Pasar al contenido principal

Los hospitales se enfrentan ahora al desabastecimiento de guantes ante la drástica reducción de la producción del mayor fabricante mundial tras el confinamiento por el coronavirus

Los hospitales de todo el mundo encaran un desabastecimiento de guantes de plástico.
Un trabajador supervisa una línea de producción en una fábrica de Top Glove en Meru, en las afueras de Kuala Lumpur (Malasia), el 25 de junio de 2009. Bazuki Muhammad/ Reuters
  • Malasia es el mayor fabricante mundial de los guantes que utilizan los sanitarios en los hospitales: 3 de cada 5 unidades salen de sus fábricas.
  • El confinamiento por el coronavirus en el país, sin embargo, ha obligado a reducir al 50% la actividad industrial del sector en un momento de intensa demanda mundial.
  • La asociación de fabricantes malaya ha solicitado al Gobierno permiso para funcionar con normalidad para evitar el desabastecimiento en los hospitales de todo el mundo.
  • "Tenemos que suministrar 220.000 millones de unidades a 190 países y no podemos parar, el virus se está propagando rápidamente".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los hospitales de todo el mundo se enfrentan al desabastecimiento de material esencial para desempeñar su trabajo y mantenerse seguros. Mascarillas, ventiladores, batas o guantes escasean en todos los países a medida que el brote de coronavirus sigue expandiéndose.

Los gobiernos intentan desesperadamente adquirir mayores cantidades de ellos. Pero estos esfuerzos podrían quedarse en nada debido a que los fabricantes de parte del material clave para la lucha del coronavirus no pueden encarar la demanda.

Es el caso de los guantes de goma. La inminente escasez de estos artículos amenaza con expandirse en los centros médicos de todo el mundo.

El motivo es que las fábricas encargadas de dar respuesta a la demanda mundial se encuentran trabajando a la mitad de su capacidad por las medidas de protección frente al nuevo virus asumidas en Malasia, el mayor productor de guantes de goma.

"La demanda de hoy es anormal. Los hospitales se están quedando sin guantes ", explicó Denis Low, presidente de la asociación de fabricantes de guantes de goma de Malasia (Margma) vía telefónica a Bloomberg. “No podemos suministrar la cantidad que queremos. No es nuestra elección."

Leer más: Investigadores de Stanford avalan un método para desinfectar y reutilizar mascarillas en caso de necesidad: calentarlas en el horno durante 30 minutos

Fábricas activas a la mitad de su capacidad

Para hacerse una idea de la magnitud del problema basta con mirar las cifras globales: 3 de cada 5 guantes de goma en todo el mundo se fabrican en Malasia. En paralelo, el país encara el reto de reducir las infecciones de coronavirus entre su población. Allí la enfermedad ya se acerca a los 1.800 contagiados y ha dejado 20 fallecidos.

Como medida de protección el Gobierno ha confinado a su población que deberá permanecer en sus casas desde el 18 de marzo hasta el 14 de abril, según Reuters. Si bien las fábricas de guantes de goma han obtenido un permiso para seguir activas, sus trabajadores se han reducido al 50%, lo que dificulta poder dar respuesta a la alta demanda que tienen.

"Margma puede aumentar su capacidad siempre que el gobierno nos dé luz verde. Tenemos que suministrar 220.000 millones de piezas de este dispositivo médico protector a 190 países y no podemos detenerlo, el virus se está propagando rápidamente", declaró Low al medio malasio The Star.

Los hospitales de todo el mundo encaran un desabastecimiento de guantes de plástico.
Bazuki Muhammad/ Reuters

Según indica a Bloomberg Top Glove, el productor más grande del mundo, la demanda de Estados Unidos, Europa y otras naciones supera su capacidad, mientras que el cumplimiento de los pedidos ya se está retrasando en hasta cuatro meses.

Para evitar el desabastecimiento de los guantes de goma en hospitales de todo el mundo Margma está presionando para que la industria pueda recuperar su actividad normal.

Según Bloomberg, miembros de la asociación se reunirán este jueves con Azmin Ali, ministro de Comercio e Industria, para solicitar una "exención adicional" y poder redoblar su capacidad de trabajo.

La reducción de personal además está encareciendo el precio de los artículos. Como informa Reuters, debido a que las fábricas deben depender de la mitad de su personal para trabajar horas extras, "los costes aumentarán hasta un 30%", algo que los compradores han acordado soportar

Aunque no todo depende de que la actividad de los fabricantes se retome al 100%. El confinamiento del país y el cierre de ciertos negocios está afectando a proveedores claves en la fabricación de guantes de goma.

Leer más: Más de 200 empresas españolas del sector de la impresión 3D unen fuerzas para fabricar mascarillas, respiradores y viseras protectoras para los hospitales

Es el caso de Top Glove Corp Bhd, como el mayor fabricante explica, si bien tiene la capacidad de generar 200 millones de guantes diarios, el cierre de otras fábricas le ha dejado sin embalaje para toda su producción.

"No podemos llevar nuestros guantes a los hospitales sin cajas", declaró a Reuters el presidente ejecutivo Lim Wee Chai. “Los hospitales necesitan nuestros guantes. No podemos suministrar el 50% de sus requisitos."

Para ello la asociación de fabricantes también incorpora en sus peticiones al Gobierno que permita la apertura de compañías de las que dependen para la fabricación y poder satisfacer la excepcional demanda de material que requieren hospitales en todo el mundo.

Y además