Pasar al contenido principal

Los inversores vuelven al riesgo tras el colapso de la bolsa por el coronavirus: se lanzan a por los metales preciosos, bonos con baja calificación y buscan oportunidades en los cortos

Trader concentrado en Wall Street
Reuters
  • Las dificultades que han atravesado los mercados, con retrocesos cercanos al 40% en algunas bolsas como en Alemania o España, provocaron una huida en masa por parte de los inversores.
  • Las medidas de soporte por parte de los bancos centrales, inyectando liquidez a las principales economías, han dotado de cierta estabilidad a los mercados iniciando procesos compradores.
  • Algunos expertos señalan que ya hay algún cambio que hace pensar que ahora sí hay atractivo en algunos segmentos si se piensa en retornos a meses vista, que se pueden ver reflejado en el apetito que está teniendo el oro, los bonos de alto riesgo o las apuestas contra tendencia o en vehículos alternativos como el bitcoin. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las dificultades que han atravesado los mercados por el coronavirus, con retrocesos cercanos al 40% en algunas bolsas como en Alemania o España, provocaron una huida en masa por parte de los inversores. De hecho, todas las clases de activos se metieron en terreno negativo ante el descuento por parte del mercado de una contracción económica de la que no se tiene precedentes desde la Segunda Guerra Mundial.

Los abruptos descensos en todas las clases de activos generaron que gran parte de los agentes del mercado cerrasen posiciones para entrar en liquidez. Una estrategia que tiene como fin volver a asumir riesgo cuando la ocasión así lo refleja con el objeto de generar rendimientos a futuro. 

Las medidas de soporte por parte de los bancos centrales, inyectando liquidez a las principales economías, han dotado de cierta estabilidad a los mercados iniciando procesos compradores. Las firmas de análisis, que anticipan el posicionamiento de los inversores, están tratando de adelantarse a la curva, aconsejando a los clientes que entren en áreas que hace unos pocos días tenían recomendación de infraponderación.

En este sentido, las últimas tendencias y comentarios por parte de algunos expertos evidencia algún cambio. Señales que hacen pensar que ahora sí hay atractivo en algunos segmentos si se piensa en retornos a meses vista, que se pueden ver reflejadas en el apetito que está teniendo el oro, los bonos de alto riesgo o las apuestas contra tendencia, como han realizado algunos hedge funds contra el petróleo. Pero también en vehículos alternativos como el bitcoin

Las oportunidades en el mercado de la deuda

Es en los bonos donde muchas gestoras están poniendo el foco de invertir para los próximos meses. Fidelity International, en un último informe titulado Riesgos de las rebajas de calificaciones cuando los zombis se convierten en ángeles caídos en el que destaca que se prevé que alrededor de 215.000 millones de dólares en bonos estadounidenses y 100.000 millones de euros en bonos europeos “vean revisadas a la baja sus calificaciones hasta high yield, de más riesgo, este año”. 

El valor nominal de los bonos con calificación BBB ha crecido de forma constante desde la crisis financiera y más rápido que el mercado de bonos high yield. En Estados Unidos, el volumen de los bonos con calificación BBB3 en circulación equivale actualmente al 70% de todo el mercado de bonos high yield estadounidenses.

En este sentido, Marty Dropkin, director global de análisis del área de Renta Fija de Fidelity International, señala: “El doble mazazo que ha asestado a la economía mundial el brote de Covid-19 y el desplome del precio del petróleo ha reverberado en todas las clases de activos”. El mercado de bonos high yield debe hacer frente ahora a un tercer golpe potencial: “una avalancha de bonos investment grade víctimas de revisiones a la baja de sus calificaciones”, añade. 

Por eso, firmas como Blackstone están intentando recaudar 7.000 millones para su propio fondo de deuda de alto riesgo. Estrategia similar a PIMCO, que está intentando captar capital para su fondo de 3.000 millones de bonos high yield. En general, miles de millones que evidencian el apetito por el mayor riesgo. 

José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, ha contado a Business Insider que la única razón por la que los inversores se van a bonos de mayor riesgo es que "la Reserva Federal ha empezado a comprar este tipo de activos". A su modo de ver no existen más argumentos, porque "en plena crisis estos bonos no parece que sean muy buena idea".

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

El interés creciente por el oro o el bitcoin

La incertidumbre que nubla el futuro económico mundial ha echado a perder algunas estrategias de inversión más tradicionales. Esto ha generado que la banca de inversión se haya focalizado más en activos que de manera clásica actúan como refugio como es el caso del oro

Inicialmente, el oro se disparó a medida que aumentaba la volatilidad relacionada con la pandemia del coronavirus, pero su recorrido al alza rápidamente se cortó por las mayores apuestas por la liquidez. Con el soporte por parte de los gobiernos y los bancos centrales, algunas firmas como WisdomTree y Bank of America consideran que el metal dorado buscará máximos históricos de aquí a final de año

Previsión del precio del oro según WisdomTree
WisdomTree

Pero no solo eso, sino que el banco elevó su precio objetivo de 18 meses a los 3.000 dólares la onza desde los 2.000 dólares, concretando que las políticas de flexibilización en todo el planeta servirán como combustible para los precios del oro. 

En opinión de Florian Ielpo, Head of Macroeconomic Research de Unigestion, es recomendable “El doble mazazo que ha asestado a la economía mundial el brote de Covid-19 y el desplome del precio del petróleo ha reverberado en todas las clases de activos”, lo cual respalda la tesis media del mercado.

Según Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds, en declaraciones a Business Insider, en cuanto al metal dorado como activo refugio, este repunte puede venir motivado porque ante este shock de oferta y demanda "los inversores sienten que puede haber cierta desprotección" y de ahí a que empiece a funcionar más como escudo con el que defenderse. Eso sí, matiza que quizá algunas firmas estén interesadas en "inflar el precio del oro" ante las pérdidas por sus inversiones en la renta variable.

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Refugio en bitcoin y apuestas contra tendencia

Por su parte, el interés por el bitcoin también ha ido al alza. La moneda digital subió hasta superar la barrera de los 7.500 dólares. Tal y como opina Ed Moya, analista senior de mercados en OANDA, la criptodivisa “está comenzando a atraer nuevamente el interés minorista”. Con los esfuerzos de estímulos algunos operadores “están saltando a las criptos como cobertura contra las guerras de divisas”, asegura.

En último lugar, otra dinámica que se ha visto en las últimas fechas son las apuestas contrarias o contra tendencia. Por ejemplo, en el mercado del petróleo. Sin ir más lejos, se registraron hasta 3 hedge funds que sacaron rentabilidades de doble dígito con el desplome del barril de WTI en las últimas semanas

Según Cárpatos, tiene lógica "abrir cortos en petróleo", porque es un mercado "con más oferta que demanda", pero la volatilidad que ha alcanzado es tan enorme, que "no parece demasiado prudente meterse en este tipo de berenjenales".

Y además