Pasar al contenido principal

Descifrar cómo reacciona el sistema inmunitario ante el COVID-19 será crucial para controlar la pandemia: estos son los escenarios posibles

Búsqueda de una vacuna contra el COVID-19
Reuters
  • Saber cómo reacciona nuestro sistema inmunitario ante la pandemia será crucial para mantenerla bajo control. 
  • Comparando con otros virus, el SARS-CoV-2 podría dar lugar a muchos escenarios. 
  • En el mejor de los casos, su parecido genético con el virus del SARS podría animarnos a pensar que nuestro sistema inmunitario podría desarrollar anticuerpos para protegernos de la infección durante 2 o 3 años. 
  • En cualquier caso, la mejor apuesta para frenar la propagación sigue siendo una vacuna. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Saber cómo reacciona nuestro sistema inmunitario frente al SARS-CoV-2 se ha convertido en una prioridad para los investigadores porque será crucial para mantener la pandemia bajo control. 

A priori, parece una obviedad. Al fin y al cabo, establecer cómo atacan los anticuerpos al virus puede ayudar a orientar el desarrollo de una vacuna contra la enfermedad. 

Sin embargo, los interrogantes que puede responder nuestro sistema inmunitario van mucho más allá: ¿cuánto tiempo permanecen los anticuerpos en el cuerpo?¿podemos volver a infectarnos si ya hemos pasado la enfermedad? También será crítico conocer algunas características del virus, como la frecuencia con la que muta. 

Todo ello permitirá saber si nos enfrentamos a un virus estacional, uno que no podrá volver a infectarte una vez hayas superado la enfermedad o hayas sido vacunado o un virus contra el que estamos protegidos durante tan solo unos años. 

La doctora Seema Yasmin, directora de la Stanford Health Communication Initiative, ha repasado en una entrevista con Vice todos los escenarios posibles que pueden darse comparando con otros virus. 

Yasmin explica que lo fundamental es establecer cuánto tiempo permanecen los anticuerpos en el sistema, algo que todavía no se ha determinado con el virus del COVID-19 debido a que su aparición es muy reciente. 

Conocer este dato permite saber durante cuánto tiempo tiene de protección una persona inmunizada —bien por haber pasado la enfermedad o bien por haber recibido una vacuna—  y si puede volver a infectarse. 

Leer más: Los brotes de coronavirus serán una amenaza hasta 2024, según Harvard

En el caso del virus de la varicela, por ejemplo, las personas desarrollan inmunidad para toda la vida. En el caso de la tos ferina, una persona estaría protegida durante unos 20 años. 

Otro escenario posible para el SARS-CoV-2 es que se convierta en un coronavirus estacional, como el que causa el resfriado común, para el que la inmunidad desaparece a los pocos meses. 

En el peor de los casos podría ocurrir algo parecido a lo que sucede con el VIH, que muta tanto que no es posible generar inmunidad. Sin embargo, en este frente hay buenas noticias, ya que parece que el nuevo coronavirus no muta con frecuencia.  

Entonces, ¿qué podemos esperar en el caso del SARS-CoV-2? Yasmin cree que la mejor apuesta es confiar en el parecido genético que hay entre el virus del COVID-19 y el virus que provocó la epidemia del SARS en 2003. En este caso, los pacientes producían anticuerpos que ofrecían protección frente a una nueva infección del virus durante unos 2 o 3 años. 

Leer más: La carrera de la investigación española para buscar la vacuna contra el coronavirus, desde dentro: "La ciencia es la que nos va a sacar de esto"

En este caso, lo más probable sería que la vacuna requiriese dosis de refuerzo con el paso del tiempo para mantener la inmunidad del sistema contra la enfermedad. 

"Creo que el rayo de esperanza podría ser que hay mucha similitud genética entre el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV", concluye Yasmin, que insiste en que todavía no se sabe cuánto tiempo se mantienen los anticuerpos contra el nuevo coronavirus ni cómo de efectivos son. 

La doctora señala que, teniendo las respuesta a estas preguntas, los test de anticuerpos que los gobiernos pelean por realizar de forma masiva pueden ser muy útiles para detectar quién ha pasado ya la enfermedad e ir aplicando medidas de desconfinamiento. En cualquier caso, asegura que no podemos contar con haber controlado del todo la pandemia hasta haber desarrollado una vacuna. 

Puedes leer el artículo original aquí. 

Y además