Pasar al contenido principal

"Hay que ser insensato para creer que si dejas a millones de personas sin ingresos van a quedarse en casa esperando a morir por la inacción política": el coronavirus acelera el debate sobre la renta básica en España

Una mujer pasea con una máscara de protección en medio de la pandemia del coronavirus
Reuters
  • España está estudiando implementar un "ingreso mínimo vital", según ha reconocido el vicepresidente del Ejecutivo, Pablo Iglesias.
  • Aunque ya estaba incluido en los programas electorales de PSOE y Unidas Podemos y en el acuerdo de Gobierno, la crisis del coronavirus precipita ahora esta medida.
  • La han apoyado —con sus particularidades— economistas como Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, o Toni Roldán, exmilitante de Ciudadanos.
  • El prestigioso catedrático Juan Torres, experto en renta básica, explica por qué la crisis de coronavirus acelera este debate y otros, como el de la reducción de la jornada laboral.
  • Torres detalla algunas fórmulas para aplicar de forma inmediata esta renta básica, "se llame como se llame", en España, y remacha: "Es inconcebible que tengamos gente muriendo de hambre cuando tenemos tanto dinero en el planeta".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, fue muy claro en una reciente entrevista con los principales periódicos europeos: "Tras esta crisis se escribirá un nuevo mundo con otras reglas". Todo apunta a que así será. El debate de la renta básica universal ha pasado de ser una quimera a una propuesta que el Gobierno español podría aprobar de forma inminente.

Lo advertía el vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, en una conversación con eldiario.es. "Estamos trabajando con el equipo del ministro Escrivá (Seguridad Social) y la ministra Díaz (Trabajo) para que, lo antes posible, haya un ingreso mínimo vital".

También se ratificó al día siguiente en más medios de comunicación: "El ingreso mínimo vital hoy es un consenso transversal; lo ha defendido Luis de Guindos, lo han defendido economistas de partidos políticos que hace muy poquito tiempo no lo hacían. Es una obligación democrática para cumplir con nuestra Constitución".

Leer más: El coronavirus precipita el hundimiento de los precios y podría situar a la economía mundial en deflación por primera vez en décadas

Efectivamente, el exministro de Economía de la era Rajoy y ahora vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, animó a la implantación de lo que él denominó "renta mínima de emergencia". En términos similares se expresó el economista y exmiembro de Ciudadanos, Toni Roldán: "Necesitamos una renta básica para este momento: ahora hay que gastar primero y preguntar después".

Todos hablan de una renta básica pero cada uno le imprime sus propias particularidades. Mientras que De Guindos es partidario de una renta de emergencia y transitoria, el Ejecutivo tiene en sus planes imponer un "ingreso mínimo vital" de, al menos, 600 euros. Es algo que llevaban en los programas electorales los 2 partidos que hoy forman el Gobierno, el PSOE y Unidas Podemos.

El de renta básica no es un concepto nuevo ni es la primera vez que se habla de él, pero sí es posiblemente el momento de la historia en el que más tangible parece. Ya en 2017, el Foro de Davos puso el tema en el foco en un debate titulado A basic income for all: dream or delusion?. "Quedó claro que las posibilidades de implantación de una renta básica son diversas y existen muchas posiciones enfrentadas", explica el exministro de Asuntos Públicos, Jordi Sevilla.

Sevilla traslada esa idea en un estudio del Observatorio Social de La Caixa del año pasado que coordinó él mismo. Al término del documento, hacía una propuesta de renta básica que señalaba "más una dirección que un camino concreto". "Lo que no se puede aceptar es que, ante problemas sociales tan complejos y ante una revolución tecnológica, miremos hacia otro lado y no tengamos propuestas de solución".

Leer más: La UE prepara un plan de medidas para frenar el impacto del coronavirus de medio billón de euros

El exministro denomina su propuesta como un "crédito fiscal universal", un sistema que, de un modo muy simplificado, que tendrían que devolver —y pagar— aquellas rentas superiores al mínimo vital. Sevilla abunda en que esta renta le daría "la necesaria libertad" a todo ser humano "para que elija su opción de vida, lo que difícilmente se puede hacer si uno no tiene asegurado un mínimo nivel de renta".

La propuesta es histórica y ha ido siempre de la mano de movimientos sociales. El debate se volvió a popularizar en España durante las protestas del 15-M de 2011. Colectivos de economistas críticos como ATTAC empezaron a dibujar la posibilidad de crear este tipo de rentas básicas con más fuerzas.

Uno de los integrantes de ATTAC era Alberto Garzón, hoy líder de IU y ministro de Consumo.

Las fórmulas para aplicar una renta básica ya en España, según el catedrático Juan Torres

Uno de los principales expertos en renta básica de España es el catedrático de Economía aplicada de la Universidad de Sevilla, Juan Torres, responsable de un amplio trabajo académico y coautor de varios libros junto al hoy ministro de Consumo.

Torres despeja algunas dudas sobre la renta básica y el ingreso mínimo vital en conversación con Business Insider España.

"Cuando se habla de renta básica se hace referencia a muchos conceptos. La renta básica universal es el concepto estricto: que se le dé una cantidad en metálico a todo el mundo sin distinción, con independencia de si trabaja o tiene riqueza. Sus defensores proponen que se financie con impuestos sobre la renta y ahí se compensaría", explica.

Leer más: El Gobierno ofrece microcréditos para pagar el alquiler y obligará a los grandes tenedores de vivienda a reestructurar las deudas de sus inquilinos por el coronavirus

Torres detalla que "otra forma de garantizar un ingreso mínimo" sería destinarlo solo "a determinados colectivos". Pero "determinar quién lo necesita y quién no, quién necesita más o menos, puede suponer un coste económico y administrativo muy grande. Y, sobre todo, un coste temporal: "Si ahora se le da un dinero a todo el mundo, sabes que les llegará ya. No te va a quedar la menor duda".

La ventaja de entregar el dinero a todo el mundo es que la renta básica llegará a los afectados "de manera muy inmediata" y se podrá recuperar quizás "con un impuesto especial". El problema será hacer "un desembolso de liquidez muy grande", al entregarle el ingreso mínimo vital incluso a los que no los necesiten. "A la señora Botín también le llegaría la renta básica", detalla el economista.

"Hay medidas intermedias", apunta. "Podría destinarse a personas que sepan que ya están por debajo de determinado nivel de renta o a los que han perdido el empleo. Sin embargo, a medida que se afina, cuesta más tiempo, aunque ahorres en liquidez. El tiempo aquí es muy importante para la gente más necesitada: no es lo mismo un directivo que se ha quedado sin empleo que un trabajador que ganaba 1.000 euros".

Leer más: El experimento de Finlandia de la renta básica universal no impulsa el empleo, pero sí mejora la salud

Juan Torres publicó el año pasado La renta básica. Y lleva escribiendo años sobre ella. Pero no le sorprende que políticos y economistas como Roldán o De Guindos hayan propuesto, de un modo u otro, distintas modalidades de esta medida. "Es lógico; hay que ser muy insensato para creer que si dejas a millones de personas sin ingresos la sociedad no sufrirá una convulsión extraordinaria. Muy insensato para creer que, si dejas a 3 ó 4 millones de personas sin ingresos y sin poder comer, van a quedarse en casa esperando a morirse de inacción".

El economista y catedrático lo tiene claro: "Hay necesidad y hay recursos suficientes para garantizar un ingreso mínimo a toda la población del mundo. Hay que avanzar hacia eso, porque cualquier otra cosa es injusta teniendo los recursos que tenemos".

Torres cree que la crisis derivada del brote de coronavirus será "seguramente" el "detonante de un debate" sobre la renta básica: "Es inconcebible que tengamos gente muriendo de hambre cuando tenemos tanto dinero en el planeta. No sé cuál será la fórmula escogida, pero no me cabe la menor duda de que tenemos que avanzar en eso".

Leer más: Uno de los mayores experimentos de renta básica de todo el mundo ha sido un gran fracaso, pero los expertos dicen que la prueba tuvo fallos

Aunque muchos autores estaban empleando la renta básica como medida de respuesta a la automatización de la fuerza del trabajo, la robotización no será un problema inmediato. "El problema que tenemos ahora es muy diferente. El problema es que con el coronavirus, aunque se quiera, no se puede llevar a cabo actividad".

"Es verdad que la automatización del trabajo requerirá menos empleo, pero hay solución: reducir las horas de trabajo". Torres tiene claro que la crisis del COVID-19 acelerará el debate sobre renta básica, "se llame como se llame". Y también que disminuyan las horas de trabajo: "Que le demos valor a cosas que ahora no valoramos tanto".

Y además