Pasar al contenido principal

El BCE prepara un banco malo que absorba los préstamos impagados debido al coronavirus

Un jubilado con mascarilla pasa ante una inmobiliaria en Madrid
Reuters
  • El Banco Central Europeo (BCE) está preparando un plan para crear un banco malo que absorba los préstamos impagados debido a la pandemia de coronavirus, según adelanta Reuters.
  • El volumen de deuda en la eurozona que se considera improbable que se devuelva, incluyendo la de tarjetas de crédito, préstamos para compra de coche e hipotecas, supera ya el medio billón de euros, según datos oficiales, aunque podría duplicarse por el coronavirus.
  • El presidente del Consejo de supervisión del BCE, Andrea Enria, que ya defendió la creación de un banco malo en 2017, cuando dirigía la Autoridad Bancaria Europea (EBA), ha respaldado el mes pasado esta opción para reducir la morosidad y los préstamos improductivos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En España, un 4,8% de los créditos que concede la banca no llegan a devolverse, según los últimos datos de morosidad bancaria publicados por el Banco de España y correspondientes al mes de marzo, reduciéndose casi un 1% respecto al año anterior. Sin embargo, el impacto del coronavirus amenaza con aumentar drásticamente esa proporción en los datos de abril, disparando el volumen de préstamos tóxicos.

Para evitar un estallido de la morosidad bancaria en toda la zona euro, donde el porcentaje de créditos impagados era de un 3% a finales de 2019, el Banco Central Europeo (BCE) está preparando un plan para crear un banco malo que absorba los préstamos problemáticos que genere la pandemia de coronavirus, según adelanta Reuters.

Leer más: Estas son tus salidas cuando no puedes pagar el préstamo que pediste

Ese plan busca blindar a la banca comercial ante una posible segunda oleada de consecuencias económicas de la pandemia, que podría disparar los niveles de desempleo y mermar la capacidad para devolver préstamos. La propuesta lleva años siendo debatida por las autoridades financieras europeas, pero el impacto del coronavirus ha acelerado los planes para su puesta en marcha, según la agencia estadounidense.

De hecho, el presidente del Consejo de supervisión del BCE, Andrea Enria, ya defendió la creación de un banco malo en 2017, cuando dirigía la Autoridad Bancaria Europea (EBA), ha respaldado de nuevo esta opción el mes pasado, asegurando que permitiría reducir la morosidad y los préstamos improductivos.

No obstante, Enria ha señalado a Reuters este martes que considera "prematuro" discutir esta posibilidad sin conocer el impacto real del coronavirus en la economía europea. Pese a ello, la agencia asegura que el BCE lleva al menos 2 semanas consultando la posibilidad de crear un banco malo para la morosidad bancaria con las entidades financieras y con representantes de las autoridades europeas. 

El volumen de deuda en la eurozona que se considera improbable que se devuelva, incluyendo la de tarjetas de crédito, préstamos para compra de coche e hipotecas, supera ya el medio billón de euros, según datos oficiales, aunque las fuentes cercanas al BCE consultadas por Reuters prevén que podría duplicarse por el impacto de la pandemia y la fragilidad del sector financiero europeo.

Sin embargo, la opción de crear un banco malo para recoger los préstamos impagados a consecuencia del coronavirus necesitaría del apoyo de Alemania para poder aplicarse y no está claro que el Gobierno germano vaya a respaldar un plan que implica cierta mutualización de la deuda crediticia, a pesar de que haya apoyado recientemente financiar el fondo de recuperación de la pandemia de la UE con deuda conjunta.

De hecho, el europarlamentario alemán Markus Ferber, aliado del partido de la canciller Angela Merkel, ha defendido en declaraciones a Reuters la creación de bancos malos a escala nacional para evitar la asunción de deuda conjunta en la UE. No obstante, el coronavirus ha ampliado los posibles focos de morosidad bancaria más allá de los países del sur de Europa, que acumularon la mayor parte de los préstamos impagados durante la anterior crisis.

Y además