Pasar al contenido principal

El coronavirus amenaza el empleo de 59 millones de europeos, más de una cuarta parte de los trabajadores del sector privado de la UE y Reino Unido, según McKinsey

Trabajadores de la empresa jamonera Joselito, en su fábrica en Guijuelo (Salamanca)
Reuters
  • 59 millones de trabajadores europeos están en riesgo de sufrir despidos, reducciones de jornada o de salario o la suspensión temporal de su puesto de trabajo debido al impacto económico del coronavirus, según un informe de McKinsey.
  • Esa cifra supone que más de una cuarta parte de los empleos del sector privado en la Unión Europea y Reino Unido podrían verse afectados por la pandemia.
  • La consultora prevé que la tasa de desempleo de la UE podría duplicarse hasta el 11,2% en 2021 y considera poco probable que regrese a los niveles anteriores a la crisis hasta 2024.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Más de una cuarta parte de los empleos del sector privado en la Unión Europea y Reino Unido podrían verse afectados en mayor o menor medida por las consecuencias del coronavirus. Este es el diagnóstico que ha publicado este lunes la consultora McKinsey, en el que se centra en las consecuencias que podría provocar la pandemia en las empresas y el mercado laboral del Viejo Continente.

En total, McKinsey estima que el coronavirus sitúa a unos 59 millones de trabajadores europeos en riesgo de sufrir despidos, reducciones de jornada o medidas de suspensión provisional de empleo similares a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que se aplican en España. Además, la consultora afirma que los trabajadores de menos de 24 años tienen el doble de posibilidades de verse afectados por estas medidas que tienen entre 25 y 54 años, según Financial Times.

Leer más: El aumento del paro por el coronavirus en España o Estados Unidos no ha hecho más que empezar, según los expertos

Las previsiones en las que se basa el informe parten de un escenario en el que se mantienen las medidas de confinamiento y distanciamiento social durante el verano para contener la propagación del virus, que según McKinsey tendrán como consecuencia que la tasa de desempleo de la UE podría duplicarse, hasta alcanzar el 11,2% en 2021. La consultora ha advertido de que es poco probable que el paro regrese a los niveles anteriores a la crisis hasta 2024.

Para los responsables del informe, "Europa debe evitar el grave aumento del desempleo que sufrió durante la crisis financiera de 2008", cuando la tasa de paro de la UE creció un 27%. Además, el estudio considera que sectores como el alimentario, el comercial, la construcción o la atención al cliente serán los peor parados, por lo que han pedido a los políticos europeos que tomen "medidas rápidas y contundentes" que tengan en cuenta este impacto desigual.

En concreto, McKinsey augura que un 74% de los empleos del sector alimentario y hotelero están en riesgo debido al coronavirus, lo que se traduce en 8,4 millones de trabajadores. Del mismo modo, prevé que podría haber despidos, recortes y suspensiones de empleo para 1,7 millones de trabajadores de la cultura y el entretenimiento, la mitad del total, y para 14,6 millones de empleados en los sectores minoristas y mayoristas, un 44%.

Respecto al perfil del trabajador europeo que se verá afectado especialmente por el impacto del coronavirus, McKinsey señala a los menores de 24 años y a los empleados que cuenten con menores niveles de formación, de los que asegura que un 80% sufrirá las consecuencias de la pandemia en su empleo. Además, la consultora desvela que casi 2 de cada 3 empleos en riesgo corresponden a pymes al estar menos preparadas para el teletrabajo y las medidas de distanciamiento social.

Leer más: Las medidas económicas del Gobierno ante la crisis del coronavirus y cómo afectan a tu bolsillo, en menos de 4 minutos

Además de señalar los problemas a los que podría enfrentarse el mercado laboral europeo, el informe de McKinsey propone medidas para atajar ese impacto, como la reasignación de trabajadores a sectores críticos a través de programas de capacitación que incluyan incentivos a las empresas para que acepten contratar a personal que procede de otros sectores como remedio al aumento del empleo.

La consultora señala que los empleados de la industria alimenticia, por ejemplo, podrían trabajar temporalmente en hostelería sin grandes dificultades, como recoge Politico. Además, el estudio destaca que, como medida preventiva, podría ser necesario que las empresas tomen medidas para fomentar el teletrabajo, separar los turnos o segmentar a su plantilla.

Y además