Pasar al contenido principal

Una pandemia de coronavirus podría restar un billón de dólares a la economía mundial y arrastrar a Europa y Asia a una recesión

Un responsable de la OMS presenta un gráfico sobre la expansión del coronavirus

Reuters

  • La Organización Mundial de la Salud ha alertado este lunes de que el coronavirus pueda convertirse en una "pandemia potencial".
  • Si el virus llegase a provocar una pandemia, la economía global podría perder más de 1 billón de dólares (unos 920.000 millones de euros) por el coste de una crisis sanitaria a escala mundial, según una estimación de Oxford Economics.
  • Los expertos prevén que una pandemia de coronavirus tendría consecuencias para el comercio, la inversión, la productividad, el sector turístico y las cadenas de suministro.
  • Además, las consecuencias económicas del coronavirus podrían empujar a la recesión a Alemania, Italia, Japón, Singapur, Indonesia y Malasia y agravar las que ya existen en Hong Kong o Argentina.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La expansión del coronavirus está generando una oleada de pánico financiero que ha provocado el desplome de las bolsas mundiales este lunes y que amenaza con contagiarse a la economía en su conjunto. Pese a que las previsiones iniciales apuntaban a que el virus provocaría un impacto breve y limitado, como el del SARS en 2003, los analistas comienzan a alertar de que las consecuencias del coronavirus podrían ser peores de lo esperado.

Más allá de los mercados y del entorno macroeconómico, cada vez son más las empresas que advierten de las repercusiones del coronavirus en su negocio, debido a la disrupción de las cadenas de distribución que amenaza con desabastecerlas o con dificultar la gestión de su stock de productos. La repercusión del brote es transversal, afectando a compañías automovilísticas, tecnológicas, aerolíneas, minoristas, hoteleras e incluso firmas de alta costura, entre otras.

Leer más: La bolsa de Japón se suma al desplome por el coronavirus, Europa prolonga las caídas y los futuros de Wall Street recuperan parte de las pérdidas del lunes

Ante este panorama, expertos e instituciones se están esforzando por anticipar el impacto económico que puede alcanzar el coronavirus. Así, mientras la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, ha anticipado que, si se consigue contener el brote, la economía mundial perderá apenas una décima, desde Oxford Economics han estimado que el impacto podría ser hasta 13 veces mayor si el brote se convierte en una pandemia, como alertaba recientemente la Organización Mundial de la Salud.

En caso de que el coronavirus provoque una crisis sanitaria a escala global, el informe de Oxford Economics ha cifrado el coste de la pandemia en 1 billón de dólares (unos 920.000 millones de euros), que equivale a un 1,3% del crecimiento económico mundial previsto para este año. Esta merma se produciría, según los analistas, por las consecuencias del virus en el comercio, la inversión, la productividad, el sector turístico y las cadenas de suministro.

Otras previsiones se mueven en la misma línea, centrándose en el hecho de que es la economía china la que más va a sufrir las consecuencias del coronavirus y que supone un 20% del PIB mundial. Ese es el caso de la agencia Dun & Bradstreet, que estima que, si no se controla el virus antes del verano, el crecimiento de China podría reducirse hasta un 3% y el de la economía mundial caería un 1%, debido a que 5 millones de empresas de todo el mundo tienen al menos un proveedor chino.

De este modo, la crisis del coronavirus podría agravar la ralentización que está experimentando el crecimiento económico mundial desde finales de 2019. De hecho, los datos de PIB del último trimestre de 2019 que se dieron a conocer a mediados de febrero han ahondado aún más en el frenazo, con Japón dejándose un 6,5% de su PIB, su mayor caída en 6 años, y con Alemania y la eurozona experimentando su menor tasa de crecimiento desde 2013

Leer más: Las aerolíneas perderán más de 27.000 millones de euros por el coronavirus, aunque el 95% del impacto lo sufrirán las compañías asiáticas

Mientras, otros países están recortando sus previsiones ante el avance del coronavirus. Así, Tailandia rebajó más de un punto sus expectativas para 2020 tras registrar en 2019 su menor avance en 5 años, Nueva Zelanda ha recortado las suyas un 0,2% y Singapur, tras recortar su estimación del rango entre el 0,5% y el 2,5% a oscilar entre un retroceso del 0,5% y un avance del 1,5%, ha dejado la puerta abierta a una posible recesión.

Esa posibilidad es una amenaza clara para la economía italiana, que ya cayó en recesión a mediados de 2018 y que, según los datos provisionales de la oficina estadística italiana, volvió a contraerse en el último trimestre de 2019, hasta un retroceso interanual del 0,3%. Así, salvo que Italia retome la senda del crecimiento entre enero y marzo de 2020, un periodo en el que está sufriendo el impacto directo del coronavirus en su región más próspera, el país volverá a entrar en recesión.

Y además