Pasar al contenido principal

El Corte Inglés estanca sus ventas por primera vez en cinco años y pierde fuerza frente a Mercadona e Inditex

El corte ingles
El Corte Ingles
  • El Corte Inglés estanca sus ventas por primera vez en cinco años, en el ejercicio finalizado el pasado 28 de febrero, con un retroceso del 0,13% en su facturación y se queda en los 12.462 millones de euros.
  • Las divisiones de moda y de alimentación, motores de la facturación del grupo, han sido las que han experimentado un mayor descenso en sus cifra de negocio.
  • Del comportamiento de las cifras de las filiales de viajes, seguros, óptica e informática dependerá finalmente el balance de las cuentas del gigante de la distribución.

El Corte Inglés pierde fuerza frente a Mercadona e Inditex. El titán español de la distribución cierra el ejercicio de 2018-2019, con un descenso del 0,13% en su facturación, y se queda en los 12.462,68 millones de euros. Se trata de la primera caída de la facturación del grupo en cinco años, y ha venido propiciada por su correlativa caída de las ventas en los centros comerciales. 

Lo cierto es que este debilitamiento de las cuenta del grupo responde al impacto de Mercadona en el sector de alimentación y de Inditex en el sector de la moda y han servido para rematarlo las malas cifras que el grupo registró en el mes de febrero, según avanzó El Confidencial.

Así, El Corte Inglés no ha sido capaz de revertir los números rojos con los que arrancó el ejercicio y que achacó a una climatología adversa y poco habitual. Lluvia y frío que coincidieron con el primer trimestre su año fiscal, entre marzo y mayo. Así el grupo cierra en plano pese a que, al viento de cola que parecía que soplaba en sus cuentas durante el tercer trimestre del año y que prometían unas cifras más optimistas.  

Leer más: Quiénes son los fabricantes de la marca blanca de El Corte Inglés

En cualquier caso, el mes de febrero, el último del año fiscal de El Corte Inglés, las ventas de gigante de los grandes almacenes cayeron un 2,56%, hasta los 819,16 millones de euros arrastradas por la división de moda, cuya facturación descendió casi un 5%, y se quedó en los 205,97 millones de euros. Han sido los departamentos de Señora y Caballero los que han registrado unos peores resultados, con bajadas del 5,83% y del 5,52%, respectivamente.

También se ha visto lastrada la división de supermercados de El Corte Inglés, la segunda mayor fuente de ingresos del grupo. Con una caída del 2,2% se quedó en unas ventas de 155 millones de euros. Y es que el gigante de la distribución no ha podido compensar el golpe de Mercadona, que el araña cuota de mercado, ni tampoco el impacto de Amazon, que han resultado en cerca de 4 millones de euros menos. 

Pero no todo son números rojos. La división de Gourmet, aún minoritaria, creció un 3,8%, hasta los 10,77 millones de euros. También repuntó la división de Complementos, un 4,5%; así como la de Hogar y Deportes, que fueron las únicas unidades de negocio con cifras verdes durante febrero. Entretenimiento, Hogar y Electrodomésticos también fueron tractores de la facturación del grupo. 

Pendiente de viajes, seguros, óptica e informática

Del comportamiento de las cifras de las filiales de viajes, seguros, óptica e informática dependerá finalmente el balance de las cuentas del gigante de la distribución. En funcionamiento de estos negocios podría equilibrar, o no, la balanza de los centros comerciales y compensar el retroceso del 0,13%. 

Leer más: 4 cambios de la nueva Mercadona que prepara Juan Roig para no perder la carrera contra Amazon

El grupo de grandes almacenes se encuentra también en proceso de venta de una parte de su cartera inmobiliaria, que podría condicionar la reducción de su deuda en vistas de obtener el grado de solvencia que le permita atraer inversores de calidad. El grupo también ha puesto en marcha la venta de negocios no estratégicos, como su división de óptica, Óptica 2000, al grupo holandés GrandVision. 

Y adelgazará su plantilla

Como parte de este ejercicio para mejorar su solvencia, El Corte Inglés reestructurará sus servicios centrales y recortará parte de su equipo en plantilla, según avanzó El Independiente. El grupo de distribución contrató a la consultora norteamericana AT Kearney para diseñar un plan para adelgazar su área de servicios centrales. La intención es reducir esta división que da empleo a 5.000 personas. 

El titán de la distribución pretende reducir su masa salarial para adaptar su elevada estructura de costes. De hecho, ya el año pasado, lanzó un plan de jubilaciones parciales para empleados con 61 años para el que ha previsto más de 33 millones de euros. 

Te puede interesar