Pasar al contenido principal

Empleo, inversión, seguridad jurídica y apoyo a empresas: qué propone la banca para la recuperación económica tras el COVID-19

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander. Reuters
  • Los presidentes de los 6 mayores bancos de España han presentado sus propuestas para la recuperación tras el coronavirius en un encuentro de la CEO para analizar el futuro económico tras el coronavirus.
  • Los máximos dirigentes de Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell e Ibercaja han respaldado las líneas de avales para empresas y la aplicación de ERTE por parte del Gobierno, aunque insistiendo en la necesidad de mantener este apoyo durante la recuperación y de que haya un plan europeo de recuperación.
  • Además, han reclamado medidas para fomentar la inversión y el empleo y avanzar en el proceso de reformas partiendo del diálogo social y el consenso para sentar las bases de un nuevo modelo productivo más resiliente e inclusivo.
  • Por otra parte, también han insistido en la necesidad de mantener la seguridad jurídica y la estabilidad presupuestaria y han rechazado cambios fiscales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La patronal CEOE ha inaugurado este lunes una cumbre empresarial centrada en la recuperación de la crisis provocada por el coronavirus, denominada Empresas españolas liderando el futuro y que acogerá a los líderes y representantes de 23 sectores de la economía hasta el próximo jueves 25, cuando su presidente Antonio Garamendi presentará las conclusiones del encuentro junto al presidente de Inditex, Pablo Isla.

El primer sector en protagonizar esta cumbre ha sido el bancario, con un encuentro virtual en el que los presidentes de las 6 mayores entidades del país, Ana Botín de Banco Santander, Carlos Torres Vila de BBVA, Jordi Gual de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri de Bankia, Josep Oliú de Banco Sabadell y José Luis Aguirre de Ibercaja, en el que ha presentado sus impresiones y propuestas sobre la recuperación.

En líneas generales, los presidentes de los 6 mayores bancos de España han respaldado las medidas puestas en marcha por el Gobierno, como las líneas de avales del ICO a empresas, pymes y autónomos o los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), y por las autoridades europeas, incluyendo la liquidez desplegada por el Banco Central Europeo o la propuesta de la Comisión Europea para un plan de recuperación.

Leer más: El coronavirus da un empujón digital a la banca: los canales online dan un salto generacional y se abren paso entre los clientes de más edad y las entidades se abren al teletrabajo

Sin embargo, han reclamado más medidas para fomentar el empleo y la inversión, además de iniciativas concretas para sectores como el turístico, aunque marcándose el diálogo social y el consenso como meta para lograr esas reformas que permitan un crecimiento inclusivo y resistente a futuras incertidumbres. No obstante, también han hecho hincapié en el mantenimiento de la seguridad jurídica y en rechazar posibles cambios fiscales.

De este modo, la presidenta del Santander, Ana Botín, ha defendido en su intervención que "el reto es minimizar la intensidad y duración de la recesión sin generar caídas de renta y manteniendo el máximo empleo digno" a través del apoyo a las empresas. Ha asegurado que el Gobierno y los agentes sociales "han respondido mejor que en 2008", destacando que los ERTE "han permitido parar el primer golpe de la crisis" y recuperar empleo tras el inicio de la desescalada.

Botín ha propuesto 2 medidas para apoyar a las empresas y fomentar el empleo: políticas de Estado que permitan a las empresas invertir y generar empleo, dentro de las que incluye un plan de choque para apoyar la temporada turística "que salvará a muchas empresas", y un plan de ayuda de compra de vivienda para jóvenes que permita "dar acceso a 500.000 familias a su primera vivienda", destacando la precariedad entre los menores de 30 años.

Por su parte, el presidente de BBVA, Carlos Torres, ha afirmado que "es urgente reactivar la economía, aprender a convivir con la epidemia y recuperar la normalidad económica", al tiempo que ha pedido "extender y ampliar" el apoyo público a las empresas y a los trabajadores despedidos o afectados por ERTE, reconociendo el consenso que generan estas medidas y el ingreso mínimo vital recientemente aprobado.

No obstante, Torres ha apostado por avanzar en prioridades a largo plazo, como los objetivos de desarrollo sostenible y la digitalización, recalcando que "la iniciativa privada es clave para empleo y para que la sociedad funcione". Además, ha pedido una "fiscalidad inteligente" y mantener las cuentas saneadas y ha defendido que "es crucial la respuesta europea", respaldado la propuesta de la CE y reclamando más avances en la unión bancaria.

Leer más: Por qué los bancos están esquivando los ERTE por el coronavirus: su actividad se mantiene, las plantillas ya están ajustadas y aumentan sus reservas al suspender el dividendo

El máximo dirigente de CaixaBank, Jordi Gual, ha insistido también en la importancia del papel que está jugando la UE en la recuperación de la crisis del coronavirus, "más que en la gran recesión y durante la crisis de deuda", destacando las medidas del BCE y el refuerzo a la unión fiscal que supone la propuesta de la CE, señalando que "si a Alemania le va bien, a España le irá bien". Sin embargo, Gual ha puntualizado que "en tiempos de crisis, se echa en falta que la UE no tenga un Tesoro propio, como Estados Unidos".

Gual ha asegurado además que "ya se ven señales de recuperación", para las que ha pedido "que gane tracción con medidas en las que participemos todos". Respecto a las medidas de apoyo, ha propuesto que se dirijan a los sectores más afectados, "que sufren cambio estructural de modelo de negocio y deben recibir ayudas e inyecciones de calidad", dentro de un contexto de colaboración público-privada y de prevención de riesgos.

Mientras, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, ha sido el más beligerante en su rechazo a la puesta en marcha de nuevos impuestos que puedan afectar al sector, asegurando que es "contraproducente que se nos pidan más impuestos o requerimientos, si el sector financiero no es rentable el problema es para todos", dado que considera que no podrán financiar a familias y empresas y que daña la seguridad jurídica y la inversión.

Goirigolzarri ha defendido que "el futuro de la banca es el futuro de la economía española", por lo que ha pedido incrementar la productividad y retener el talento y las inversiones productivas. Además, ha urgido a "mejorar la empleabilidad para afrontar retos futuros", de modo que la universidad y la Formación Profesional respondan al mercado de trabajo y se refuercen las políticas activas de empleo.

Para Josep Oliú, la respuesta gubernamental a la pandemia ha sido "correcta y progresiva, pese a ser un fenómeno exógeno que nadie podía prever", poniendo en valor la reacción de bancos y sector público con los ERTE y los avales del ICO "para no romper las cadenas de pago y evitar un aumento del paro". Además, ha defendido que "estamos en momento de inflexión, hoy necesitamos un marco de actuación estable y predecible".

Leer más: 3 gráficos de Santander que muestran cómo ha impactado ya el coronavirus en los bancos y advierten del efecto que tendrá en las entidades y en la economía 

Pese a que Oliú no ha propuesto medidas concretas, ha asegurado que la pandemia ha demostrado la importancia de la colaboración público-privada y del sector bancario con las empresas para "que las ayudas se otorguen de forma eficaz para mantener el empleo y la sociedad del Bienestar". El presidente del Sabadell ha priorizado además que "la temporalidad de las ayudas", señalando que,"no sería bueno que se enquistasen".

Por último, el presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, ha destacado las diferencias de gravedad y reacción del sector financiero entre la crisis actual y la que comenzó en 2008, resaltando que "el sector financiero es hoy más solvente y es parte de la solución". Además, ha respaldado las medidas puestas en práctica para paliar la crisis por el Gobierno y el BCE, al tiempo que ha previsto que "se materializará el apoyo europeo".

Aguirre ha propuesto cómo restaurar la confianza de la ciudadanía en la recuperación de sus empleos tras 3 meses de parón mediante el apoyo público y privado, aunque defendiendo la "transformación de sectores críticos" para los que ha reclamado formación ligada al empleo y la exportación como clave. No obstante, ha defendido que "hará falta mantener los avales públicos" para preservar la solvencia de la banca y que "hay que volver a repartir dividendos para atraer inversores".

Y además