cáscara y las semillas y esto causa contaminación ambiental", afirma el profesor William Chen, director del programa de ciencia y tecnología de los alimentos. en NTU.

Placas de Petri que contienen diferentes pasos y procedimientos de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) para convertir las cáscaras de durian en vendajes antimicrobianos.
Placas de Petri que contienen diferentes pasos y procedimientos de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) para convertir las cáscaras de durian en vendajes antimicrobianos.

Reuters

No es el único tipo de residuo que podría derivar en este producto sanitario, sino que desechos como las semillas de soja y los granos usados también podrían ser la materia prima para el hidrogel. 

Los vendajes orgánicos presentan ciertas ventajas frente a los convencionales: al mantener las áreas de la herida más frescas y húmedas, la curación podría acelerarse. Además, su producción es más rentable, ya que las propiedades antimicrobianas de las vendas estándar se elaboran con compuestos metálicos más costosos como iones de plata o cobre.

Según recoge el Foro Económico Mundial, un mayorista de la fruta llamado Tan Eng Chuan explicó que en temporada alta, despacha al menos 30 cajas de durián diarias, lo que equivale a unos 1.800 kilos. Poder utilizar las partes de la fruta que normalmente se descartan hace que la producción sea "mucho más sostenible". 

Otros artículos interesantes:

Crean el vaso de vidrio más sostenible del mundo con materiales alternativos como ceniza de horno para pizza y conchas de marisco

Tus próximas Adidas serán de micelio: así es Mylo, el cuero falso creado con hongos listo para arrasar en el mercado

Paneles solares fabricados a partir de residuos plásticos para luego ser utilizados como pavimento

Te recomendamos

Y además