Pasar al contenido principal

Al menos 6 países han tenido que volver a imponer medidas de aislamiento a la población por rebrotes del coronavirus tras haber suavizado sus confinamientos

En Wuhan, China, el 15 de mayo de 2020, la población hace cola para las pruebas de coronavirus después de que se descubrieran seis nuevos casos.
En Wuhan, China, el 15 de mayo de 2020, la población hace cola para las pruebas de coronavirus después de que se descubrieran seis nuevos casos. Aly Song/Reuters
  • Al menos 6 países han tenido que retomar sus confinamientos por el coronavirus semanas después de haberlos relajado.
  • China, Alemania, Irán, Corea del Sur, Líbano y Arabia Saudí han vuelto a imponer medidas parciales tras descubrir un repunte en las infecciones.
  • Los nuevos confinamientos suelen limitarse a los diversos distritos en los que el virus se ha disparado, o se limitan a aspectos particulares como las restricciones de viaje o el toque de queda.
  • Es posible que la decisión de atenuar las medidas de confinamiento no haya sido dictada únicamente por la salud pública: varios de esos países han sido objeto de presiones políticas o económicas para levantar el confinamiento.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los Gobiernos de todo el mundo han estado estudiando la forma de sacar a sus poblaciones del confinamiento, y varios de ellos han empezado a suavizar sus estrictas medidas.

Pero al menos 6 países han tenido que volver a imponer restricciones en las últimas semanas, principalmente debido al aumento de las nuevas infecciones. Varios de estos países también han estado bajo la presión económica y política para levantar el confinamiento.

Los nuevos confinamientos —algunos totales, otros parciales— aún no han mostrado sus efectos. Pero en las próximas semanas, podrían dar pistas cruciales sobre qué medidas funcionan mejor cuando el resto del mundo recobre la normalidad.

Los residentes forman una fila para las pruebas de ADN en un complejo residencial en Wuhan el 15 de mayo de 2020.
Los residentes forman una fila para las pruebas de ADN en un complejo residencial en Wuhan el 15 de mayo de 2020. Aly Song/Reuters

China ha tenido un desconfinamiento gradual

China, donde se descubrió el primer caso de coronavirus, y el primero en imponer un confinamiento, ha tenido un desconfinamiento asimétrico.

Al principio aisló la ciudad de Wuhan, a finales de enero, y fue cerrando gradualmente otras regiones hasta que alrededor de la mitad de la población del país estuvo bajo algún tipo de restricción a mediados de febrero.

A principios de marzo, los nuevos casos reportados de coronavirus habían disminuido a 200 por día o menos. A finales de mes, el país inició una serie de reaperturas. Hasta este jueves, el país no ha registrado más de 36 nuevos casos por día en todo el mes.

Pero la reapertura no ha sido un proceso sencillo, con las autoridades de varias ciudades y regiones revirtiendo abruptamente sus decisiones en varios momentos.

Leer más: Los policías de China, Dubái e Italia están usando estos cascos inteligentes para detectar personas con fiebre por el coronavirus y podrían convertirse en un elemento de la 'nueva normalidad'

El 23 de marzo se permitió la reapertura de los cines en todo el país, pero tres días después se ordenó su cierre.

A los residentes de Wuhan se les comunicó el 28 de marzo, después de meses de cierre, que podían abandonar sus hogares, pero la decisión se anuló cinco días después.

El lunes, Wuhan informó de seis nuevos casos, rompiendo una racha de 35 días con cero nuevos casos diarios. El Gobierno no ha vuelto a imponer el confinamiento, pero está realizando test a los 14 millones de residentes.

Personal médico haciendo gestos mientras empleados de la comercializadora de carne Westfleisch esperan en fila para hacerse la prueba del coronavirus en un centro de pruebas provisional en Hamm, Alemania, el 10 de mayo de 2020.
Personal médico haciendo gestos mientras empleados de la comercializadora de carne Westfleisch esperan en fila para hacerse la prueba del coronavirus en un centro de pruebas provisional en Hamm, Alemania, el 10 de mayo de 2020. Peter Graff

Alemania se centra en los distritos con brotes

Alemania se está reabriendo gradualmente, pero ha tenido que tomar medidas drásticas en los distritos que han experimentado un repentino aumento de nuevos casos.

Algunas tiendas y escuelas han reabierto, y según Reuters, el país tiene la intención de relajar los controles fronterizos el sábado.

Sin embargo, el 8 de mayo, los gobiernos locales tuvieron que activar medidas de emergencia en tres distritos que habían experimentado un repentino brote del virus.

Leer más: Alemania levanta su confinamiento con una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo: las claves de su lucha sin trucos ni atajos contra el coronavirus

Todos los picos tuvieron que ver con los centros locales de envasado de carne en los estados de Renania del Norte-Westfalia y Schleswig-Holstein, según Deutsche Welle.

Las medidas de emergencia activadas en esos distritos -todas áreas relativamente pequeñas- incluían limitar los movimientos públicos y ordenar pruebas de coronavirus para todos los trabajadores de las plantas.

De hecho, al anunciar el levantamiento de las medidas de confinamiento el 6 de mayo, la canciller alemana Angela Merkel dijo que estaba dispuesta a aplicar un "freno de emergencia" a las nuevas libertades si fuera necesario.

El país está registrando un descenso general de nuevos casos y durante varios días ha mantenido la tasa de R —que indica cuántas personas puede infectar de media una persona con COVID-19— por debajo de uno.

La gente camina por una calle vacía en Itaewon, Seúl, Corea del Sur, después de que los bares y clubes volvieran a cerrarse, el 14 de mayo de 2020.
La gente camina por una calle vacía en Itaewon, Seúl, Corea del Sur, después de que los bares y clubes volvieran a cerrarse, el 14 de mayo de 2020. Cha Sangmi/Reuters

Corea del Sur se confina tras un brote en una zona de clubes nocturnos

Durante todo este tiempo, Corea del Sur ha sido objeto de especial reconocimiento por su capacidad de realizar tests y seguimientos masivos. El pasado lunes, volvió a acelerar esos programas al descubrir un nuevo brote.

Los nuevos casos diarios, que habían permanecido en alrededor de diez o menos durante semanas, saltaron a 34 el 9 de mayo. Muchos de los casos pudieron ser rastreados hasta un único barrio con varios clubes nocturnos, Itaewon, en Seúl.

Leer más: Por qué la curva del coronavirus de Corea del Sur es tan diferente al resto

Treinta y cuatro casos nuevos diarios es una cifra pequeña comparada con los promedios mundiales, pero fue suficiente para alarmar a Corea del Sur, que había considerado que tenía bien controlado el brote.

Desde entonces, los bares y clubes de Seúl han vuelto a cerrar, y la reapertura de las escuelas y algunos negocios también se ha retrasado, según el Straits Times.

El nuevo cierre se produjo menos de una semana después de que las autoridades eliminaran las restricciones de distanciamiento social y le dijeran al país que se preparara para el comienzo de "una nueva vida cotidiana con el coronavirus", informó The Post.

Empleados de una firma de agentes de bolsa vigilan los precios de las acciones en Teherán, Irán, el 12 de mayo de 2020.
Empleados de una firma de agentes de bolsa vigilan los precios de las acciones en Teherán, Irán, el 12 de mayo de 2020. Ali Khara/West Asia News Agency/Reuters

Irán cierra una provincia para continuar con el desconfinamiento

Irán, uno de los primeros focos de infección del coronavirus, impuso el pasado lunes un nuevo cierre en la provincia sudoccidental de Khuzestan, mientras seguía reabriendo escuelas en otras partes, según informó Al Jazeera, que citó a la agencia local de noticias Tasmin.

Los casos de Irán habían ido disminuyendo hasta el 2 de mayo, cuando llegaron a alrededor de 800. Sin embargo, tras ello, empezaron a subir de nuevo de forma constante. El lunes, el recuento de nuevos casos volvió a subir a unos 1.700.

El gobernador de Juzestán, Gholamreza Shariati, culpó de ello a ese laxo distanciamiento social de los últimos días.

El presidente iraní Hassan Rouhani en Tokio, Japón, en diciembre de 2019.
El presidente iraní Hassan Rouhani en Tokio, Japón, en diciembre de 2019. Associated Press

Irán comenzó su confinamiento nacional a finales de febrero cerrando escuelas, universidades y centros culturales en 14 provincias. A mediados de marzo, expandió el cierre clausurando tiendas y espacios públicos.

El cierre ha afectado gravemente a la economía de Irán, ya que la gente no puede salir durante el Año Nuevo iraní, que suele ser una época en la que se gasta mucho dinero, y el país sigue sufriendo las sanciones de los Estados Unidos.

La economía de Irán se redujo en alrededor de un 15% durante el confinamiento, según ha informado Foreign Policy.

Bajo una intensa presión económica, el presidente Hassan Rouhani comenzó a aliviar parcialmente el confinamiento el 20 de abril, a pesar de que el país aún registraba unos 1.300 nuevos casos por día.

Hasta el viernes, el país ha registrado 114.533 casos y 6.854 muertes por el virus.

Un camarero tomando nota de un pedido en la terraza exterior de un restaurante en Beirut, Líbano, el 11 de mayo de 2020, después de la reapertura del país.
Un camarero tomando nota de un pedido en la terraza exterior de un restaurante en Beirut, Líbano, el 11 de mayo de 2020, después de la reapertura del país. Mohamed Azakir/Reuters

El Líbano ordena un nuevo confinamiento de cuatro días

El miércoles por la noche, días después de levantar su confinamiento, el Líbano impuso un nuevo confinamiento de cuatro días debido a un aumento de nuevos casos.

Desde mediados de abril, el país había notificado menos de diez nuevos casos por día. Pero el 7 de mayo, los nuevos casos diarios aumentaron a 34.

Para entonces, el país había pasado sólo una semana desde la reapertura de bares, restaurantes, peluquerías, lugares de culto y algunos lugares de trabajo al aire libre.

Leer más: Rociar las calles con desinfectante no elimina el coronavirus y puede ser perjudicial para la salud, según alerta la OMS

Al anunciar las nuevas medidas, el primer ministro Hassan Diab culpó a las personas que no siguieron las directrices, según la Agencia France-Presse.

El país ha evitado en gran medida un brote masivo, reportando sólo 886 casos y 26 muertes hasta el jueves.

A pesar de ello, impuso una estricta ley a nivel nacional el 21 de marzo e incluso prohibió el ejercicio al aire libre, según The Independent.

El nuevo confinamiento se ha impuesto principalmente para que se realicen más pruebas, apuntó Diab. El país permitirá que las farmacias y los supermercados continúen abiertos.

Las fronteras del país permanecen cerradas.

Un hombre pasa a través de una puerta de auto-esterilización en una entrada de la Kaaba y la Gran Mezquita, la Meca, el 8 de mayo de 2020.
Un hombre pasa a través de una puerta de auto-esterilización en una entrada de la Kaaba y la Gran Mezquita, la Meca, el 8 de mayo de 2020. STR/AFP/Getty Images

Arabia Saudí ha levantado su confinamiento con motivo del Ramadán

Arabia Saudí ha suavizado su cierre con motivo del mes que se celebra el Ramadán, y planea reforzarlo cuando termine.

El país inició el confinamiento el 29 de marzo, cerrando oficinas, esterilizando calles e imponiendo un toque de queda con una multa de 800 dólares por incumplimiento, según Reuters. La Gran Mezquita de la Meca fue cerrada a todos excepto a unos pocos visitantes, según Al-Jazeera.

El cierre se flexibilizó el 24 de abril, según informó la cadena CBS, justo antes del Ramadán, una época muy sociable en la que las familias y los amigos se reúnen para comer juntos después de ayunar durante las horas del día.

La gente fue autorizada a salir entre las 9 a.m. y las 5 p.m., y algunas tiendas y centros comerciales reabrieron, según AFP.

El 3 de mayo, los nuevos casos subieron a unos 1.600, y han aumentado desde entonces. Y el jueves, el país registró unos 2.000 nuevos casos, la cifra más alta de su serie histórica. El país ha registrado hasta ahora más de 46.000 casos.

El país planea imponer un nuevo toque de queda de cinco días a partir del 23 de mayo, cuando los musulmanes celebren el Eid al-Fitr, que marca el final del mes sagrado del Ramadán. Aún está por verse si ayudará a frenar los nuevos casos.

Y además