Pasar al contenido principal

Una farmacéutica de un hospital madrileño con más de 300 casos activos de coronavirus: "Podríamos entrar en desabastecimiento de ciertos medicamentos si los contagios siguen aumentando"

Irene Sollano, farmacéutica en un hospital madrileño.
Irene Sollano, farmacéutica en un hospital madrileño. I. S.
  • Business Insider España quiere presentarte a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención y que, quienes tienen que quedarse en casa para frenar la expansión del brote de coronavirus, tengan cubiertas sus necesidades básicas.
  • Médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores, quiosqueros, conductores de autobús... La lista es larga y su labor merece un reconocimiento de toda la sociedad.
  • Acudiendo a su trabajando y desempeñando sus funciones con normalidad permiten que nuestro sistema funcione en este escenario inédito en España. A cambio, sólo piden una cosa: que te quedes en casa, que salgas a la calle únicamente lo imprescindible. Es la manera de conseguir frenar el COVID-19. 
  • Si eres uno de ellos nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

“No preveíamos que fuese a afectar tanto a tantos niveles”.

Irene Sollano es farmacéutica en un hospital madrileño y jamás se imaginó que, en su primer año de residente, tendría que afrontar una crisis sanitaria de la magnitud de la que vive hoy España con la pandemia del coronavirus.

Su trabajo, como el del resto de profesionales que acuden cada día al hospital, es fundamental para tratar a los pacientes que necesitan atención médica. Los enfermos han saturado las urgencias y también han llevado al límite las unidades de cuidados intensivos, lo que ha obligado a buscar soluciones alternativas como la creación de un macrohospital en Ifema para tratar a los pacientes más leves y, así, aliviar un poco el panorama en el resto de centros.

La formación a los residentes se ha paralizado porque, ahora mismo, solo existe un objetivo: salvar al mayor número de pacientes posible. “Nos hemos tenido que amoldar a la situación, los residentes que estaban en las plantas han vuelto a la farmacia para echar una mano porque la carga de trabajo es muy grande estos días", explica Irene, que lleva solo unos meses como residente pero se encuentra en la primera línea de batalla contra el coronavirus, en un hospital con más de 300 casos activos.

En su día a día elabora la medicación para los pacientes del hospital, siempre de manera "segura" y "correcta", lo que incluye ponerse unos equipos de protección individual (EPIs) como guantes, mascarillas y batas que actualmente son un bien muy preciado. "El hecho de no disponer del material suficiente nos complica mucho el trabajo, además de hacerlo peligroso", advierte.

Mientras el resto de España repasa con desasosiego cada día las cifras de contagiados y fallecidos de Sanidad, el panorama en el hospital cambia casi por minutos. "La situación es algo caótica, trabajamos según las necesidades del momento; según avanza el virus vamos cambiando bastantes aspectos de la farmacia para cubrir las necesidades del hospital”, cuenta.

"No preveíamos que fuese a afectar tanto a tantos niveles", confiesa Irene ante una pandemia que ha golpeado con especial dureza a España, solo superada por Italia en número de fallecidos.

Eso provoca que, a veces, el propio personal sanitario se vea desbordado al tener que intentar buscar soluciones para tantos contagiados: "Cada día hay más problemas a nivel asistencial: faltan camas, medicación, personal, es un poco locura todo".

Para tratar a los enfermos, los hospitales están utilizando en algunos casos una medicación que también se usa para pacientes con dolencias crónicas, por lo que los sanitarios deben tener cuidado para que nadie se quede sin medicinas. “Al final hay muchísima gente infectada, los medicamentos se tienen que elaborar y esto necesita su tiempo. Podríamos entrar en desabastecimiento de ciertos medicamentos si los contagios siguen aumentando”, explica Irene. De hecho, la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) ya está regulando esta situación para evitar un posible desabastecimiento.

“Si algo tengo que destacar es el compañerismo. Somos un equipo y nos intentamos ayudar, apoyarnos, cubrirnos. Las guardias están siendo especialmente duras y estresantes, por lo que es necesario contar con alguien que pueda apoyarte”, recalca Irene. Su día a día como residente ha quedado ahora a un lado y, al igual que sus compañeros, trabaja como una más para intentar ofrecer siempre la mejor solución a los enfermos.

Pero esa guerra diaria contra el coronavirus no es una misión sencilla. Ni en el plano físico ni tampoco a nivel mental: “Cuando acabas y llegas a tu casa, lo único de lo que tienes ganas es de llorar”.

Por eso, miles de españoles salen cada día a sus balcones, terrazas y ventanas para dar un aplauso a todos los profesionales sanitarios que se están dejando la piel para combatir una situación de extrema emergencia que ha paralizado por completo el país.

Ellos, a cambio, solo te piden una cosa: que te quedes en casa.

"Yo creo que la gente lo está haciendo muy bien. Veo que de verdad se están esforzando por seguir las recomendaciones y quedarse en casa", explica Irene.

"Todos los sanitarios agradecemos muchísimo que nos ayuden permaneciendo en sus viviendas. Siempre hay algún rezagado, pero lo importante es actuar todos juntos y pensar en sociedad, como si fuésemos uno solo. Es bonito ver cómo cada uno esta aportando su granito de arena para vencer a este virus y los sanitarios nos sentimos orgullosos de ello", subraya.

 

Este testimonio es parte de una serie especial de Business Insider España que trata de poner cara a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención o cubriendo las necesidades básicas de la población con su trabajo. Son médicos, enfermeros, auxiliares y administrativos pero también limpiadoras, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores o conductores de autobús. A cambio de su trabajo solo piden una cosa: que te quedes en casa y salgas a la calle solo lo imprescindible para frenar los contagios.

Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del correo electrónico o mediante mensajes privados en nuestras redes sociales vía Twitter, Facebook, o Instagram. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 

Más héroes anónimos en Business Insider España:

Y además