Pasar al contenido principal

Los médicos estudian si el coronavirus tienen alguna relación con los ictus detectados en pacientes jóvenes sin patologías previas

Jóvenes por el Paseo de la Castellana de Madrid durante el confinamiento por el coronavirus
REUTERS/Sergio Perez
  • Varios médicos han alertado en las últimas semanas del misterioso aumento de ictus entre personas jóvenes, sin patologías previas, que podría estar relacionado con el coronavirus.

  • Una de las hipótesis es que el virus del SARS-CoV-2, que causa el COVID-19, puede provocar una inflamación que desata el espesamiento de la sangre y puede dar lugar a un tipo de accidente cerebrovascular grave en adultos jóvenes.

  • "Estamos viendo un número sorprendente de jóvenes que tuvieron una tos leve, o que no recuerdan haber tenido síntomas virales, y se aíslan en casa como se supone que deberían hacerlo, pero entonces tienen un derrame cerebral repentino", reconoce el doctor Adam Dmytriw, radiólogo de la Universidad de Toronto.

  • Los casos aumentan las pruebas de que el coronavirus no sólo ataca a los pulmones, sino también a los riñones, el cerebro, el corazón y el hígado. En casos raros, parece desencadenar un síndrome inflamatorio que pone en peligro la vida de los niños.

  • "Necesitamos investigar más, todavía es demasiado pronto para establecer una relación causa-efecto entre sufrir un ictus u otro proceso neurológico", explicaba hace unos días el doctor Marcos Llanero, jefe de Servicio de Neurología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo.

  • Descubre más historias en Business Insider España

Varios médicos han alertado en las últimas semanas del misterioso aumento de ictus entre personas jóvenes, sin patologías previas, que podría estar relacionado con el COVID-19. Una prueba más de los misterios que rodean al coronavirus, para la que todavía no existe vacuna ni tratamiento específico.

Varios neurólogos de Detroit, Nueva Jersey y Nueva York, han reportado varios casos de ictus y están convencidos de que estos accidentes cerebrovasculares representan otra manera de ataque del COVID-19, tal y como explica The New York Times

Los casos se suman a la evidencia de que el coronavirus no ataca solo a los pulmones, sino también a los riñones, el cerebro, el corazón y el hígado y en casos raros parece desencadenar un síndrome inflamatorio potencialmente mortal en los niños

"Estamos viendo un número sorprendente de jóvenes que tuvieron una tos leve, o que no recuerdan haber tenido síntomas virales, y se aíslan en casa como se supone que deberían hacerlo, pero entonces tienen un derrame cerebral repentino", explica el doctor Adam Dmytriw, radiólogo de la Universidad de Toronto.

El problema es que muchos de estos pacientes no presentaban ningún riesgo que pudiese aumentar las probabilidades de sufrir un derrame cerebral y además, muchos de los pacientes tenían menos de 65 años

Leer más: Las 'tormentas de citoquinas' que provocan que el cuerpo se ataque a sí mismo podrían ser un factor clave en los casos mortales del coronavirus

De los 10 pacientes descritos en el documento de Dmytriw dos murieron a causa de un ataque del coronavirus a sus pulmones y otros dos fallecieron a causa de los ictus

Aunque este nuevo síntoma parece afectar a un número muy pequeño de pacientes del COVID-19, pueden desarrollar coágulos en las piernas y los pulmones que pueden ser potencialmente mortales. 

Ante esto, el doctor Michael Yaffe, médico de cuidados intensivos en el centro Médico Beth Israel de la ciudad de Boston, calificó la coagulación como un "sello distintivo" de la enfermedad, aunque "no en todos". 

Varios médicos alemanes informaron también que la semana pasada, 12 autopsias de pacientes con COVID-19 revelaron algún coágulo en la sangre. 

Leer más: De cóagulos de sangre a erupciones en los pies: los misterios médicos del coronavirus que siguen sin descifrarse

El problema es que los pacientes con coronavirus tienen altos niveles de coagulación en sangre y son menos receptivos a los medicamentos, apunta el doctor Adam Cuker, profesor asociado de medicina de la Universidad de Pensilvania. 

Ante esta situación, el doctor Priyank Khandelwal, neurólogo endovascular y vascular y profesor asistente de la Escuela de Medicina Rutgers de Nueva Jersey, explica en Futurity el motivo por el que los jóvenes son más propensos a estos accidentes cerebrovasculares y las medidas de prevención pueden ayudar a salvar sus vidas. 

"Una hipótesis es que el virus induce inflamación, lo que provoca el engrosamiento de la sangre y puede provocar un tipo grave de accidente cerebrovascular en adultos jóvenes sanos", explica el médico. 

"Necesitamos investigar más, todavía es demasiado pronto para establecer una relación causa-efecto entre sufrir un ictus u otro proceso neurológico", explicaba hace unos días en el portal especializado ConSalud.es el doctor Marcos Llanero, jefe de Servicio de Neurología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo.

Y además