8 cosas en las que no deberías ahorrar tanto, incluso en medio de una recesión

Recortar gastos.

nicoletaionescu/Getty Images

Foto del redactor Kamila Barca
  • Los expertos en finanzas creen que hay 8 gastos que valen cada céntimo y en los que no deberías recortar tu presupuesto.
  • Durante una recesión, no escatimes en salud mental, con la cobertura de tus seguros ni en gastos médicos.
  • Prioriza la creación de un fondo de emergencia y el pago de las deudas que tengas pendientes.

Una de las mayores preocupaciones financieras de este año es la amenaza de una recesión

En este escenario, al planificar el presupuesto y establecer unos objetivos financieros para los próximos meses, lo más seguro es que empieces a valorar en qué áreas puedes limitar el gasto y acumular liquidez —dinero en efectivo o disponible en tu cuenta corriente— en caso de emergencia.

Si estás empezando a valorar qué deberías recortar y qué no, ten en cuenta lo que los expertos en finanzas creen que realmente vale cada céntimo, incluso durante una recesión.

1. Tarifa de Internet y telefonía móvil

Móviles iPhone en una tienda

Reuters

Al revisar tus gastos fijos mensuales, posiblemente sientas la tentación de llamar a tu operadora de telefonía móvil o Internet para cancelar o reducir tu plan para ahorrar dinero. Pero Gabriel Lalonde, planificador financiero certificado, explica a Business Insider que hacer esto en ese momento puede salirte caro en el futuro.

"Con el aumento de la dependencia de la tecnología y de Internet para la comunicación y el acceso a la información, es esencial disponer de un servicio de teléfono e Internet fiable", dice Lalonde. "Además, no tener esto también puede limitar tu acceso a oportunidades laborales y otros recursos".

Si tienes problemas para llegar a fin de mes y es una factura que necesitas reducir, Lalonde recomienda llamar al mismo proveedor y pedir descuentos o buscar opciones de menor coste con otros proveedores lo más fiables posible.

2. Gastos médicos y asistencia sanitaria

farmacia, dolor, medicamento

Posponer o saltarte algunas visitas a tu médico para no tener que comprar medicamentos o asumir de tu bolsillo algún gasto relacionado no es una opción a la hora de recortar tu presupuesto, menos si dependes de un seguro privado.

Lalonde defiende que invertir en la salud siempre merece la pena, incluso durante una recesión, porque saltarse tratamientos o citas podría provocar el avance de una enfermedad o lesión, y hacerla más cara o difícil de tratar más adelante.

"Incluso con posibles dificultades económicas, hay que intentar mantener la cobertura del seguro y buscar formas de minimizar su coste, como pedir medicamentos genéricos o comparar precios", ejemplifica el experto, que recomienda asegurarse de que la cobertura está al día e investigar cómo puedes hacer esas revisiones al mismo ritmo por el servicio público de salud.

3. Salud mental

psicólogo

Stephanie Genkin, también planificadora financiera certificada, añade que tampoco hay que descuidar la salud mental durante una recesión

"Hay una razón por la que una persona buscó terapia", dice Genkin a Business Insider. "Una recesión económica puede magnificar esa misma razón".

Si tu terapeuta actual no acepta seguro, Genkin sugiere buscar a un profesional de salud mental diferente que sí lo haga, así, si tienes que recortar gastos, este no sea un precio que tengas que asumir.

4. Ciertos tipos de seguros

Accidentes de coche cambio de hora

Getty Images

Al revisar tus gastos, seguramente identifiques un conjunto de seguros diferentes. Antes de recortar ninguno, Marcus Miller, planificador financiero certificado, sugiere mantener las pólizas que cubren sucesos raros y costosos, y no las que cubren gastos que suponen un desembolso pequeño de dinero.

Por ejemplo, el seguro de salud para cubrir tratamientos médicos inesperados, el seguro de vida para garantizar la seguridad financiera de los seres queridos en caso de fallecimiento del titular de la póliza, el seguro de vivienda o de inquilinos para cubrir los bienes personales y la responsabilidad civil por cualquier daño, y el seguro de coche para estar cubierto en caso de accidente. 

Si quieres recortar gastos en seguros, sí te sugiere que prescindas del seguro de mascotas, por ejemplo. También de la garantía del hogar, el seguro de viaje y el seguro de robo de identidad, ya que los costes podrían no merecer la pena por los escasos beneficios que recibes.

5. Alimentación

aceites de oliva, comprar, supermercado

Si eres de los que gastan gran parte de su presupuesto en comida, Jay Nelson, planificador financiero certificado, dice que en lugar de recortar en esta área, seas más estratégico con los alimentos que compras.

Se puede ahorrar dinero comiendo menos veces fuera o comprando comida rápida, ejemplifica, pero cuando se trata de hacer la compra, hay que abastecerse de lo básico y de lo que se necesita para las comidas en casa, especialmente cuando hay descuentos u ofertas en esos artículos.

Para ahorrar dinero en productos de alimentación sin limitar la cantidad que comes cada uno de ellos, recomienda comprar artículos de marca blanca o del propio establecimiento antes que los de marca reconocida, comprar lo que sabes que realmente te vas a comer esa semana, y conseguir artículos congelados que no se echan a perder o que caduquen en un breve periodo de tiempo. 

6. Transporte

ir al trabajo, metro, mujer

Si detectas que gastas mucho dinero en desplazarte por la ciudad, ya sea para ir al trabajo o para hacer recados, Nelson dice que quizá no es algo en lo que puedas recortar tu presupuesto durante una recesión

Tanto si tienes gastos recurrentes relacionados con tu vehículo —como el seguro del coche o la gasolina— como si utilizas servicios de transporte compartido o transporte público, Nelson recomienda encontrar mejores formas de planificar con antelación para utilizarlo sin gastar más de la cuenta.

Puedes valorar con qué frecuencia sueles hacer varias paradas en un mismo viaje, repostar gasolina en un sitio más barato aunque no sea de tu barrio... Y, si es una opción, encontrar maneras de compartir el coche con compañeros de trabajo para poder compartir esos mismos gastos al menos entre semana.

7. Fondo de emergencia 

Mujer joven trabajando con el ordenador

Durante una recesión puede ser tentador querer cambiar la planificación financiera y pausar las contribuciones a la cuenta de jubilación o de inversión a futuro, pero Nelson dice que si no estás totalmente cubierto con hasta 6 meses de gastos, es importante dar prioridad a esta cuenta de ahorros.

"Recorta otros gastos, como ropa y café, y pon ese dinero en un fondo de emergencia para que tengas la libertad de pagar los imprevistos que te vayan surgiendo, en vez de tener que endeudarte en el futuro", apunta. 

8. Pagos de deudas

Clientes sacando dinero en un cajero de CaixaBank

Otro error financiero que Nelson ve a menudo en una recesión son los clientes que dejan de hacer los pagos de las deudas pendientes que tienen. El experto insiste en que este no es un gasto que se deba recortar durante una recesión económica, porque se podría acabar pagando más intereses y sanciones, lo que haría que los pagos fueran más elevados en el futuro.

A la hora de priorizar los recortes, Nelson recomienda recortar gastos en otros ámbitos para garantizar que las deudas se pagan en primer lugar.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.