Pasar al contenido principal

China está intentando suavizar el confinamiento por el coronavirus, pero la imposición de nuevos cierres demuestra lo difícil que es volver a la normalidad

Una mujer china utiliza una máscara protectora que cubre todo su rostro mientras compra en un mercado al aire libre en Pekín, China, el 3 de abril de 2020.
Una mujer china utiliza una máscara protectora que cubre todo su rostro mientras compra en un mercado al aire libre en Pekín, China, el 3 de abril de 2020. Kevin Frayer/Getty Images
  • China ha estado intentando reducir en las últimas semanas el nivel de confinamiento de su población por el coronavirus.
  • Tiendas, bares, cines y grandes centros sitios turísticos han reabierto después de que no se registraran nuevos contagios en muchas provincias del país.
  • Sin embargo, las autoridades se han visto obligadas a rectificar en más de una ocasión y han forzado de nuevo al cierre de algunos negocios, atracciones turísticas e incluso regiones enteras.
  • China se encuentra en una fase más avanzada que cualquier otro país en la lucha contra el coronavirus y parece estar demostrando que la salida del confinamiento es un proceso complejo y dispar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mundo entero vuelve a mirar a China para intentar descifrar cuánto tiempo debe durar el confinamiento de la población por el coronavirus.

En las últimas dos semanas las autoridades chinas han intentado suavizar poco a poco las condiciones del confinamiento que limitó los movimientos y actividades de cerca de 1.000 millones de personas desde el pasado 23 de enero.

El progreso a la normalidad, sin embargo, ha sido dispar, plagado de incertidumbre y con bruscos retrocesos hacia el confinamiento.

China ha ido abriendo con cautela ciertas atracciones turísticas, conexiones de transporte público, restaurantes y tiendas a lo largo de todo el país. Pero poco después se han vuelto a imponer confinamientos en varias zonas del país ante el temor de una segunda oleada de contagios.

En Jinzhou, situada en la provincia de Liaoning, algunos negocios pudieron volver a abrir recientemente, según explica The Guardianpero la ciudad ha ordenado el cierre de pubs, cafeterías y bares de karaoke este lunes.

La población de Pekín rinde homenaje a las víctimas del coronavirus de China durante un acto público conmemorativo el 4 de abril de 2020.
La población de Pekín rinde homenaje a las víctimas del coronavirus de China durante un acto público conmemorativo el 4 de abril de 2020. Thomas Peter/Reuters

El pasado miércoles los 640.000 habitantes de la región de Jia, limítrofe con la provincia de Hubei señalada como epicentro del coronavirus, volvieron a ser puestos en cuarentena después de que se descubriera una segunda ola de contagios.

Los edificios de apartamentos de Jia han vuelto a quedar confinados, el tráfico está limitado y los controles de temperatura obligatorios han vuelto a plagar las calles de la región, según explica Reuters.

El 25 de marzo todos los residentes de la provincia de Hubei, con la excepción de los ciudadanos de Wuhan, quedaron libres para viajar con el fin de las restricciones de viaje. Pero la policía de la provincia de Jiangxi, con 150 kilómetros de frontera con Hubei, intentó evitar que la gente entrara en la región, lo que provocó incluso un enfrentamiento con la policía de Hubei por las restricciones.

Leer más: 10 nuevos síntomas del coronavirus que podrías tener sin saberlo: desde malestar y mareos hasta problemas digestivos

La situación se repite en otras zonas de Hubei. En Xianning, después de 60 días de confinamiento total por el coronavirus, se exige a todos los que pretendan salir de la ciudad que se hagan un test del coronavirus para recibir aprobación de cara a cualquier viaje. Sin embargo no han podido hacerlo, puesto que, según explica Reuters, el hospital local carece de pruebas suficientes para realizar los controles obligatorios a la población.

Una tienda de noodles recientemente reabierta en Wuhan.
Una tienda de noodles recientemente reabierta en Wuhan. Associated Press

Durante la semana anterior al 23 de marzo hasta 600 salas de cine consiguieron volver a abrir en toda China, pero el pasado 27 de marzo un decreto de la oficina nacional del cine de China ordenó el cierre de nuevo de todos los cines del país.

La provincia de Sichuan, en el suroeste de China, también ha pedido a las empresas de entretenimiento que vuelvan a cerrar, incluyendo los populares karaokes.

Leer más: Cómo hacer una mascarilla efectiva en casa

Después de más de 60 días de encierro, el 28 de marzo, se permitió a los residentes de Wuhan salir de la casa libremente siempre y cuando no salieran de la ciudad.

Pero cinco días después, el 2 de abril, un funcionario del Partido Comunista precisó que, en realidad, no debían salir de casa sin justificación, según The Guardian.

Las restricciones para entrar y salir de Wuhan se levantarán el 8 de abril.

Un pasajero muestra un código QR verde en su teléfono que indica su estado de salud a la seguridad al llegar a la estación de tren de Wenzhou el 28 de febrero de 2020.
Un pasajero muestra un código QR verde en su teléfono que indica su estado de salud a la seguridad al llegar a la estación de tren de Wenzhou el 28 de febrero de 2020. Noel Celis/AFP/Getty Images

La ronda de cierres sugiere que China es plenamente consciente de que la relajación del confinamiento podría derivar en un nuevo brote del coronavirus si las medidas se levantan demasiado pronto.

China, Corea del Sur y Taiwán han detectado casos de coronavirus importados por personas que viajaban desde el extranjero.

China había identificado 41 nuevos casos el 21 de marzo con el regreso de estudiantes chinos procedentes de Estados Unidos y Europa. Ese día era el tercer consecutivo en el que no se habían registrado casos de transmisión local, según datos oficiales.

Una semana después, el 28 de marzo, China prohibió la entrada de extranjeros en el país. En Europa también se estudia ya el levantamiento —al menos parcial— de los confinamientos, tanto en España como en Italia, Alemania o Austria.

Algunos epidemiólogos creen que los confinamientos simplemente retrasarán el pico del nuevo brote durante unos meses.

Leer más: 19 países que aún no han reportado ningún caso de coronavirus

"Lo que ocurrió en Wuhan y lo que ahora ha ocurrido en el norte de Italia no es el pico de una pandemia. Falta un mes para llegar al pico", explicó a Business Insider el doctor Ben Cowling, epidemiólogo de la universidad de Hong Kong que estudia la transmisión de la gripe y las medidas de contención.

"Todavía van a tener que enfrentarse, muy probablemente, a una segunda oleada dentro de uno o dos meses, ¿así que volverán de nuevo a los confinamientos?".

Y además