Pasar al contenido principal

Más de 200 empresas españolas del sector de la impresión 3D unen fuerzas para fabricar mascarillas, respiradores y viseras protectoras para los hospitales

Better Capitalism
Una investigadora de un laboratorio de impresión 3D en Munich
Una investigadora de un laboratorio de impresión 3D en Munich Reuters
  • La impresión 3D podría convertirse en un arma revolucionaria para producir el material sanitario que tanto escasea y tanta falta hace.
  • Por el momento, ya se han puesto en marcha los primeros proyectos. La compañía catalana BCN3D ha producido 600 viseras que están probando en el Hospital Sant Joan de Deu.
  • La plataforma permite compartir además los modelos tridimensionales para que estas piezas puedan ser fabricadas por otros centros de impresión 3D.
  • Uno de los consorcios empresariales, del que participan HP y Seat, están desarrollando un respirador con fabricación aditiva que se encuentra en proceso de validación en el Hospital de Parc Taulí de Sabadell (Barcelona).
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La impresión 3D podría encontrarse en un punto de inflexión, en un momento en el que podría dar el salto de promesa tecnológica a herramienta productiva. Pese a que sea en tiempos de coronavirus. Esta tecnología podría convertirse en un arma revolucionaria para producir el material sanitario que tanto escasea en cada punto del mundo. 

La impresión 3D se articula como una aliada para producir de manera rápida y, por ello, un consorcio de empresas y de ingenieros especializados en la materia han lanzado una plataforma para agilizar el proceso. La plataforma 3dCovid19 pone en contacto a hospitales con empresas del sector de la impresión 3D de tal manera que los primeros pueden explicarles qué necesidades tienen y los segundos, producirlas.

La plataforma pretende centralizar demanda y oferta. Si se realizan pedidos de determinados materiales desde varios hospitales, la capacidad de producción debe repartirse. Esa es la idea y la funcionalidad con la que surge esta inciativa. Todo sin ánimo de lucro.

Son más de 200 empresas y emprendedores los que participan de esta alianza, que plantea una producción coordinada de respiradores o mascarillas entre otros materiales sanitarios. “Como es una plataforma nacional puedes distribuir la demanda por todo el territorio. Si un hospital de Sevilla necesita determinado material, podemos decidir que, por una cuestión logística, lo produzca una empresa de Sevilla”, explica a Business Insider Giuseppe Scionti, fundador de NovaMeat, que participa del proyecto. 

Leer más: Inditex, Xiaomi, Toyota, OPPO, L'Oréal y otras 16 empresas que están donando y fabricando material sanitario para combatir el avance del coronavirus en España

Por el momento, ya se han puesto en marcha los primeros proyectos. La compañía catalana BCN3D ha producido 600 viseras protectoras que están probando en el Hospital Sant Joan de Deu pero que, además, están pendientes de ser enviadas a otros centros del país. “Al usar esta visera, los sanitarios ven que no se empaña y que no les molesta llevarla todas las horas que tienen que tenerla puesta”, explica Ruger Uceda, cofundador de la startup, a Business Insider.

Esta empresa barcelonesa es responsable, también, de la fabricación de unos abridores de puertas creados con impresión 3D. Esta herramienta se coloca en el antebrazo de pacientes o del personal sanitario y permite abrir puertas evitando el contacto con la mano, reduciendo, por tanto, la exposición al contagio. 

Ninguna de estas dos herramientas requiere de homologación de las autoridades sanitarias, lo que fue crucial a la hora de optar por su desarrollo en primer lugar, ya que su implementación en hospitales no se postergaría.

Además, la plataforma permite compartir los modelos tridimensionales para que estas piezas puedan ser fabricadas por otros centros de impresión 3D en las zonas en las que se necesiten y presentarlas, posteriormente, a hospitales y centros de distribución de pedidos. De momento, participan del proyecto 11 centros hospitalarios de Barcelona, Madrid, Castilla la Mancha y Andalucía a la espera de que se sumen más. 

Piscina

Piscina hinchable

Piscina redonda desmontable Intex con aro superior hinchable de la línea Easy Set. Medidas: 366 x 76 cm, capacidad 5.619 litros y 4 personas (mayores 6 años). Cuenta con tapón de vaciado conectable a una manguera para facilitar el desagüe.

 

 

Y fruto de esta alianza es consorcio empresarial entre el que figuran empresas como HP, que trabaja en la validación de mascarillas. La mayor complicación a la hora de fabricar este producto es el filtro para respirar. "Tenemos problemas para encontrar estos filtros. No hay disponibilidad así que estamos buscando tejidos que puedan ser homologados", detalle Uceda los pormenores del proyecto.

Otro grupo de empresas, entre ellas HP y Seat, que cuenta con la colaboración del centro tecnológico Lleitat, están desarrollando un respirador con impresión 3D. Esta innovación se encuentra ya en proceso de validación en el Hospital de Parc Taulí de Sabadell. “Hoy estamos fabricando piezas para ese respirador con impresión 3D. Pero falta que las validen”, explica Uceda.

“La utilidad clínica y la funcionalidad de los respiradores, conectores para los respiradores en UCI y más recientemente la reingeniería de respiradores basados en impresión 3D han sido validados por el laboratorio de planificación quirúrgica 3D del hospital universitario Parc Taulí para luego ser producidos bajo demanda”, afirma Ferrán Villat, director del Laboratorio 3D del Hospital Universitario Parc Tauli.

La complicación reside, justamente, en este proceso de homologación para garantizar que el material sanitario cumpla con la normativa de seguridad correspondiente. De ahí que se testeen, en primer lugar, en los hospitales de forma excepcional. “Trabajamos con las entidades sanitarias de los hospitales y organizaciones para la homologación analizando qué materiales pueden utilizarse y la viabilidad de algunos proyectos”, explica Scionti.

Leer más: La industria textil saca músculo productivo para proveer de mascarillas y batas al sistema sanitario español ante la crisis del coronavirus

Para todas estas pruebas y producción se necesitan impresoras 3D muy rápidas, explica el cofundador de Xkelet, Pedro Fernández. Su compañía aporta sus máquinas al proceso de fabricación, especialmente en casos de urgencia. 

Los integrantes de esta plataforma reclaman ya no una coordinación a nivel nacional sino europea en el empeño por fabricar material sanitario. “Si funciona una tecnología o una pieza en un país será más fácil trasladarlo a otro territorio”, reclama Scionti.

Y además