Pasar al contenido principal

Luis de Guindos dice que la eurozona ya ha tocado fondo en la crisis del coronavirus y asegura que, aunque la deuda aumente 10 puntos, "la alternativa sería mucho peor"

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos
El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos Reuters
  • El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha asegurado este miércoles que la contracción en la eurozona por el coronavirus ha tocado fondo.
  • Prevé que la zona euro necesitará entre un año y medio y 2 años para poder regresar a la situación previa a la pandemia.
  • Guindos ha señalado que la ratio de deuda sobre PIB llegará a crecer unos 10 puntos este año debido a las medidas de contención del impacto del coronavirus, pero destacando que "la alternativa sería peor".
  • El número 2 del BCE ha augurado que la próxima reunión del Consejo Europeo aprobará un fondo de reconstrucción para paliar los efectos de la pandemia en los 27, aunque ha precisado que esa medida podría tener menos impacto del que solicitan algunos países miembros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Cuándo comenzará Europa a recuperarse del impacto económico del coronavirus?

En las últimas semanas, las previsiones de primavera de la Comisión Europea (CE) han augurado un escenario en el que los 27 estados de la Unión Europea verán como su PIB se desploma este año para recuperarse al año siguiente, al tiempo que se dispararán los niveles de desempleo, deuda pública y déficit, aunque de forma diferenciada en cada país. 

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, coincide con este pronóstico, aunque considera que la contracción de la economía de la eurozona debido al coronavirus ya ha tocado fondo, tal y como ha asegurado este miércoles en una conferencia online organizada por Esade Alumni para analizar la recesión que está provocando el coronavirus y los escenarios para una futura recuperación.

Leer más: Luis de Guindos asegura que el BCE está comprometido a ayudar a la economía europea ante el coronavirus pese a las dudas generadas tras la sentencia del Tribunal Constitucional alemán

Guindos ha destacado que "la economía europea no estaba preparada para un confinamiento", lo que se reflejará en la caída del PIB durante el primer semestre. Además, ha señalado que “en la zona euro hay incertidumbre brutal", precisando que la actividad económica cayó en el primer trimestre en Europa un 4% respecto los 3 últimos meses de 2019 y que "en el segundo trimestre, la caída puede ser del doble o triple, eso es lo que sabemos".

Respecto a la recuperación, el número 2 del BCE ha estimado que en el tercer y cuarto trimestre del año habrá un rebote de actividad, por lo que los escenarios que maneja la institución monetaria reflejan que la zona euro caerá anualmente entre un 6% y un 12%, "siendo nuestro escenario central un retroceso del 9%, que coincide con las previsiones de la Comisión Europea y del Fondo Monetario Internacional".

Por ello, Luis de Guindos ha augurado que, pese a la incertidumbre sobre qué crecimiento se alcanzará en 2021, la eurozona tardará un año y medio o 2 años en recuperar la posición que tenía antes de la pandemia. "En estos momentos, intentando ser optimista, creo hemos ya tocado fondo de la caída, y en paralelo con las medidas de desescalada del confinamiento, la economía irá remontando".

En cuanto a España, ha destacado que el país "crecía por encima de la media" antes del impacto del coronavirus, pero que, debido a que su estructura económica es "especialmente sensible al confinamiento", ha calculado que el PIB español puede caer más que la media europea. No obstante, Guindos ha asegurado que España "era competitiva antes y lo sigue siendo", resaltado que el sistema financiero "está más saneado que otros por la reestructuración que vivió hace 10 años".

En su opinión, en Europa "la política económica debe estar centrada en salvar el máximo tejido empresarial posible". Por ello, ha reconocido la importancia de los avales públicos que garantizan que la liquidez llegue a la economía real, la flexibilización de la estructura de costes de las empresas a través de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y las medidas sociales para evitar que los afectados por la paralización "no se queden sin rentas 2 o 3 meses".

Por otra parte, Luis de Guindos ha señalado que la deuda pública y privada ya se encontraba antes de la crisis del coronavirus en sus máximos desde la II Guerra Mundial. Sin embargo, ha destacado que la ratio de deuda sobre PIB llegará a crecer unos 10 puntos este año debido a las medidas de contención del impacto del coronavirus, pero afirmando que "la alternativa sería peor" desde el punto de vista empresarial, político y de las familias.

Respecto al euro, el vicepresidente del BCE ha asegurado que, a pesar de que "su arquitectura sigue incompleta", la moneda única supone una red de seguridad para España y otros países, al tiempo que ha descartado que algún país abandone la eurozona tras esta crisis

Leer más: El BCE alerta de que el coronavirus puede provocar una gran crisis financiera como la de 2008 "si no se toman medidas urgentes en Europa"

Además, ha augurado que "la solidaridad europea se concretará en la próxima reunión del Consejo Europeo", en el que prevé que se apruebe un fondo de reconstrucción de hasta 1,5 billones de euros que, aunque no reconoce que probablemente no satisfará las peticiones de algunos países, "ayudará a que en la salida de esta crisis usemos los mismos instrumentos”.

Guindos ha resaltado la importancia de "una respuesta paneuropea" a esta crisis y ha afirmado que "en general se irá produciendo convergencia entre las distintas políticas nacionales" para evitar una mayor fragmentación. Además, ha estimado un "impacto muy intenso de profundidad sin parangón en el déficit público, que crecerá más de un 10% en España y otros países, y cuando se normalice la actividad, tendremos que empezar a reconducirlo".

El vicepresidente del BCE ha asegurado que "el sector público tiene que rellenar temporalmente el hueco que ha dejado el sector privado" debido a la caída de su facturación y el aumento del paro, pese a que deje una "huella de deuda pública que crecerá de forma temporal, acompasándose con la vuelta a la normalidad".  

Y además