Pasar al contenido principal

El coste de sufrir un ataque DNS se sitúa en 715.000 dólares de media

Controlando la Ciberseguridad con varios ordenadores
GettyImages

Los ciberataques basados en DNS suponen un importante desafío para las empresas, porque ponen en peligro tanto la continuidad del servicio como la protección del usuario y la confidencialidad de los datos. 

Si a ello le añadimos que se trata de un fenómeno en plena ebullición, tenemos el cóctel perfecto para echarnos a temblar.

Los números de esta tendencia

A lo largo del pasado año, las organizaciones se han enfrentado a una media de siete ataques de DNS que les ha supuesto, en algunos casos, un coste superior a los 5 millones de dólares en daños y perjuicios, según un informe de EfficientIP.

El 77% de las organizaciones europeas encuestadas ha sufrido al menos un ataque DNS en 2018 valorándose su coste en 715.000 dólares de media, cifra que varía en sus estados miembros. Así, Reino Unido ha experimentado un aumento del 105% de los ataques DNS, mientras que las empresas francesas han sido las más perjudicadas económicamente con pérdidas cercanas a los 974.000 dólares por ataque.

Leer más: Las principales empresas españolas dedicadas a la ciberseguridad

Fuera del Viejo Continente, las corporaciones estadounidenses han sufrido un aumento del 82% en sus pérdidas por ataque con una media de 654.000 dólares. Por su parte, en Asia-Pacífico, Singapur ha destacado por tener el coste más alto por ataque, 710.000 dólares, y el mayor aumento, un 85%.

En cuanto a las principales amenazas DNS, éstas han variado en comparación con el año pasado. El malware basado en DNS se ha mantenido como el más popular junto con el Phishing (36%), seguido de ataques DDoS (20%), ataques de Dominio Lock-up (20%) y DNS Tunneling (20%).

De hecho, los ciberataques más conocidos, WannaCry y NotPetya, causaron graves daños financieros y de reputación a organizaciones de todo el mundo debido al papel de misión crítica del DNS. Como consecuencia, dos de cada cinco organizaciones, es decir, el 40%, sufrieron interrupciones de la nube y un tercio (33%) de los encuestados fueron víctimas de robo de datos. Finalmente, una de cada una cinco empresas vieron interrumpido su negocio por ataques de DNS.

Te puede interesar