Pasar al contenido principal

El Corte Inglés suma un nuevo cierre de tienda a su estrategia de reestructuración

Jesús Nuño de la Rosa, presidente de El Corte Inglés.
Jesús Nuño de la Rosa, presidente de El Corte Inglés. ECI
  • El Corte Inglés ha comunicado a los sindicatos el cierre de un Bricor en Badajoz. 
  • Además, la cadena está estudiando el cierre de otros ocho centros más. 
  • Esto se suma a los cierres de los centros comerciales de Sevilla y Cádiz. 

El Corte Inglés ya ha comunicado a los sindicatos cuál será su próximo cierre. El plan de restructuración​ pasa ahora por la clausura de un Bricor en Badajoz y, además, el análisis del futuro de otros ocho centros más.

Así lo ha desvelado El Economista, que concreta que entre los centros cuyo futuro es incierto están los de Eibar (Vizcaya), Talavera de la Reina (Toledo), Jaén, Castellón, Córdoba, Albacete, Guadalajara y Xanadú (Arroyomolinos).

No se trata de los primeros cierres de El Corte Inglés. La compañía ya ha cerrado los centros comerciales de Los Arcos (Sevilla) y Bahía Sur (Cádiz), operaciones en las que quiere traspasar los inmuebles a Castellana Properties por un importe que oscila entre los 37 millones de euros.

El Corte Inglés ya explicó en el folleto de su última emisión de bonos en Irlanda que la estrategia que iba a emprender era muy distinta a la de años atrás.

"Desde 2006 hasta 2012 llevamos a cabo una estrategia de expansión intensiva para ampliar nuestra presencia en España", iniciaron, para más tarde añadir que "algunas de estas nuevas aperturas se ubicaron en áreas significativamente afectadas por el período de recesión".

Leer más: Estos son los 11 centros comerciales que El Corte Inglés ha puesto en venta

La compañía reconoce que entre estos centros hay alguno que ha "funcionado por debajo de las expectativas". Por todo ello añadieron que la cadena de almacenes presidida por Nuño de la Rosa podría llevar a cabo "aperturas, transformaciones o clausuras selectivas".

Por qué El Corte Inglés tiene activado el modo cierre

Las operaciones mencionadas se enmarcan en un plan en el que la compañía quiere aplicar una política de contención de gastos a través de la venta de activos no estratégicos. 

El objetivo final es reducir la deuda del grupo, uno de los principales objetivos que de la Rosa se marcó cuando se hizo cargo de la presidencia, en julio de 2018.

De esta forma se disminuirá la dependencia de las entidades bancarias, una petición de las agencias de calificación financieras, que podrán así mejorar la calificación de su deuda y emitir bonos en el mercado de valores.

   

 Artículo Original de Economía Digital

Y además