Pasar al contenido principal

Los misteriosos derrames cerebrales de jóvenes pacientes del COVID-19 pueden revelar cómo "un virus puede causar derrames de formas que hasta ahora no conocíamos", alerta un médico

Un médico con mascarilla en los exteriores del Hospital Monte Sinaí en Nueva  York.
Un médico con mascarilla en los exteriores del Hospital Monte Sinaí en Nueva  York. Brendan Mcdermid/Reuters
  • Médicos de Nueva York han detectado varios casos de pacientes jóvenes con coronavirus que han sufrido derrames cerebrales, pese a que no eran previamente enfermos con ese riesgo. 
  • Esos derrames tienen lugar cuando un coágulo de sangre viaja desde el cuerpo a una arteria del cerebro.
  • Los expertos han observado cómo se forman coágulos de sangre en los pacientes graves de COVID-19. 
  • Uno de los médicos que ha elaborado el informe del caso considera que el coronavirus favorece la inflamación de los vasos sanguíneos, según ha explicado a Business Insider.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cinco pacientes jóvenes, de entre 30 y 40 años, han ingresado en el hospital Monte Sinaí de Nueva York con derrames cerebrales de alto riesgo. Todos tienen una cosa en común: los cinco han tenido coronavirus.

"El tipo de derrame que estamos viendo es sumamente raro en pacientes jóvenes", ha explicado a Business Insider Thomas Oxley, neurocirujano en el citado hospital, que ha publicado un informe al respecto. "Estos casos ocurren cuando ya hay un historial previo. Cuando se han tenido derrames o afecciones relacionadas. Sin embargo, los pacientes que han ingresado en las últimas dos semanas, no mostraban esas patologías previas". 

Leer más: Así son algunos de los síntomas neurológicos que aparecen en 1 de cada 3 casos de coronavirus, más allá de la pérdida del gusto y el olfato

Los enfermos, cuatro hombres y una mujer, han sido hospitalizados entre el 23 de marzo y el 7 de abril. El informe de este médico y otros compañeros fue publicado en el New England Journal of Medicine. Según el mismo, la media de pacientes menores de 50 años que ingresaban en el centro con ese tipo de derrame era de 0,73 cada dos semanas, tomando 12 meses de referencia. 

Así que, contabilizar 5 casos en tan pocos días, era algo que no se podía pasar por alto. Por eso, Oxley reflexiona: "¿Qué ocurre si estamos aprendiendo ahora que un virus puede causar derrames cerebrales nunca antes vistos por una causa así?"

Los enfermos que ha sufrido los derrames habían tenido cuadros clínicos leves o asintomáticos de COVID-19

A patient is admitted to NYU Langone Health Center on March 23, 2020.
Un paciente siendo ingresado en un hospital de Nueva York. Angela Weiss/AFP via Getty Images

Esos derrames tienen lugar cuando un coágulo de sangre viaja desde el cuerpo a una arteria del cerebro. 

El reciente informe describe cómo ha sucedido eso en los últimos 5 casos del hospital de Nueva York. La mujer, de 33 años, no tenía nada relevante en su historial médico. Pero antes del derrame, tuvo el tipo de gripe asociada al COVID-19, con dolores de cabeza, resfriado y escalofríos. Después, en tan solo 28 horas, empezó a hablar lentamente y a pronunciar mal. Los músculos de su mandíbula habían dejado de trabajar. Además, se le durmieron las extremidades izquierdas.

Leer más: Síntomas del coronavirus: la evolución de moderada a grave puede producirse "muy, muy rápido"

Así que, al llegar al Hospital Monte Sinaí, el doctor y sus compañeros localizaron un coágulo de sangre en su arteria carótida del cerebro. Entonces, pusieron a la enferma bajo un tratamiento para deshacer el coágulo.

A los otros pacientes, los 4 hombres, les sucedió algo muy similar. A todos ellos se les ralentizó el habla, se les dormía el cuerpo y tuvieron ciertas parálisis. Los médicos les aplicaron el mismo tratamiento. Los cuatro tenían entre 37 y 49 años y sus casos de coronavirus eran leves o asintomáticos

Solo uno de ellos había tenido un derrame previamente.

El vínculo entre el COVID-19 y los derrames es algo sorprendente

El médico dice que desde que habló de estos casos, otros enfermos con coronavirus le han avasallado a correos, afirmando haber atravesado una situación similar, aunque menos grave.

Uno de esos mensajes fue de un hombre de 31 años, al que se le ralentizó el lenguaje, y que acabó siendo ingresado en el hospital. A través de una resonancia magnética le detectaron un derrame en el tálamo.

"Me quedé boquiabierto con el caso de un paciente sin riesgos previos por derrame", ha contado Oxley. 

Aunque ya habían hecho ese diagnóstico en pacientes mayores con coronavirus, los nuevos casos han despertado la preocupación de los médicos, pues cerca de tres cuartos de los derrames ocurren a partir de los 65 años, pero no entre los 30 y los 40. 

A doctor uses a CT scan of a patient's brain to look for signs of a stroke or blood clots.
Examen de la radiografía de un paciente en la que un médico revisa posibles coágulos. Shutterstock

Oxley y J. Mocco, otro neurocirujano del centro, creen que el vínculo entre ambas enfermedades tiene que ver con el espesor de la sangre. 

De hecho, los expertos han identificado coágulos en varias partes del cuerpo de otros enfermos de COVID-19. Al actor de Broadway Nick Cordero, que también contrajo el virus, le tuvieron que amputar la pierna al espesarse su sangre. 

"Es impresionante cómo el coronavirus da lugar a este tipo de coágulos", ha dicho Mocco a Reuters.

Leer más: La OMS advierte de que la pandemia del coronavirus "está lejos de concluir"

En general, se habían detectado síntomas neurológicos asociados a los diferentes tipos de coronavirus y, entre ellos, derrames, según un reciente estudio. Cerca del 2% de los pacientes con SARS en Singapur sufrieron derrames. 

Otro análisis similar realizado en China reveló que, de 214 pacientes, el 36 % padeció síntomas neurológicos. Por ejemplo, alteraciones en la conciencia y enfermedades cardiovasculares graves.

El coronavirus afecta tanto a la sangre como a los pulmones

Doctors test hospital staff for coronavirus at St. Barnabas hospital in the Bronx on March 24, 2020.
Los médicos hacen pruebas al personal sanitario durante la pandemia del coronavirus. Misha Friedman/Getty Images

Los científicos todavía no están seguros de por qué el COVID-19 da lugar a coágulos. Oxley considera que se trata de una reacción de los vasos sanguíneos cuando el virus accede a ellos.

Por otra parte, se ha observado que el coronavirus entra en el cuerpo cuando se unen una proteína ACE2 y otra proteína vírica. Y, los receptores del ACE2 se encuentran en todo el cuerpo: intestino, pulmones, corazón e incluso nariz.

Según el médico de Nueva York, esa unión con el ACE2 también puede producirse en las paredes de los vasos sanguíneos. De esta forma, se hinchan e inflaman, hasta provocar coágulos. Estos pueden viajar posteriormente hasta el cerebro.

Leer más: Estos son los síntomas neurológicos que puede provocar el coronavirus

La presencia de receptores de ACE2 en los vasos sanguíneos depende de la genética de cada persona y no de la edad, lo que explicaría estos nuevos casos, según Oxley. 

El mismo también asegura que el coronavirus les está enseñando a él y a sus compañeros los vínculos, hasta ahora desconocidos, entre los virus, los coágulos y los derrames. 

"Vamos a aprender de otros virus futuros y de la forma en que puedan afectar a los derrames", concluye.

Y además