Pasar al contenido principal

Corea del Norte aplaude la hospitalidad de Corea del Sur en los Juegos Olímpicos de Invierno

El líder norcoreano Kim Jong-un.
El líder norcoreano Kim Jong-un. KCNA via REUTERS
  • La agencia de noticias financiada por Corea del Norte emitió un comunicado de prensa inusual en el que felicitó la hospitalidad de Corea del Sur con sus delegados en los Juegos Olímpicos de Invierno.
  • En las últimas semanas, el régimen ha establecido relaciones más prósperas con Corea del Sur. Algunos observadores de la política exterior han expresado su escepticismo ante los signos de apertura de Corea del Norte.
  • El presidente surcoreano, Moon Jae-in, asumió su hospitalidad con los delegados norcoreanos, pero se mostró cauteloso sobre Kim Jong-un. 

La agencia de noticias patrocinada por el estado de Corea del Norte emitió el lunes un comunicado de prensa de carácter inusual en el que el líder del régimen, Kim Jong-un, "expresó su satisfacción" después de que la delegación del país regresara de su paso por los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur. 

La Agencia Central de Noticias Coreana (KCNA, por sus siglas en inglés), el medio que sirve de propaganda del régimen, trasladó las declaraciones de Kim Jong-un sobre los "sorprendentes" esfuerzos que mostró Corea del Sur en "asegurarse especialmente" de que los delegados de Corea del Norte se sintieran acogidos, de acuerdo con las traducciones realizadas por KCNA Watch. 

Previo al comienzo de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, Corea del Norte envió una delegación a Corea del Sur que incluía a la hermana de Kim Jong-un y directora del Ministerio de Propaganda, Kim Yo-jong, y al presidente honorario, Kim Yong-nam. 

Después de que Corea del Norte accediese en enero, se han llevado a cabo varias maniobras que aparentemente muestran un esfuerzo por descongelar su relación con Corea del Sur. El régimen envió allí a Kim Yo-jong, una decisión histórica ya que es la primera vez en décadas que la familia gobernante del régimen visita el sur, y las cámaras aprovecharon para capturar imágenes de cordialidad junto al presidente surcoreano Moon Jae-in.

Durante este viaje, Kim Yo-jong invitó a Moon a visitar Corea del Norte. La posible visita de Moon sería la primera reunión entre líderes coreanos en Pyongyang desde 2007, cuando el entonces presidente de Corea del Sur, Roh Moo-hyun, se entrevistase con el líder norcoreano Kim Jong-il en una cumbre intercoreana.

El presidente surcoreano Moon Jae-in –situado en el centro– conversa con el presidente honorífico de Corea del Norte, Kim Yong Nam, y la hermana del líder del país, Kim Yo Jong (situada a la derecha).
El presidente surcoreano Moon Jae-in –situado en el centro– conversa con el presidente honorífico de Corea del Norte, Kim Yong Nam, y la hermana del líder del país, Kim Yo Jong (situada a la derecha). Presidential Blue House via AP

La declaración y las acciones recientes de Corea del Norte se alejan de su habitual retórica belicista, y eso ha llevado a los empleados de la Casa Blanca y a los expertos en política exterior a ser cautos con respecto a los signos de apertura.

El vicepresidente Mike Pence, aunque plantease la posibilidad de establecer una relación diplomática con Corea del Norte, también afirmó el lunes pasado que la campaña de "presión máxima" por parte del presidente Donald Trump continuaría.

Pence tuiteó que, "a pesar de las posibles conversaciones, e independientemente de si se producen con EE. UU. o con Corea del Sur, muy pronto habrá sanciones fuertes y la campaña de presión máxima se intensificará hasta que Corea del Norte decida abandonar su programa nuclear". "¡Todos nuestros aliados están de acuerdo!"

Y a pesar de haber sido captado animando al equipo formado en conjunto por las dos coreas en los Juegos Olímpicos de Invierno y de sus almuerzos con la delegación de Corea del Norte, Moon —que ha sido acusado de haberse dejado persuadir por la "ofensiva con encanto" de Corea del Norte— ha dado indicios de su cautela con respecto a las motivaciones de Corea del Norte.

En lugar de aceptar explícitamente la invitación de Corea del Norte de reunirse en Pyongyang, la respuesta de Moon sugirió que los dos países "logren esto creando las condiciones adecuadas", y alentó al Norte a "continuar activamente" las conversaciones con Estados Unidos.

Aparentemente, Moon señaló su compromiso de ejercer presión sobre Corea del Norte. Según las declaraciones de Pence del pasado sábado,"esta noche ambos reiteramos nuestra determinación en mantenernos firmes y trabajar de forma coordinada para ejercer la máxima presión económica y diplomática sobre Corea del Norte".

Te puede interesar