Pasar al contenido principal

Los dentistas siguen trabajando pese a la alta exposición a contagios de coronavirus: "Si cerramos acabará yendo gente a urgencias y ahí es donde está el problema"

Dos dentistas en la Clínica Dental Alfonso Souto, antes de que se declarara el estado de emergencia
Dos dentistas trabajando en la clínica dental Alfonso Souto, antes de que se declarara el estado de emergencia Business Insider
  • Business Insider España quiere presentarte a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención y que, quienes tienen que quedarse en casa para frenar la expansión del brote de coronavirus, tengan cubiertas sus necesidades básicas.
  • Médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores, quiosqueros, conductores de autobús... La lista es larga y su labor merece un reconocimiento de toda la sociedad.
  • Acudiendo a su trabajando y desempeñando sus funciones con normalidad permiten que nuestro sistema funcione en este escenario inédito en España. A cambio, sólo piden una cosa: que te quedes en casa, que salgas a la calle únicamente lo imprescindible. Es la manera de conseguir frenar el COVID-19.
  • Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Lo de ponerse una mascarilla, guantes y protección ocular no es, precisamente, nuevo para ellos. Pero sí que su día a día ha cambiado en las últimas semanas.  De que puedan continuar haciendo su trabajo depende también que no se sobrecargue, todavía más, el sistema sanitario. Los odontólogos trabajan en el cara a cara, sin poder respetar el metro de seguridad con los pacientes. Su labor, en estos días de estado de alarma, es atender los casos más urgentes.

“A nosotros nos resulta imposible mantener un metro de distancia. Estamos en contacto pleno con la saliva del paciente, uno de los medios de transmisión del coronavirus”, explica Alfonso Souto, odontólogo y dueño de la clínica dental Alfonso Souto en la localidad gallega de Carballo. 

Desde que se declaró el estado de alarma, el pasado 14 de marzo, sólo atienden urgencias. “Ya antes de que el paciente acuda a la clínica se hace un cribado telefónico para conocer el motivo de la visita y se le da cita en caso de que sea necesario”, apunta Souto. El mismo procedimiento aplican en la clínica viguesa en la que trabaja la dentista Sara Vide: “no hay nadie en la sala de espera. La gente llama por teléfono y se hace criba. Sólo se atiende a pacientes con dolor o molestias”, subraya esta odontóloga.

Leer más: Los empleados de las estaciones de servicio cara a cara frente a unos clientes despreocupados: "Hubo un pico de locura al principio. La gente se saltaba las normas a la torera"

Y no es distinto el protocolo en la clínica de Viveiro (Lugo) en la que la odontóloga Lorena Pedre atiende a sus pacientes. Entre las urgencias: pacientes con dolores agudos, un flemón o que han sufrido un traumatismo. Todo lo que no se considere urgencia se está posponiendo, tal y como recomienda el Consejo de Dentistas. 

Pese a no ser una contribución tan evidente, Pedre aprovecha para poner de relieve el papel que juegan las clínicas dentales atendiendo los casos más necesarios. “Me parece muy importante que sigamos viendo las urgencias en las clínicas porque el problema es el colapso del sistema sanitario", explica Pedre. “Si cerramos definitivamente, todo el mundo que tenga dolor de origen dental, que pueden ser fuertes, acabará yendo a urgencias al centro de salud o al hospital. Ahí es donde está el problema porque puede haber contagio”.

Un argumento que complementa Souto: “como profesional de la salud me siento en la obligación de atender a cualquier paciente con cualquier tipo de emergencia bucodental cumpliendo todas las medidas de protección con las que contamos”, enfatiza la labor de este colectivo de profesionales. 

“Hemos aplicado medidas de seguridad desde el primer momento”, asegura Vide. Guantes, protección ocular, solución hidroalcohólica para recibir a los pacientes. Y mascarillas, claro. El problema, explica Souto, es que se necesitan mascarillas especiales como las FFP2 y FFP3 o batas impermeables “que están siendo imposibles de conseguir porque la prioridad es que los profesionales sanitarios que combaten en Covid-19 dispongan de ellos. Por eso tratamos de reducir los tratamientos a las urgencias que son más necesarias, para prevenir ese contagio”.

Leer más: "Tuvimos 2 días en los que las colas para comprar eran interminables", comenta un estanquero de Madrid en plena crisis del coronavirus

En cualquier caso, estos odontólogos tratan de transmitirles tranquilidad a los pacientes, pese a lo inusual de la casuística, pese al riesgo que comporta salir a la calle. “Las consultas odontológicas cumplen las medidas para garantizar tratamientos seguros pero las medidas que necesitamos son extraordinarias”, asegura Souto. 

Sobre la mesa: que las clínicas dentales funcionen como lo hacen las farmacias de guardia

En los grupos internos de dentistas tratan de establecer protocolos y consejos que sean de carácter legal. Entre ellos, que se prohíba el funcionamiento normal de las clínicas si no se trata de urgencias. Plantean también que “las clínicas se turnen para asistir las urgencias de la misma forma que lo hacen las farmacias de guardia, para evitar que haya tanta gente en movimiento. Otra posibilidad es que los centros de salud con dentistas atiendan estas urgencias”, comenta las opciones que hay sobre la mesa Pedre.

Las clínicas dentales no serán, en última instancia, ajenas a las repercusiones económicas que esta crisis comportará. “Estamos esperando un decreto ley que regule si es necesario cerrar las clínicas porque tampoco podemos comprar más material y no podemos seguir trabajando sin él”, comenta Pedre.

Leer más: El Gobierno flexibilizará el acceso de los autónomos afectados por el coronavirus a la prestación por cese de actividad

El impacto económico, como en otros sectores, está encima de la mesa y concierne tanto a los dueños de las clínicas como a los empleados. “Estoy preocupado porque no sabemos las repercusiones posteriores”, reconoce el dueño de la clínica dental Alfonso Souto, “El problema es cómo se va a recuperar la economía, cómo afectará a nuestro trabajo diario”.

De momento, continúan siendo un grupo de profesionales a los que el coronavirus ha convertido en héroes fortuitos, como a tantos otros. Para los que la opción de teletrabajar no está sobre la mesa. Un sector cuyo rol ciertamente alivia la presión sobre el sistema sanitario. Un colectivo que está en primera línea, sin estarlo de puertas a fuera. 

Este testimonio es parte de una serie especial de Business Insider España que trata de poner cara a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención o cubriendo las necesidades básicas de la población con su trabajo. Son médicos, enfermeros, auxiliares y administrativos pero también limpiadoras, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores o conductores de autobús. A cambio de su trabajo solo piden una cosa: que te quedes en casa y salgas a la calle solo lo imprescindible para frenar los contagios.

Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del correo electrónico o mediante mensajes privados en nuestras redes sociales vía Twitter, Facebook, o Instagram. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 

Más héroes anónimos en Business Insider España:

Y además