¿Ha pasado ya lo más grave del coronavirus? Los expertos analizan si la variante Delta es la peor que vamos a sufrir

Un miembro del SAMUR vestido con un traje protector durante la pandemia del coronavirus

REUTERS/Juan Medina

  • La Organización Mundial de la Salud ha calificado a Delta como la variante más peligrosa hasta la fecha.
  • Delta es probablemente más transmisible y potencialmente más mortal que cualquier otra variante de coronavirus descubierta hasta ahora.
  • Los científicos se preguntan si el virus ha alcanzado su pico, aunque es probable que sea demasiado pronto para saberlo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ninguna variante de coronavirus detectada hasta ahora es más preocupante que Delta, la cepa identificada por primera vez en India en febrero. A este respeto, funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmaron al comienzo de la semana que Delta es la variante más peligrosa de las detectadas hasta la fecha, ya que se propaga con mayor facilidad que otras variantes y puede dar lugar a casos más graves entre personas no vacunadas.

"Delta es una variante superdifusora, la peor versión del virus que hemos visto", tuiteó la semana pasada Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute, una entidad sin ánimo de lucro que se dedica al estudio de los avances científicos. 

Es posible, sin embargo, que Delta sea lo peor que el coronavirus nos tiene reservado. En otras palabras, el virus, según opinión de algunos expertos, puede haber alcanzado lo que los epidemiólogos llaman "pico de aptitud", es decir, su mayor punto de peligrosidad.

Topol y el virólogo italiano Roberto Burioni exploran este escenario en un artículo publicado en la revista Nature. En él defienden que es probable que el virus llegue a un punto en el que ya no mute para ser más infeccioso. En ese caso, explican, "una variante final prevalecerá y se convertirá en la cepa dominante, experimentando solo variaciones ocasionales y mínimas". 

Es demasiado pronto para saber si eso ha ocurrido, ya que Delta aún no es dominante en todo el mundo. Pero es probable que lo sea pronto, pues esta variante se ha detectado en más de 80 países hasta ahora y es dominante ya en la India y en Reino Unido.

Cómo las variantes del coronavirus llamadas "mutantes de escape" amenazan con destruir todos nuestros avances

"Lo que está claro es que Delta está llegando a su cima de aptitud. Si está o no ya en ella creo que es muy difícil de decir hasta que no veamos más cambios", explica a Business Insider Andrew Read, que estudia la evolución de las enfermedades infecciosas en la Universidad de Pensilvania.

"Si Delta se extiende por todo el mundo y nada cambia", añade, "entonces sabremos en un año o dos que es la más apta". Las variantes más aptas son las que mejor se propagan.

Hacia una mutación definitiva del coronavirus

El coronavirus muta constantemente de forma relativamente inofensiva, pero de vez en cuando una mutación lo convierte en una amenaza más temible. En estos casos, lo que ocurre es que se desarrolla una nueva variante que puede evadir los anticuerpos generados por una vacuna o a una infección previa. Esto provoca una enfermedad más grave o que se propaga con mayor facilidad

Las nuevas investigaciones indican que Delta cumple al menos dos de esos requisitos.

El organismo de salud británico Public Health England ha descubierto recientemente que Delta, probablemente, se asocia con un 60% más de riesgo de transmisión de coronavirus en el hogar en comparación con Alpha, la variante descubierta en el Reino Unido. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, Alpha ya era un 50% más transmisible que la cepa original.

Los investigadores escoceses también han descubierto que infectarse con Delta duplica el riesgo de ingreso hospitalario en comparación con Alfa, una variante de la que en estudios anteriores ya se dijo que era entre un 30% y un 70% más mortal que la cepa original.

Además, las nuevas investigaciones indican que una sola dosis de vacuna no es tan eficaz contra Delta como contra otras cepas de coronavirus. Los análisis recientes del Public Health England descubrieron que dos dosis de la vacuna de Pfizer se quedaban en un 88% de efectividad para prevenir un coronavirus sintomático de Delta, mientras que una sola inyección era solo efectiva en un 33% de los casos. 

Estos datos se pueden comparar con la eficacia del 95% que dos dosis de esta misma vacuna tienen contra la cepa original y con el 52% que se observó tras una sola inyección.

Pero al coronavirus no le conviene matar a sus huéspedes. Al contrario, la mejor manera de que el coronavirus alcance su máxima aptitud, describieron Topol y Burioni en su artículo, es que simplemente se vuelva más contagioso. Si una variante se propaga rápidamente, explican estos expertos, no hay necesidad de que evada la respuesta inmunitaria del organismo: simplemente, puede saltar a otra persona.

Hasta ahora, Delta es, con mucho, la variante más transmisible. Los casos de Delta en EEUU parecen haberse triplicado en solo 11 días, pasando del 10% de todos los casos secuenciados a principios de junio al 31% la semana pasada, según una estimación recogida por el Financial Times. A este ritmo, los expertos anticipan que Delta se convertirá en la cepa dominante del país en cuestión de semanas. 

Sin embargo, eso no significa necesariamente que el coronavirus haya alcanzado su máximo nivel de transmisión.

9 señales de que algo no anda bien en tu cuerpo que puedes confundir con los síntomas del coronavirus

Read asegura que Delta aún podría mutar para propagarse (lo que define como una variante Delta-plus). También es posible que dos variantes distintas -Delta y Alfa, por ejemplo- combinen mutaciones para producir una cepa aún más infecciosa. Según Read, en un tercer escenario, un linaje completamente nuevo podría sustituir a Delta como variante dominante.

"La mayor preocupación en este momento es el gran número de personas que tienen el virus y, por tanto, el gran número de variantes que se están generando", confiesa Read. "Algunas de ellas podrían ser el premio gordo, es decir, que sean incluso más peligrosas que Delta".

Aun así, lo más probable es, explican los expertos, que todas las vacunas proporcionen al menos cierta protección contra cualquier cepa. "Ninguna vacuna ha visto su efectividad reducida significativamente por ninguna variante. Al menos, no hasta el punto de que no sirviera en absoluto", sentencia Read.

Otros artículos interesantes:

15 cosas que no deberías compartir para evitar contagiarte con el nuevo coronavirus

Qué vacuna es más eficaz contra la variante Delta del coronavirus, que tiene en alerta al mundo

El coronavirus se mueve más rápido que las vacunas en los países pobres: la OMS avisa de que están aplazando la segunda dosis debido a la escasez