Esta costumbre que tienes al conducir te pone en peligro y hace que pierdas dinero

Un conductor pisando el pedal del coche

Los pedales son uno de los componentes más delicados de un vehículo. Darles un mal uso supondrá que se desgasten más rápido y que tengas que invertir dinero en hacer reparaciones.

Los pedales no suelen cambiarse, excepto en casos de gravedad, pero si tienen desperfectos es posible que te veas obligado a restaurar piezas como las pastillas de freno.

Y esto te hará rascarte el bolsillo: el coste medio de arreglar las pastillas de freno se encuentra en torno a los 186 euros, dependiendo del taller y de otros factores.

Además, que el embrague, el freno o el acelerador no funcionen correctamente es también peligroso para tu seguridad en carretera, pues no tendrás un buen manejo del coche.

El mejor truco para usar el móvil de forma segura en el coche y librarte de la multa de 200 euros de la DGT

La DGT es consciente de la importancia de los pedales, y por eso ha ofrecido en sus redes sociales una serie de consejos para que los utilices de la forma más óptima posible.

Si sigues estos consejos saldrás ganando en 2 ocasiones: tendrás una conducción más segura y estarás cuidando tu vehículo.

Estas son las recomendaciones de la DGT para cada pedal del coche:

  • Embrague: hay que pisarlo hasta el fondo y soltarlo de manera progresiva, acelerando lo necesario; no lo pises sin motivo, sino cada vez que tengas que cambiar de marcha.
  • Freno: úsalo con suavidad y antelación, aplicando la presión necesaria; nunca frenes antes o dentro de una curva porque vas a desestabilizar el coche. 
  • Acelerador: tienes que usarlo con moderación para reducir el consumo de combustible, si abusas de él tendrás que cambiar de marcha más veces y el desgaste de los pedales será mayor.

Esto no significa que tengas que tengas que evitar pisar estos pedales con fuerza en todas las ocasiones, pues hay momentos en los que resulta necesario.

La DGT explica que utilizar el acelerador con una pisada más enérgica de lo habitual es clave a la hora de efectuar adelantamientos e incorporaciones, ya que te aporta mayor seguridad en dichas maniobras.

Otro consejo que debes tener en cuenta es el de recurrir al freno motor, algo que por norma general está en desuso, pero que te va a ayudar en los descensos prolongados para retener el vehículo sin machacar más de la cuenta el pedal.

Tráfico también ofrece una recomendación para tratar mejor el embrague: consiste en separar correctamente el asiento del conductor.

Esto se consigue dejando la banqueta a una distancia que permita maniobrar de manera cómoda, colocando además la pierna izquierda ligeramente flexionada, sin estirarla. 

Recuerda que los malos hábitos al conducir pueden hacer mucho daño a tu coche, aunque no te estés percatando de ello.

Otros artículos interesantes:

La DGT advierte: así es como tienes que adelantar a los ciclistas para no perder la mitad de los puntos del carnet de conducir

Todo lo que debes hacer al encontrarte una placa de hielo mientras conduces: así puedes evitar accidentes, según la DGT

La nueva ley de la DGT para patinetes eléctricos: estas son las características y obligaciones a cumplir cuando circulas con un VMP

Te recomendamos