Este ingeniero español ha creado un dispositivo innovador que mapea virtualmente el corazón para geolocalizar arritmias: "Hay que ir más allá si quieres cambiar la vida de la gente"

Andreu Climent, CEO de Corify Care

Reuters

  • El CEO de una startup española que quiere mejorar el diagnóstico de arritmias ha recibido el galardón a mejor innovador europeo del año. 
  • El premio ha reconocido el potencial del producto desarrollado por Corify, un dispositivo no invasivo que ve el corazón como si se hubiera introducido catéteres y que permite reconstruir el volumen y la actividad eléctrica del paciente.
  • Las arritmias afectan a más de 10 millones de personas en Europa y se estima que 1 de cada 3 adultos sufrirá una.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Andreu Climent, fundador y CEO de la startup española Corify Care que ha creado un dispositivo médico para diagnosticar las arritmias, ha recibido el galardón de mejor innovador europeo del año en los EIT Awards del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología. 

El premio ha reconocido el potencial del producto desarrollado por Corify, un dispositivo no invasivo que recibe el nombre de ACORYS y que ve el corazón como si se hubiera introducido catéteres y que permite reconstruir el volumen y la actividad eléctrica del paciente.

Climent es ingeniero de telecomunicaciones y doctor en electrónica y a partir del año 2005 se dio cuenta de que había muy poco conocimiento en torno al funcionamiento del corazón desde el punto de vista eléctrico, según explica en una entrevista con Business Insider España. 

Fue en el hospital Universitätsklinikum de Magdeburg (Alemania) y allí asegura que descubrió que los ingenieros no están de más en la investigación clínica. Su labor desde entonces ha ido orientada en esa dirección, especialmente para desarrollar una forma más efectiva de comprender y hacer frente a las arritmias cardíacas. 

La investigación detrás de Corify Care se ha impulsado desde la Universitat Politècnica de Valencia y el Hospital Gregorio Marañón, al que Climent se incorporó en 2012 y en el que ha coordinado desde investigación básica hasta proyectos pioneros en la práctica clínica. 

Por qué las vacunas de ARN mensajero como las Pfizer o Moderna podrían adaptarse mejor a una nueva variante del coronavirus en caso de necesidad

La startup de Climent es el resultado de más de una década de investigación científica que se centra en identificar los problemas en la zona de la aurícula y que normalmente requieren de una intervención (o incluso más) para ser diagnosticadas adecuadamente. 

Las arritmias afectan a más de 10 millones de personas en Europa y se estima que 1 de cada 3 adultos sufrirá una. Lo que busca el dispositivo médico creado por Corify es facilitar su diagnóstico y tratamiento.

En 2017, gracias a su participación en un programa de Caixaimpulse y el Instituo Europa, Climent se centró en el desarrollo de un producto porque comprendió que "hay que ir más allá si quieres cambiar la vida de la gente". 

En 2019 Corify Care recibió el apoyo de inversión privada por primera vez a través de Genesis Biomed, así como de EIT y el CDTI y se ha incorporado al ecosistema emprendedor de Barcelona. Entre público y privado, la empresa lleva invertidos 1,5 millones de euros y ha abierto ahora una nueva ronda de financiación. 

En esencia, Corify ofrece "un producto industrializable que permite ver el corazón y detectar de dónde viene el problema" de forma no invasiva, explica Climent. "El médico puede ver cómo es la actividad eléctrica de la aurícula sin necesidad de catéteres", señala. 

Todos los interrogantes a despejar en torno a la nueva variante de coronavirus que ha puesto en jaque a Europa por Navidad

La startup ya ha realizado la validación del concepto en el Hospital Gregorio Marañón y en colaboración con Stanford en más de 150 pacientes. 

El objetivo es que esté listo para su uso médico en 2022 y la validación clínica del producto se hará en centros de Alemania, Bélgica y España. Eso adelanta ya la intención de Corify, ya que Climent reconoce que buscan la internacionalización del producto. 

La fibrilación auricular es la arritmia cardíaca más frecuente; se estima que la prevalencia en España se sitúa, según los datos del estudio OFRECE 3 y tal como explica Genesis Biomed, en el 4,4% en la población mayor de 40 años.

"En nuestro país hay un millón de personas que sufren de forma crónica alguna arritmia cardíaca", precisa Climent. 

Provoca un empeoramiento de la calidad de vida y una reducción dramática de la esperanza de vida (por riesgo de embolia, insuficiencia cardíaca y demencia). Se estima que su coste solo en España es de 2.000 millones de euros anuales.

Las grandes incógnitas por resolver del coronavirus un año después del inicio de la pandemia

Climent calcula que Corify podría ahorrar a los sistemas sanitarios cerca del 20% de los costes actuales y aumentar el número de pacientes curados en más de un 60%. ARCORYS permite preparar mejor una cirugía, mientras que ahora casi el 50% de las cirugías en este terreno fracasan. 

En el futuro, el CEO de Corify asegura que la startup ofrecerá soluciones a otro tipo de arritmias, no solo las auriculares. 

Climent asegura que el respaldo de las instituciones públicas así como de la inversión privada ha sido fundamental para acelerar la startup, pero asegura que en España hay innovación, pero no facilidades. Uno de los obstáculos que señala el CEO es la falta de talento con formación en dispositivos médicos. 

Sin embargo, Climent se muestra optimista sobre el futuro de ARCORYS y asegura que "mejorará la calidad de vida de los pacientes y el trabajo de los profesionales".

Otros artículos interesantes:

Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

Laura Soucek, la investigadora que se lanzó a emprender para acabar con el cáncer: "Hay muchos tratamientos que aspiran a cronificar el cáncer, pero yo quiero erradicarlo"

Hasier Larrea, el CEO de la startup de muebles robotizados que enamoró a Ikea: "El coronavirus nos ha hecho darnos cuenta de las limitaciones de nuestro espacio"