El principal asesor científico del Gobierno de Reino Unido asegura que el coronavirus podría no llegar a desaparecer nunca aunque llegue la vacuna

Sir Patrick Vallance.
Sir Patrick Vallance.
Reuters
  • Es "improbable" que una vacuna contra el coronavirus detenga la propagación por completo, por lo que es posible que la enfermedad nunca llegue a desaparecer. 
  • Así lo cree Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del Gobierno de Reino Unido, que cree que el virus será estacional como la gripe y que las primeras vacunas no llegarán hasta primavera del año que viene. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Es "improbable" que una vacuna contra el coronavirus detenga la propagación por completo, por lo que es posible que la enfermedad nunca llegue a desaparecer.

Así lo cree Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del Gobierno de Reino Unido, según declaraciones recogidas por Sky News.

Vallance ha recordado que la viruela es la única enfermedad que ha conseguido erradicarse por completo y ha asegurado que cree que el coronavirus se convertirá en un virus estacional, como la gripe. 

Sin embargo, el asesor no quiere indicar con eso que una vacuna no vaya a ser necesaria: "Claramente, a medida que se reciba la vacuna, disminuirá la posibilidad de infección y la gravedad de la enfermedad y esto comenzará a parecerse más a una gripe".

Además, Vallance ha advertido en contra de un optimismo exagerado en cuanto al calendario en el que podrán estar las vacunas y ha asegurado que es poco probable que estén disponibles de forma masiva hasta la primavera del año que viene. 

La opinión de Vallance coincide con la de varios expertos que ya han expresado que la vacuna no será la solución mágica que la población parece estar esperando. 

Leer más: La carrera de la investigación española para buscar la vacuna contra el coronavirus, desde dentro: "La ciencia es la que nos va a sacar de esto"

La vacuna es solo "una herramienta más" y, "cuando exista, ya veremos qué necesidad hay de ella", explicaba Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes vinculado al Hospital Monte Sinaí de Nueva York, en una entrevista con Business Insider España.

"Lamentablemente, hay numerosas enfermedades frente a las cuales no disponemos ni de tratamiento ni de vacuna, como por ejemplo la enfermedad causada por el virus de Zika", recordaba también la doctora María Montoya, investigadora en CIB-CSIC y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Inmunología, en otra conversación con Business Insider España.

Por ahora, los expertos parecen apuntar más hacia la idea de que contaremos con una vacuna que sea más eficaz protegiendo contra enfermedad que contra la infección

Leer más: Por qué una vacuna puede no ser la solución definitiva a la pandemia: estos son todos los escenarios posibles

Isabel Sola, científica titular y codirectora junto a Luis Enjuanes del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), explicaba que es probable que las primeras vacunas que lleguen no sean cien por cien eficaces.

A pesar de todo, al igual que Vallance, García-Sastre opina que seguirán siendo de utilidad. El experto reconoce que, "cuanto más protejas de infección, mejor es la vacuna", pero advierte de que tampoco es necesario que funcione así. "Con que proteja contra la enfermedad o disminuya el contagio ya tendría sentido", explica.

Un candidato de este tipo podría reducir la saturación del sistema sanitario y evitar las complicaciones más severas de la enfermedad. Una solución contra la gripe funciona de forma similar, ya que no previene por completo la propagación, pero reduce la gravedad y, por tanto, los síntomas, lo que hace que las personas sean menos contagiosas. 

Otros artículos interesantes:

Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

Ana Fernández-Sesma, la viróloga española que dirige un laboratorio en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York: "No vamos a encontrar algo que funcione para todos"