Pasar al contenido principal

El coronavirus podría impulsar el mercado de la carne falsa mientras está llevando al límite a las procesadoras cárnicas

El coronavirus podría impulsar más el mercado de la carne falsa a base de plantas
Un chef hace hamburguesas con carne de origen vegetal de Impossible Foods en la segunda Exposición Internacional de Importación de China (CIIE) en Shanghai, China, 6 de noviembre de 2019. Aly Song/ Reuters
  • El pasado año el mercado de la carne a base de proteínas vegetales experimentó un verdadero boom con productos de este tipo copando menús de restaurantes y lineales de supermercados.
  • La pandemia podría hacer pensar que esta industria se verá afectada y tendrá que pisar freno para 2020.
  • Algunos analistas así lo consideran, basándose en la idea de que gran parte de su negocio radica en restaurantes que ahora han visto amenazada su continuidad.
  • Pero lo cierto es que las principales compañías de "carne falsa" están readaptándose a la nueva situación. Con numerosos acuerdos con supermercados y con el ojo puesto en China un mercado prometedor.
  • A su vez la industria cárnica adolece de buena salud durante el brote. 
  • En EEUU, Donald Trump ha obligado a las procesadoras cárnicas a mantenerse abiertas para asegurar la continuidad de la cadena de suministro. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El 2019 fue sin duda el año de los productos a de "carne que no es carne". Los alimentos basados en proteína vegetal que emulaban el sabor cárnico parecían dispuestos no solo a conquistar el mercado vegano, sino a seducir a los paladares más carnívoros.

Las empresas más conocidas a este respecto, Beyond Meat e Impossible Food no cesaban de conquistar con sus artículos menús de restaurantes y lineales de supermercados.

El inicio de 2020 parecía continuar con este boom, con Ikea anunciando una versión de carne falsa de sus icónicas albóndigas y Lidl lanzando su propia hamburguesa a base de plantas.

Pero el estallido de la pandemia y el impacto de esta en la economía parecen haber dejado pocos sectores sin arrasar. ¿Podría ser el de la carne a base plantas uno de ellos?

Las primeras intuiciones podrían llevar a pensar que no. Por un lado, el riesgo de una futura crisis puede colocarlos como un objeto premium que desechar de la lista de la compra.

Por otro, gran parte de su negocio se basa en su colaboración con restaurantes y cadenas de comida rápida. Con la mayoría de estos locales cerrados por los bloqueos, es de esperar que el negocio de compañías como Beyond Meat o Impossible Food, las dos más famosas, se haya visto resentido.

Este pasado lunes el analista de UBS, Steven Strycula, rebajó la calificación y el precio objetivo de las acciones de Beyond Meat. Bajo su opinión, los inversores "no están lo suficientemente preocupados por el impacto de Covid-19, la recesión y la nueva competencia para el inicio de la carne alternativa". 

El analista estima que en torno a la mitad del negocio de Beyond Meat provienen el servicio de alimentos, restaurantes y similares. Y dadas las medidas actuales, y los cambios que habrá en el futuro, no confía en que un aumento en las cesta de la compra pueda compensar estas pérdidas.

El coronavirus pone en jaque a la industria cárnica en EEUU

Pero frente a esto, el sector cárnico, que podrían entenderse como uno de sus principales rivales, tampoco pasa por su mejor momento.

Este mismo martes, el presidente de EEUU, Donald Trump ordenó que las plantas cárnicas debían mantenerse abiertas. 

"Dado el alto volumen de carne y aves procesadas por muchas instalaciones, cualquier cierre innecesario puede tener rápidamente un gran efecto en la cadena de suministro de alimentos" indica la nueva orden del presidente de los EEUU.

Con esta orden se pretende evitar la escasez de estos alimentos en los supermercados. Previo a la medida, una veintena de procesadoras cárnicas habían cesado su actividad en EEUU como consecuencia  del brote.

Leer más:6 startups españolas que están llamadas a transformar la forma en la que comemos

La medida obliga así a estas empresas a permanecer activas a pesar de colocarse como un posible foco de contagios.

Según datos del Sindicato Internacional de Trabajadores Comerciales de los Estados Unidos recogido por Politico, 20 trabajadores de procesadoras de carne han muerto por coronavirus y al menos 6.500 han resultado contagiados en todo el país.

Las cifras en consumo también parecen jugar en favor de los productos de carne a base de proteína vegetal en contra de su "rival".

Atendiendo a un análisis de la consultora Nielsen, recogido por Financial Times, "las ventas estadounidenses de sustitutos de carne a base de plantas aumentaron un 200% en la semana que finalizó el 18 de abril, en comparación con el mismo período del año pasado" En contraste el estudio coloca la subida de la carne fresca en el 30%.

Asimismo, como resalta el medio, la producción de esta "carne falsa" está más automatizada y al ser "menos dependiente de la mano de obra, es menos vulnerable a la escasez de personal" que pueden generar tanto las medidas de bloqueo como posibles contagios.

El confinamiento lleva a Impossible Food a apostar por los supermercados

Mujer comprando en el supermercado.
REUTERS/Susana Vera

Conscientes de la necesidad de reinventar su negocio en época de coronavirus, Impossible Foods está promoviendo acuerdos con varias distribuidores y minoristas.  Pudiendo ampliar su presencia más allá del ámbito de la restauración, en un momento tan complejo para esta industria.

"Sabemos que algunos cambios de comportamiento persistirán mucho más allá de la pandemia actual, incluida una dependencia cada vez mayor de la entrega de alimentos y las compras online", afirmó el pasado  22 de baril  el presidente de Impossible Foods, Dennis Woodside en comunicado de prensa donde anunciaba la colaboración de la compañía con el mayorista de alimentos estadounidense Cheetah. 

No es el único acuerdo. La startup de alimentación incorporaba el pasado 17 de abril sus productos de carne a base de plantas a un total de 777 supermercados en distintos estados del país, como recogía TechCrunch.

El miedo al coronavirus potencia la proteína vegetal en China, un mercado en el punto de mira de las compañías de "carne falsa"

Las companías de carne falsa llevan tiempo con la mirada puesta en Asia. En concreto en China, un mercado por explotar que podría reportar grandes beneficios.

El gigante asiático es el mercado cárnico más grande del planetaproduce y consume dos tercios de la carne de cerdo de todo el mundo. Y esto precisamente es lo que puede jugar a favor de estas empresas.

A diferencia de las opciones tradicionales vegetarianas o veganas existentes en el país, los productos de "carne falsa" se colocan como una posibilidad también para el consumidor general que no quiere renunciar al sabor de la carne.

Una ventaja que se potencia en un contexto en el que la pandemia ha llevado a buena parte de la población china a desconfiar de los alimentos de origen animal.

Así lo remarca el Foro Económico Mundial, asegurando que la demanda de proteínas de origen vegetal en el país asiático ha aumentado desde que comenzó el brote de coronavirus.

Según explica el artículo, la nueva enfermedad  está llevando "a algunos consumidores, particularmente en Hong Kong y China continental, a repensar las dietas" optando por opciones vegetarianas.

Leer más: El rival chino de Beyond Meat e Impossible Foods, a la caza de financiación para ganar la batalla de la carne falsa

No es de extrañar por ello que tanto Impossible Food como Beyond Meat mantengan su empeño por introducirse en este mercado a pesar de las dificultades derivadas de la crisis del coronavirus.

Beyond Meat ya daba a conocer el pasado año su objetivo de debutar en China en 2020. Intenciones que parecen no haber sido abandonadas por la pandemia. 

rival chino de Beyond Meat e impossible Food
Una mujer junto a un póster del stand de la compañía de alimentos a base de plantas Beyond Meat en la feria VeggieWorld de Pekín. Jason Lee/ Reuters

Así lo expresaba el propio CEO de la compañía, Ethan Brown, en una entrevista a la CNBC el pasado mes de marzo, en la que no dejaba lugar a dudas.

“Me comprometí a producir a finales de este año en Asia. Lo haremos independientemente de la epidemia de salud que ocurre en este momento " afirmó el CEO.

En un paso más para lograr esto, la compañía debutaba este mes de abril en los menús de Starbucks en China, coincidiendo con la recuperación de la actividad de los negocios tras los cierres temporales por el coronavirus.

Las previsiones también parecen apuntar a que China puede convertirse  en uno de los principales aceleradores del cambio hacia nuevas formas de producción de carne

Estimaciones de Euromonitor, recogidas por Reuters, calculan que el mercado chino de la "carne falsa" podría alcanzar los 11.900 millones de dólares de valor en 2023.

Un negocio prometedor, al que parece que la pandemia podría golpear con menos fuerza que al resto.

Así lo remarca un informe sobre el impacto del coronavirus en el mercado de la carne a base de plantas. De acuerdo a sus proyecciones se espera que este sector crecerá de los 3.600 millones de dólares esperados para 2020 hasta los 4.2 00 millones de dólares en 2021.

Y además