Pasar al contenido principal

El Corte Inglés convertirá en outlets los centros comerciales de la periferia que construyó durante el boom del ladrillo

El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa.
El presidente de El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa. El Corte Inglés
  • Durante el boom inmobiliario El Corte Inglés (ECI) se lanzó a construir centros comerciales en la periferia de las ciudades.
  • Pero la estrategia resultaba un fracaso con estos centros registrando continuadas pérdidas.
  • Un nuevo plan para rentabilizar los centro que El Corte Inglés tiene en la periferia pasa por convertirlos en outlets.
  • El primero de estos centros en ser transformado en outlet será centro de Arroyosur (Leganés, Madrid), que supuso una inversión de 200 millones de euros.

Fue durante el boom inmobiliario cuando el entonces presidente de El Corte Inglés (ECI), Isidoro Álvarez, se lanzó a construir centros comerciales en la periferia de las ciudades. Una apuesta que se alejaba del modelo de negocio del grupo, caracterizado por instalarse en los centros urbanos. Sin embargo, la aventura fue un fracaso para ECI, que registra pérdidas en estos centros

Así, en plena campaña de reducción de costes y desinversiones para disminuir la deuda, El Corte Inglés intenta corregir los errores del pasado y darle una nueva vida a estos lugares convirtiéndolos en outlets, según publica Hispanidad.

El plan para rentabilizar los centros de periferia arrancará en el centro de Arroyosur (Leganés, Madrid), que supuso una inversión de 200 millones de euros. Se esperaba que en los alrededores se llevara a cabo un gran programa de actuación urbanística (PAU) dando lugar a una gran cantidad de viviendas. Sin embargo, con la crisis económica se paralizó la operación.

Leer más: El Corte Inglés vuelve a soltar lastre: vende su división de óptica al gigante holandés GrandVision

En Arroyosur ECI invirtió 200 millones de euros en su creación en 2007, y creó 1.526 empleos en el centro más grande del grupo en España, con una superficie de unos 170.000 metros cuadrados. Además, calculó un área de influencia entre las poblaciones de Leganés, Fuenlabrada y Getafe de un millón de personas.

Pese al esfuerzo de la cadena, el centro se encuentra en pérdidas, y por ello será el primero en ser transformado en outlet, un tipo de tienda que está de moda y en la que se venden productos de una o más marcas que están fuera de temporada o tienen alguna tara, por lo que son más baratos.

Referencia en Las Rozas Village y La Roca Village

Para llevar a cabo este cambio de negocio, El Corte Inglés ha fichado a la firma de consultoría estadounidense A. T. Kearney. Además, toman como ejemplo  los outlets de Las Rozas Village (Madrid) y La Roca Village (Barcelona). Este tipo de negocio del outlet cuenta con grandes márgenes, e incluso puede ser de marcas de lujo.

ECI también baraja la idea de convertir alguno de sus locales de la periferia en centros logísticos o en estaciones para la venta electrónica. ​El Corte Inglés se encuentra en pleno proceso de reducción de deuda, por lo que este nuevo modelo de negocio se desarrolla paralelo a la venta de inmuebles con el fin de recortar la misma.

El primer semestre fiscal (1 de marzo al 31 de agosto de  2018) de su ejercicio la deuda financiera neta se coloca en los 3.652 millones de euros. El peligro es que esta operación sirva para pagar deuda, es decir, para desapalancarse, pero no para remontar el negocio. Veremos qué sucede.

Leer más: Repsol se alía con El Corte Inglés para vender electricidad y gas a los clientes de los grandes almacenes

Los grandes almacenes presididos por Jesús Nuño de la Rosa tienen en mente poner a la venta 3.000 millones de euros en inmuebles, muy por encima de los 1.500 millones de euros de activos inmobiliarios que tenían planeado en un principio, acuciado por la difícil situación financiera del grupo.

Además, se plantea la venta de otros activos, como es el caso de las filiales de seguros, viajes e informática, como informó Economía Digital en febrero. No obstante, estas operaciones están todavía en fase embrionaria. “La intención es deshacerse de aquello que no sea el core de El Corte Inglés, pero todavía no se ha decidido el cuándo ni el cómo”, resumen fuentes internas.

El plan de desinversiones obedece a la gran obsesión de Nuño de la Rosa desde que alcanzó la presidencia de la empresa: conseguir el investment grade para una hipotética salida a bolsa futura y tener mayor facilidad para financiarse. Y el primer problema para lograrlo es la abultada deuda que los grandes almacenes arrastran.

 

Artículo Original de Economía Digital

Y además