Pasar al contenido principal

Tengo a mis 2 hijos en casa por la crisis del coronavirus y he descubierto que el telecolegio puede funcionar si les enseñas a organizarse y tienen supervisión

Como teletrabajar con niños
José Trecet
  • Después de que Madrid decretara el cierre durante 15 días de los colegios, muchos padres se han tenido que quedar en casa teletrabajando.
  • Hay que tener en cuenta que estudiar a distancia requiere un proceso de adaptación para el padre y para el niño, ya que hay que dedicar un tiempo a enseñarle.
  • Lo más complicado ha sido compaginar a mi hija de 8 años que tenía muchas tareas escolares, con mi hijo de 5, en la situación contraria.
  • El centro y los profesores han ayudado en todo momento: respondiendo dudas y atendiendo a las preguntas de los padres y los niños a través de Google Classroom.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La noticia de que los colegios cerraban en Madrid por el coronavirus cogió a muchos padres por sorpresa. En mi caso, en el parque con otros progenitores. Nos mirábamos incrédulos, aunque asumiendo que era una medida que tarde o temprano llegaría. Los escasos 40 minutos desde que se difundió la noticia hasta que se confirmó oficialmente fueron un mar de conjeturas, con los pequeños queriendo saber si tendrían o no colegio.

Confirmado definitivamente el cierre de los centros escolares en Madrid durante 15 días (ahora también en otras comunidades autónomas), quedaba uno para prepararse hasta el miércoles 11 y también para saber cómo iban a continuar las clases en el centro escolar. Desde el colegio informaron de que las clases continuarían como cualquier día, con el mismo horario escolar que los niños tenían hasta la fecha y los ejercicios a través de Google Classroom para mi hija mayor, que cursa tercero de primaria (8-9 años). Por su parte, el pequeño (4-5 años), que va a segundo de infantil, tendría fichas diarias.

Leer más: Odio trabajar desde casa pero mi empresa me obliga a hacerlo por el coronavirus: así lo estoy consiguiendo

Nada más recibir la información, llegó la primera duda: ¿Iban a tener que estar los niños conectados al ordenador las 8 horas lectivas? Rápidamente, los profesores tranquilizaron a los padres, ya que ellos estarían teletrabajando, pondrían los ejercicios y atenderían en el momento cualquier duda.

Con estos datos terminó el día, pensando ya en cómo sería la primera jornada de teletrabajo y telecolegio.

Así fue la primera jornada de telecolegio

El día amaneció pronto para mí, a las 6:30 horas, para adelantar trabajo mientras las 2 fieras de casa dormían. Una vez se levantaron (sobre las 09:30), desayunaron y, a continuación, empezaron la jornada escolar. La mayor trabajó desde el ordenador con Google Classroom y el pequeño se puso manos a la obra con su primera ficha.

Las asignaturas del primer día eran Educación Física, Sociales (en inglés), Matemáticas, Lengua e Inglés. Nada más empezar, la primera sorpresa: piden que ande o corra 30 minutos como método de deporte. Decidimos dejarlo para después para no cortar el ritmo. Siguió con Matemáticas, que fue donde encontró el primer contratiempo por las actualizaciones del equipo informático (tardaría un día en darme cuenta de que la tablet es un entorno mucho más adecuado para sus ejercicios).

Con todo actualizado, empezaba de verdad el día y la tarea de enseñar a mi hija cómo organizarse y cómo gestionar la plataforma, ya que apenas la había utilizado hasta el momento. Al igual que los mayores, los pequeños también tiene su curva de aprendizaje en el teleestudio. En este sentido, su primera jornada requirió supervisión constante, más por su seguridad que porque fuese realmente necesaria. En resumen, mucho telecolegio y poco teletrabajo hasta que los niños terminaron su tarea.

En su segunda jornada, por el contrario, el tiempo de supervisión fue mucho menor por 2 motivos: mi hija usó la tablet para acceder a Google Classroom y ya estaba familiarizada con el entorno. Gracias a ello, ha sido una jornada mucho más productiva para ambos.

Leer más: Así ha puesto en jaque una pequeña biotecnológica a las grandes farmacéuticas desarrollando una vacuna contra el coronavirus en tiempo récord

¿Y el pequeño de 4 años? El gran problema de contar con 2 niños en etapas escolares diferentes

Desde un punto de vista educativo, la mayor ha sido la que más atención se ha llevado. Sin embargo, el pequeño ha sido quien más gestión ha necesitado. El principal problema de teletrabajar mientras los más pequeños estudian ha sido —y me temo que seguirá siendo— compaginar los tiempos de estudio. Mientras en tercero de primaria van a tener que dedicar entre 3 y 4 horas al día a estudiar, en segundo de infantil no es necesario más de 10 minutos para completar sus tareas, lo que supone un grave problema logístico.

Por ahora, el pequeño tiene tareas adicionales con cuadernos de actividades, pero aun así sigue existiendo una gran diferencia entre el tiempo que ambos tienen que dedicar al estudio, como es lógico. Por fortuna, en este segundo día de telecolegio, el tiempo dedicado a mi hija fue menor, lo que me ha permitido organizar mejor las actividades del pequeño para que sean más entretenidas y el pequeño pueda estar más tiempo ocupado sin reclamar tablet, móvil o televisión.

Leer más: Con estos gadgets y consejos podrás montar tu oficina en casa de manera muy sencilla para teletrabajar en plena crisis de coronavirus

Este es un problema común en otras familias del colegio con niños en edades diferentes y, sobre todo, con cargas de trabajo muy distintas. En otros casos donde hay la misma diferencia de edad pero la pequeña está en tercero de primaria, se han podido organizar mejor porque los 2 tenían que dedicar bastante tiempo al estudio y el mayor ha podido ayudar al pequeño a hacerse con la plataforma (el manejo previo de las nuevas tecnologías también juega un papel importante).

En conclusión, el telestudio sigue ganando la batalla al teletrabajo a día de hoy, pero poco a poco va equilibrándose la balanza. Tiempo para ello parece habrá.

Y además