Pasar al contenido principal

Los millennials ricos están comprando apartamentos en la playa antes que primeras residencias: 3 cosas que debes estudiar antes de comprar una, según una experta financiera

Puede que quieras pensar dos veces antes de comprar una casa de vacaciones.
Jo Ann Snover/Shutterstock
  • Algunos millennials ricos están comprando en Estados Unidos apartamentos vacacionales en lugar de primeras residencias porque las ciudades en las que viven son demasiado caras.

  • Existen tres razones principales por las que la gente considera comprar una residencia vacacional, según la experta financiera Jean Chatzky: frecuentan un área determinada, planean jubilarse o quieren recibir ingresos alquilando.

  • Pero las residencias vacacionales son diferentes a las casas pensadas para vivir todo el año y tienen muchas salvedades. Esto es lo que debes saber antes de comprar.

Algunos millennials ricos que viven en la ciudad están cambiando la compra de primeras residencias por apartamentos de vacaciones: están alquilando en las ciudades en las que viven y comprando casas de campo o apartamentos en la playa porque no pueden permitirse comprar en el costoso mercado inmobiliario de su ciudad, según Farran Powell de The Street.

Esa, ciertamente, no es la única razón por la que la gente está comprando residencias vacacionales, y los millennials no son los únicos que se están apuntando a esta tendencia. Pero comprar una segunda residencia no es una decisión que se deba tomar a la ligera.

"Es importante entender que las residencias vacacionales son diferentes", escribe Jean Chatzky, editora financiera del programa "Today" Show de la NBC, en "Women with Money", el último de sus 11 libros. "Y no solo porque no puedas deducirte los intereses de la hipoteca".

Hay tres razones por las que uno puede considerar la compra de una residencia vacacional, según Chatzky. Esto es lo que debes tener en cuenta antes de decidirte.

Leer más: Cómo se declaran los ingresos de alquileres como Airbnb en la declaración de la Renta

1. Quieres tener tu propio espacio en un lugar que visitas con frecuencia, pero ¿con qué frecuencia lo visitas realmente?

Chatzky y su marido compraron una residencia vacacional en Long Beach Island, Nueva Jersey, que utilizan todos los fines de semana desde mayo hasta principios de septiembre.

Pero incluso si solo usas una casa vacacional a tiempo parcial como Chatzky, una casa sigue siendo una casa. Facturas — incluyendo hipoteca, cuotas de la comunidad de propietarios, servicios públicos, teléfono, etc. — siguen siendo responsabilidades durante todo el año, explica Chatzky. Si vives lejos de tu casa vacacional, también tendrás que pagar a alguien para que revise la casa, añade.

Algunos propietarios de residencias vacacionales también se sienten culpables si quieren irse de vacaciones a otro lugar — puede ser difícil justificar el pago de un viaje cuando ya tienes un lugar al que ir, razona Chatzky.

Aconseja dar a la idea de una casa vacacional un periodo de prueba. Ella y su marido alquilaron en Long Beach Island durante cuatro agostos consecutivos para determinar si valía la pena comprar una casa allí.

2. Estás pensando en jubilarte en tu casa vacacional, pero ¿se adaptará a tu estilo de vida de jubilación?

Sumergirse en el mercado inmobiliario antes de jubilarse puede ser una buena decisión.

"Comprar un lugar de retiro antes de jubilarte tiene beneficios financieros", cuenta Chatzky. Es más fácil conseguir una hipoteca mientras estás empleado, y tendrás más tiempo para pagarla; tendrás tiempo para instalarte en tu casa y hacer las renovaciones necesarias; y podrás determinar el coste de vida en el área, cuenta.

"Las pruebas que debes hacer a una segunda residencia que planeas usar para estos propósitos son todavía más importantes que las pruebas que deberías hacer a la hora de comprar una residencia vacacional", escribe, y explica que el periodo de prueba debe ser más larga que unos pocos días o semanas. "Si todavía te parecen unas vacaciones, no te has quedado el tiempo suficiente".

Durante esta prueba, debes considerar el acceso a la atención médica, los servicios, la cultura y el entretenimiento, el transporte y el tamaño de la casa antes de comprarla, señala Chatzky.

Leer más: 5 millennials españoles que han creado sus propias marcas de moda explican por qué dar el salto a las tiendas físicas es una buena idea

3. Quieres ganar dinero extra pero, ¿has considerado los impuestos?

Las ventajas de tener un flujo de efectivo extra a través de los ingresos de alquiler es a menudo lo que atrae a los millennials que compran una segunda casa en lugar de una residencia principal. Están usando estas casas para construir riqueza y alquilarlas cuando no están dentro de ellas, reporta Powell.

"Con el auge de sitios como Airbnb, HomeAway y VRBO, ganar dinero extra alquilando tu casa de vacaciones nunca ha parecido tan fácil", escribe Chatzky. "Pero eso no significa que sea efectivamente sencillo".

Para empezar debes pensar en declarar los ingresos. Y eso significa pagar impuestos por mucho que seas un particular y no estés realizando una actividad profesional en el ámbito de la hostelería. Además debes cumplir la normativa que tenga la Comunidad Autónoma en la que se ubique la residencia.

A partir de ahí debes saber que los días en los que la vivienda esté alquilada deben figurar en tu Declaración de la Renta como "rendimientos del capital inmobiliario". Debes tributar los ingresos que percibas como explica este artículo y, aunque puedes deducirte algunos gastos, algunos de ellos solo en la parte proporcional al tiempo que ha estado alquilado el inmueble.

"Mantener el lugar alquilado significa analizar en el mercado para estar al tanto de los precios competitivos, asegurarse de que esté limpio y en orden antes de que acudan los siguientes inquilinos, responder a las consultas por correo electrónico y resolver los problemas a medida que surjan", escribe Chatzky.

"En efecto, o bien dedicas una gran parte de tu tiempo a la gestión de esta propiedad o contratas a alguien para que lo haga por ti".

Y además