Pasar al contenido principal

El coronavirus vuelve a atacar a algunos pacientes que se creían curados: así golpea el COVID-19 durante la recuperación de la enfermedad

Médico le da la mano a un paciente con COVID-19.
REUTERS/Gonzalo Fuentes
  • El comportamiento del COVID-19 todavía guarda muchos secretos para la medicina.
  • Al ser un virus de reciente aparición, la ciencia tiene que seguir indagando y descubriendo más detalles sobre su forma de atacar al organismo.
  • Uno de los fenómenos que más preocupa a los investigadores es el de los pacientes supuestamente recuperados que vuelven a enfermar.
  • Diversos informes confirman la existencia de estos casos. La enfermedad vuelve a aparecer con síntomas, o simplemente en forma de diagnóstico positivo en un test.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Recibir el alta hospitalaria u obtener un diagnóstico negativo en un test de COVID-19 no significa necesariamente que se haya superado la enfermedad. Diversos reportes advierten que algunos pacientes de coronavirus que se creían recuperados han vuelto a experimentar síntomas, o a dar positivo en una de las pruebas de detección.

Este fenómeno resulta extraño para los investigadores y científicos. Los expertos sanitarios de Corea del Sur afirmaron el pasado miércoles que la mayoría de reinfecciones se deben a falsos positivos en los test, es decir, la enfermedad no estaría regresando, sino que se trata de un error en las pruebas de detección.

Esto sucedería porque el test da la voz de alarma al encontrar partículas virales muertas. El COVID-19 no estaría activo, pero sus partículas continúan en el cuerpo humano y son detectadas por las pruebas.

Sin embargo, aunque esta hipótesis fuese cierta, todavía continúan las dudas sobre la posible inmunidad que la enfermedad aporta al organismo. Otros coronavirus, como es el caso del SARS, dejaban una inmunidad de entre 2 y 3 años en los pacientes recuperados. No está claro que vaya a ocurrir lo mismo con el COVID-19.

Además, la hipótesis de los errores en los tests no explica que algunos pacientes vuelvan a tener síntomas semanas después de considerarse recuperados. Bloomberg bautiza este fenómeno como "False Dawn" (Falso Amanecer), y asegura que resulta muy desconcertante para los científicos que están investigando el comportamiento del coronavirus.

Leer más: Así será comprar en Mango tras el coronavirus: control de aforo, cuarentena de 48 horas para las prendas y probadores alternos

Resulta especialmente importante encontrar una explicación firme a las supuestas reinfecciones, ya que resolver este tipo de dudas suponen un paso necesario a la hora de desarrollar una vacuna efectiva.

Según explica Bloomberg, una hipótesis razonable podría ser que el virus resiste durante varias semanas en el organismo, y que puede permanecer oculto sin mostrar síntomas o volver a aparecer de forma inesperada antes de esfumarse por completo. Otra posibilidad es que el COVID-19 cause pequeños coágulos sanguíneos que con el paso del tiempo, si no son debidamente tratados, provoquen complicaciones en un paciente que se consideraba curado.

Que los pacientes no generen inmunidad supondría una mala noticia para el sistema sanitario, ya que los hospitales podrían volver a colapsarse tras dar por finalizado el confinamiento. Además, los pacientes que se empiezan a recuperar o ya no muestran síntomas necesitarían un seguimiento mucho más intenso, para así asegurar que no vuelven a infectarse, lo que precisa una mayor gestión e inversión de recursos.

Las reinfecciones también pondrían en peligro la inmunidad de grupo. Una mala noticia, ya que es una de las vías para detener la pandemia. Algunos estudios afirman que el COVID-19 no desaparecerá hasta que exista una vacuna o se inmunicen dos tercios de la población mundial. Pero si las hipótesis de los fallos en las pruebas de detección o la resistencia del virus durante semanas se muestran erróneas, esta posibilidad se volvería muy complicada.

Y además