La fórmula del listado directo seduce a cada vez más unicornios de Silicon Valley para salir a bolsa: qué ventajas tiene frente a una OPV o al boom de las SPAC

Dos personas vestidas de unicornios en las gradas de un estadio deportivo de Mississippi.
Reuters

Reuters. 

  • Una cotización directa facilita a fundadores, empleados con derechos adquiridos sobre acciones y otros inversores el camino hacia la rentabilidad.
  • En los últimos meses se han multiplicado las salidas a bolsa mediante la fórmula de las SPAC (Virgin Galactic, DraftKings, Opendoor o Nikola Motor) pero cada vez más unicornios tecnológicos se están decantando por la cotización directa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las salidas a bolsa han estado muy agitadas en Wall Street durante el año pasado y en el presente ejercicio parece que el apetito no ha disminuido. 

La crisis del COVID-19 no ha disuadido a las compañías de cotizar sobre el parqué. Una tendencia que ha reunido 3 fórmulas diferentes con el objetivo de estrenarse en los mercados: OPV (IPO en inglés), listado directo o cotización directa (direct listing) y SPAC, que es una de las estrategias que más se disparó durante 2020

Sin embargo, a pesar de que los 3 métodos tienen una enorme aplicación, está llamando la atención la fórmula de los listados directos, frente al resto. Pero, ¿en qué se diferencian?

En primer lugar, bajo una OPV tradicional, un bloque de acciones se vende a inversores institucionales a un precio fijo. Este enfoque brinda a las empresas una forma debutar en bolsa y obtener capital durante el proceso. 

Estas salidas a bolsa no son nuevas. Según los datos de Jay Ritter, el rendimiento medio de OPV desde 1980 hasta 2020 fue del 18,4%. Eso todavía está lejos aún por detrás de los estrenos de la burbuja puntocom, donde las OPV promediaron una revalorización del 60% en el primer día de negociación.

Desde el punto de vista de un emisor, la salida a bolsa puede parecer una oportunidad perdida. Emitir acciones a los inversores con un descuento constante respecto a los precios del segundo día parece subóptimo. Pero eso pasa por alto algunas diferencias fundamentales entre las cotizaciones públicas y privadas: liquidez diaria, diferenciales competitivos y acceso a una amplia gama de fondos mutuos e inversores minoristas, todos los cuales han demostrado reducir los costos de capital y aumentar las valoraciones.

Cómo elegir un bróker si quieres comenzar a invertir en bolsa

Por su parte, una SPAC es una empresa de adquisición de propósito especial (en inglés special purpose acquisition company). Es decir, una compañía sin operaciones comerciales que se forma estrictamente para recaudar capital a través de una oferta pública inicial (IPO) con el propósito de adquirir una empresa existente. También conocidas como "empresas de cheques en blanco", las SPAC han existido durante décadas, pero ha sido en este último año cuando el volumen de operaciones se ha disparado. 

Solamente el año pasado, las SPAC y las OPV estuvieron mano a mano en las estadísticas de emisión. Las SPAC acumularon un volumen de 82.400 millones de dólares (248 acuerdos) frente a los 85.200 millones (209 acuerdos) de las OPV, tal y como apunta un informe de SIFMA.

El atractivo de salir a cotizar bajo la fórmula del listado directo

Por el contrario, en el listado o cotización directa, la compañía cotiza directamente sin que se venda un bloque de acciones y, de esta manera, sin tener que obtener un nuevo capital. Una cotización directa facilita a fundadores, empleados accionistas con derechos adquiridos, e inversores anteriores, un camino directo hacia la liquidez. 

Se trata de un enfoque que se ha vuelto cada vez más popular en los últimos ejercicios porque brinda a las empresas que desean cotizar sus acciones en la bolsa sin necesidad de dinero extra y sin la molestia de una OPV tradicional y los trámites que van arraigados a ella.

Morgan Stanley ha asesorado a gigantes tecnológicos como Spotify, Slack, Palantir o Asana cuando decidieron dar el salto a la bolsa mediante la fórmula del listado directo. Y recientemente Colin Stewart, director global de Technology Equity Capital Markets de Morgan Stanley, ha analizado en el blog de la compañía por qué ahora, más que nunca, están captando la atención de empresas de alto crecimiento de Silicon Valley y Wall Street. 

Stewart subraya que existen razones evidentes por las que estas compañías han de seleccionar esta vía para estrenarse en Wall Street: “La primera de todas es para evitar la dilución, ya que se evita la emisión de acciones ordinarias y, por lo tanto, la dilución para la empresa y los accionistas existentes”.

Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

Además, esta alternativa proporciona liquidez a todos los accionistas. Según Stewart, toda la base de inversores de una empresa está disponible para vender acciones el primer día, en comparación con el bloqueo de 180 días para los accionistas en una OPV.

“A esto hay que sumarle que, en lugar de comercializar una cantidad determinada de acciones en un rango de precio fijo para una OPV, una cotización directa lleva a cabo una subasta en vivo de tamaño y precio indefinidos en la mañana de su debut”, apunta. “Los listados directos de Slack y Spotify eran verdaderos procesos de subasta ilimitados en oferta y precio”, sentencia.

Affirm, Poshmark, Playtika, o Playtika, algunas de las últimas firmas que recurrieron a la cotización directa

Siguiendo este hilo, como ejemplo, varias compañías han dado recientemente el salto al parqué utilizando la vía del listado directo. Como Affirm, una empresa tecnológica que ofrece soluciones de comercio electrónico, permitiendo a los consumidores realizar compras en cuotas sin intereses. Su estreno fue el 13 de enero de 2021 con una valoración de 11.900 millones de dólares. La empresa vio cómo el precio de sus acciones aumentaba un 100% en su primer día de cotización antes de cerrar en 97,24 dólares. 

Poshmark fue otro gran ejemplo. Se estrenó el pasado 14 de enero con un precio de 42 dólares por acción y un título de 3.000 millones. El precio de sus acciones se duplicó prácticamente desde el principio y terminó cerrando su primera sesión con un alza del 140%.

Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

Por su parte, Playtika dio el salto el 15 de enero de a un precio de 27 dólares. Su primera jornada se saldó con una subida del valor hasta los 32,56 dólares. Mientras, Qualtrics, que pegó el salto en los mercados el 28 de enero con un precio inicial de 30 dólares y una valoración de 15.000 millones obtuvo alzas hasta los 44,63 dólares. Ejemplos del éxito de esta fórmula en los últimos tiempos. 

Los listados directos enamoran a los unicornios respaldados por el capital riesgo

En este sentido, algunas de las mayores empresas respaldadas por el capital ya están mostrando un interés significativo este año en salir a bolsa a través de cotizaciones directas. Es el caso de Coinbase y del desarrollador de juegos Roblox, mientras que los proveedores de software de datos Databricks y UiPath han planteado rondas de financiación masivas, lo que podría despejar el camino para que elijan esta opción. Serán las próximas en dar el paso.

Según un informe de Pitchbook, varios factores respaldan estas decisiones por parte de estos unicornios: “Una cotización directa, combinada con una gran ronda de financiación privada, puede permitir que los grandes unicornios seleccionen los precios específicos y los inversores que deseen”.

Además, la firma de análisis añade que dicho enfoque puede ser especialmente atractivo para las empresas que tienen un crecimiento de ingresos superior al del mercado o que operan en una industria popular, lo que puede generar una demanda significativa de inversores.

“Los cambios regulatorios pueden ayudar a nivelar el campo de juego entre las OPV tradicionales y los listados directos”, ahondan.

“Las empresas de tecnología que cotizan en bolsa no necesitan tanto capital como antes, por lo que el modelo de suscripción para software ha tomado gastos de capital y los ha convertido en gastos operativos y no necesitan el mismo nivel de infraestructura con el advenimiento de la tecnología de computación en la nube pública”, sentencia Stewart.

LEER TAMBIÉN: Los analistas que anticiparon la caída de Tesla en bolsa no descartan nuevos sustos: "Los accionistas deben prepararse para una volatilidad continua"

LEER TAMBIÉN: Roblox está a punto de salir a bolsa tras varios retrasos: todo lo que necesitas saber sobre una de las operaciones más esperadas del año

LEER TAMBIÉN: El auge de la inversión verde multiplica las dudas sobre el bitcoin por su elevado consumo de electricidad: "Puede acabar valiendo 10 dólares o 10 millones"

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”