Pasar al contenido principal

Esta empresa de Jaén se ha reconvertido para liderar un proyecto de impresión 3D con más de 9.000 implicados que ayuda a coordinar y suministrar material sanitario a los hospitales para que se protejan del coronavirus

Profesionales con las viseras de Sicnova.
Profesionales con las viseras de Sicnova. Sicnova
  • La compañía suministradora de productos de tecnología 3D, Sicnova, ha puesto toda la logística de su empresa a disposición del movimiento maker que está fabricando equipos de protección para los hospitales. 
  • José Manuel Sánchez, responsable de Desarrollo de Canal de Sicnova  explica a Business Insider España, cómo están ayudando a 10.800 impresoras de todo el país a obtener los materiales y el asesoramiento necesario. 
  • La iniciativa ha logrado desarrollar una plataforma en la que participan más de 9.000 personas e identidades. 
  • Muchos proveedores de Sicnova han decidido donar sus materiales a la iniciativa, que está realizando las entregas de forma gratuita. 
  • Aunque los recursos de la compañía solucionan los problemas de logística y abastecimiento, la validación de los productos sigue siendo un desafío. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Sicnova es una suministradora de productos de tecnología 3D de Jaén, un negocio en el que empezó hace 14 años y que le ha proporcionado una amplia red de fabricantes y proveedores con los que ahora está contando para asegurarse de que los makers que fabrican productos de protección para combatir la crisis del coronavirus cuenten con todo lo necesario. 

Con una carpeta de clientes que incluye a empresas como Airbus, Volkswagen o Navantia, ahora Sicnova ha puesto toda su red logística a disposición de una multitud de iniciativas y empresas que trabajan para hacer llegar productos de protección a los colectivos más necesitados durante esta pandemia, como los profesionales sanitarios o los centros de mayores, mediante la impresión 3D. 

Sicnova lidera así una plataforma nacional que se ha convertido en un proyecto colaborativo que cuenta con el apoyo de más de 9.000 personas y entidades, como la Fundación Cajamar. 

"Hace unos 10 días el movimiento maker se lanzó a producir EPIs y respiradores, especialmente a raíz de las noticias de iniciativas similares en Italia", explica José Manuel Sánchez, responsable de Desarrollo de Canal de Sicnova a Business Insider España

La experiencia de Sicnova en el sector le hizo advertir que "no todo es válido en el mundo médico ni todo el mundo tiene la capacidad necesaria", recuerda José Manuel Sánchez. 

Además, la organización de la comunidad de makers en foros y canales de Telegram se volvía cada vez más caótica a medida que aumentaban el número de voluntarios dispuestos a participar. 

Leer más: Un hospital italiano está conectando máscaras de buceo de Decathlon a los respiradores de los pacientes críticos de coronavirus para mantener con vida a más enfermos

Ordenar el caos y garantizar el abastecimiento de productos validados 

La Policía Local de Linares recoge viseras en las instalaciones de Sicnova para repartirlas.
La Policía Local de Linares recoge viseras protectoras en las instalaciones de Sicnova para repartirlas Sicnova

"Lanzamos una plataforma para poner orden con la intención de localizar las impresoras disponibles y las solicitudes de los demandantes", explica Sánchez.

Ahora mismo, la página web de Sicnova recoge un mapa en el que se puede conocer qué solicitudes hay en una provincia y cuántas impresoras 3d hay para darles solución.

Además Sicnova ha reunido a un equipo de expertos ingenieros, médicos y químicos para atacar la validación de los productos desde el frente técnico, de las necesidades hospitalarias y la idoneidad de los materiales. 

Para el responsable de Sicnova, esto era muy importante, ya que "utilizar el material erróneo puede acabar agravando el problema del paciente", asegura. 

Desde el principio han contado con la producción de Smart Materials 3D, pero cuando el número de impresoras que querían alcanzó las 10.800, entendieron que tenían que sumar algún fabricante más y dentro de poco contarán con sus proveedores europeos. 

"Desde el miércoles pasado hemos realizado unos 500 envíos diarios y mañana esperamos pasar a 1.000", asegura Sánchez. 

Leer más: Nannyfy reorienta su negocio por el coronavirus y factura en marzo lo mismo que en todo 2019: ahora las canguros de esta startup española dan clases por videollamada y vigilan a tus hijos

La validación de los productos sigue siendo un escollo 

La semana pasada, la Comunidad de Madrid aprobó los protocolos de Coronavirus Makers, integrantes de la red Sicnova, para fabricar viseras de protección. La autorización fue revocada unos días después y la Consejería alegó que las viseras no habían sido aprobadas por la Agencia Española del Medicamento y de Productos Sanitarios (AEMPS).

"A día de hoy no hay ningún archivo validado oficialmente", señala, pero asegura que "estamos hablando con administraciones públicas a un alto nivel" para que las negociaciones lleguen a buen puerto. 

La mayoría de productos que están fabricando los makers a los que Sicnova da soporte son viseras de protección, ya que han elegido alejarse de los productos más complejos como los respiradores o que requieren de materiales muy concretos como las mascarillas. 

De cara a obtener la validación de algún modelo a corto plazo, Sánchez asegura que son "optimistas". 

El responsable recuerda que, desde Sicnova no solo han puesto a disposición toda su red de proveedores y logística, sino también su equipo de asesoramiento y el teléfono de contacto de su soporte técnico para resolver las dudas y garantizar que todos los productos se fabrican bajo los estándares adecuadas. 

"Hemos reconvertido toda la empresa con un fin social", asegura Sánchez. 

Leer más: La carrera de la investigación española para buscar la vacuna contra el coronavirus, desde dentro: "La ciencia es la que nos va a sacar de esto"

Las donaciones están permitiendo realizar la entrega de forma gratuita 

"Lo que queríamos desde el principio es canalizar toda la energía solidaria de todas las iniciativas anónimas dotándoles de los mejores recursos pero sin altos precios", explica Sánchez. 

Cuando empezaron a tirar de sus contactos, se encontraron con que muchos proveedores estaban dispuestos a donar los materiales de forma gratuita, a precio de coste o "haciendo importantes descuentos". Además, han empezado a recibir donaciones de numerosas empresas, sin detallar la cifra. 

Gracias a ello, "las entregas se están haciendo de forma gratuita, y podrá mantener el ritmo toda la semana", asegura Sánchez. A partir de la semana siguiente no lo tiene tan claro.

"Las donaciones no van a poder seguirle el ritmo a la demanda", lamenta, "la idea es que tenga el menor coste posible pero quizá tengamos que empezar a cobrar algo". 

El mismo Ayuntamiento de Linares ha participado con una dotación económica y reclutando voluntarios que se suman a los esfuerzos de la fuerza laboral de Sicnova para empaquetar y enviar los pedidos. 

"Nuestra empresa ya no existe", asegura. Hasta que termine la pandemia del coronavirus, la compañía continuará con su nueva actividad. 

Y además