Pasar al contenido principal

El coronavirus hace que el mercado del diamante sintético se paralice por el parón en los suministros

Coronavirus has brought the rapidly growing synthetic diamond market to a halt, because no one really wants a new ring in the middle of a pandemic

  • En los últimos años, la preferencia de los consumidores por los diamantes ha cambiado de las piedras extraídas a las creadas en un laboratorio, ya que tienen mayor valor y se alinean más con la ética de las generaciones más jóvenes.
  • Pero esta subida en la demanda ha sido sacudida debido a la paralización de la cadena de suministro por el coronavirus, sobre todo en el país que más piedras procesa.
  • El 90 % de los diamantes minados y el 99 % de los creados en laboratorio son cortados y procesados en India, que tiene uno de los confinamientos más estrictos del mundo.
  • India ha paralizado todas las importaciones durante la pandemia, lo que significa que no ha podido recibir ningún material para cortar o pulir y eso hará que exportaciones bajen un 50 % este año.
  • "En realidad hay muy poca necesidad de nuevos bienes si hablamos de los diamantes extraídos", ha dicho en declaraciones a Business Insider el fundador de un laboratorio de diamantes, Amish Shah.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La demanda global de diamantes se satisface gracias a las piedras sintéticas o cultivadas en laboratorios, de acuerdo con un informe de Statista.

Esto significa que la demanda de piedras preciosas extraídas está disminuyendo, y hay una buena razón: los compradores se han empezado a preocupar tanto por el impacto medioambiental de la extracción de diamantes y por el vínculo de la industria con conflictos en África.

La mayor parte de los diamantes cultivados en laboratorio se pulen en India: un 90 % en el caso de los extraídos y un 99 % de los cultivados, de acuerdo con datos de Bain. Pero, durante la pandemia, esta tendencia se ha estancado.

India tiene uno de los confinamientos más estrictos del mundo y el monopolista de esta industria, De Beers, ha amenazado con mover su negocio a otro país.

La moratoria de importaciones en el país —una restricción temporal de la entrada de mercancías— que empezó en marzo supuso que no entrase ningún diamante. Por eso, las exportaciones de piedras pulidas han caído un 50% y las de joyería de oro, un 80%.

Leer más: El negocio de los diamantes ya no es tan lucrativo: así es como la mayor compañía del mundo se está desmoronando

Eso ha hecho que 5.000 millones de dólares (unos 4.270 euros) se fuesen por las tuberías, y es una de las razones por las que De Beers y sus competidores han tenido que bajar los precios y lidiar con enormes reservas de inventario.

Sin embargo, la caída en los precios tampoco ha funcionado. Bloomberg publicó la semana pasada que De Beers y su competidor, Alrosa, vendieron entre los dos 130 millones de dólares (111 millones de euros) de diamantes en bruto en el segundo trimestre, solamente un 6 % de los 2.100 millones de dólares (casi 1.800 millones de euros) que vendieron en el mismo periodo del año anterior.

Miners dig for diamonds in Marange, eastern Zimbabwe.
Tsvangirayi Mukwazhi-File/AP Photo

Los consumidores ya habían cambiado su preferencia antes de la pandemia de los diamantes extraídos a los cultivados en laboratorios, más éticos, ya que tienen emisiones de carbono más bajas comparados con los otros.

"En realidad hay muy poca necesidad de nuevos bienes si hablamos de los diamantes extraídos", ha dicho en declaraciones a Business Insider Amish Shah, un comerciante de diamantes que ha dejado la empresa de piedras extraídas de su familia (con tres generaciones de experiencia) para fundar su propio laboratorio de cultivo de diamantes.

De acuerdo con un estudio de MVI, casi el 70% de los 'millennials' consideraría comprar diamantes cultivados en laboratorio antes que los extraídos.

Cuando las restricciones de confinamiento se suavizaron en mayo, volvieron las ventas y las plataformas de comercio electrónico registraron un crecimiento de tres dígitos en la demanda de diamantes sintéticos, según Shah.

Las piedras extraídas estaban teniendo un superávit sin demanda, mientras que había una presión inmensa sobre los diamantes cultivados para suministrar más bienes, que indica un cambio en el comportamiento de los consumidores.

El uso de los diamantes cultivados en joyería ha demostrado ser una alternativa más ética y menos cara que los diamantes extraídos, lo cual está mostrando un gran valor industrial.

Y además