Pasar al contenido principal

Algunas personas pueden tener una 'ventaja inmunológica' frente al nuevo coronavirus aunque nunca hayan estado expuestas, según un nuevo estudio

Una célula T humana del sistema inmunológico de un donante sano.
Una célula T humana del sistema inmunológico de un donante sano. NIAID
  • Uno de los últimos estudios publicados sobre la reacción de las células humanas al nuevo coronavirus ha revelado que algunas personas que nunca estuvieron expuestas al virus tienen un tipo de célula T que puede identificarlo y reaccionar.
  • Los científicos creen que esta 'ventaja' podría deberse a exposiciones previas a otros coronavirus, como los que causan el resfriado común.
  • La investigación también ofrece evidencia de que incluso los pacientes con síntomas leves desarrollan anticuerpos y células T específicas del virus que pueden protegerlos de futuras infecciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

El sistema inmunológico de algunas personas puede tener una ventaja en la lucha contra el coronavirus, según sugieren investigaciones recientes.

Un estudio, publicado el mes pasado en la revista Cell, ha demostrado que algunas personas que nunca han estado expuestas al coronavirus tienen células T colaboradoras (helper Tque son capaces de reconocerlo y responder a la infección.

Según los investigadores, esto se debe a un fenómeno llamado reactividad cruzada (cross-reactivity): cuando las células T colaboradoras que se desarrollaron en respuesta a otro virus reaccionan a un patógeno similar pero previamente desconocido. 

Leer más: 5 formas de fortalecer tu sistema inmunológico durante el brote de coronavirus y 5 cosas que no lo harán en absoluto

En este caso, las células T pueden ser restos de la exposición previa a un coronavirus diferente, probablemente uno de los 4 que causan resfriados comunes.

"Se empieza con un poco de ventaja, una ventaja en la lucha entre el virus que quiere reproducirse y el sistema inmunológico que quiere eliminarlo", explica Alessandro Sette, uno de los coautores del estudio, a Business Insider.

Asimismo, agrega que dichas células T colaboradoras de reacción cruzada podrían "ayudar a generar una respuesta inmunológica más rápida y fuerte". 

Una "ventaja" inmunológica

Un viajero en el metro de la ciudad de Nueva York el 30 de abril.
Un viajero en el metro de la ciudad de Nueva York el 30 de abril. Lucas Jackson/Reuters

Para su estudio, el equipo de Sette ha examinado el sistema inmunológico de 20 personas que se contagiaron con el coronavirus y se recuperaron, y muestras de sangre de 20 personas que habían sido recogidas entre 2015 y 2018 (lo que significa que no había ninguna posibilidad de que esas personas hubieran estado expuestas al nuevo coronavirus SARS-CoV-2).

Leer más: La carrera por encontrar la cura del coronavirus se acelera: las 12 citas más importantes de junio, desde los datos de las nuevas vacunas a las pruebas de los tratamientos de anticuerpos

Entre los 20 pacientes confirmados de COVID-19, los investigadores encontraron que todos tenían tanto los glóbulos blancos diseñados específicamente para combatir el virus como los anticuerpos resultantes.

"Los datos sugieren que la persona promedio tiene una buena respuesta inmunológica y puede tener inmunidad durante un tiempo", dice Shane Crotty, otro coautor del estudio, a Business Insider, quien añade que el hallazgo probablemente significa que las vacunas en desarrollo deberían ser capaces de replicar la inmunidad natural.

Un equipo de emergencia francés en el hospital universitario de Estrasburgo el 16 de marzo.
Un equipo de emergencia francés en el hospital universitario de Estrasburgo el 16 de marzo. Christian Hartmann/Reuters

Entre las 20 personas cuyas muestras de sangre fueron tomadas antes de la pandemia, el 50% tenía un tipo de glóbulo blanco llamado CD4+ —células T que ayudan al sistema inmunológico a crear anticuerpos— que los investigadores encontraron capaces de reconocer al nuevo coronavirus e incitar al sistema inmunológico a combatirlo de inmediato.

No obstante, se necesita más investigación para saber si esta reactividad cruzada influye en la gravedad de un caso o en qué medida lo hace.

"Es demasiado pronto para concluir que la reactividad cruzada con los coronavirus del resfriado desempeña un papel en el resultado clínico leve o grave de COVID-19 o en el grado de infección de las poblaciones", reconoce a Business Insider Maillère Bernard, científica del CEA/Université de Paris-Saclay en Francia que no participó en el estudio.

Evidencia de la inmunidad

Un sanitario toma una muestra de sangre para una prueba de anticuerpos COVID-19 en Los Ángeles el 20 de mayo.
Un sanitario toma una muestra de sangre para una prueba de anticuerpos COVID-19 en Los Ángeles el 20 de mayo. Damian Dovarganes/AP

Entre el grupo de pacientes con coronavirus estudiados en la investigación, sólo 2 eran casos graves de COVID-19; el otro 90% tenía infecciones leves o moderadas. El grupo fue seleccionado de esa manera para que los investigadores pudieran medir las respuestas inmunológicas en pacientes promedio de COVID-19, no en personas hospitalizadas —las cuales se estima que representan el 20% de los casos de coronavirus. 

"Si estás viendo la excepción en vez de la regla, es difícil saber qué está pasando", apunta Crotty. "Si la respuesta inmunológica promedio se viera muy mal, sería una gran bandera roja".

Leer más: 5 formas de transmisión del coronavirus: desde las gotas respiratorias hasta el semen, según el riesgo de contagio

Los investigadores buscaron en la sangre de los pacientes 2 tipos de glóbulos blancos: células CD4+ y CD8+, que son células T asesinas que atacan a las células infectadas con virus.

Los resultados mostraron que durante el curso de sus infecciones, los 20 pacientes produjeron anticuerpos y células T colaboradoras capaces de reconocer el coronavirus y responder en consecuencia, y el 70% produjo células T asesinas. Es decir, según la presente investigación, el cuerpo es capaz de identificar y defenderse contra el coronavirus en el futuro.

Llevan a un paciente en camilla a una ambulancia en Nueva York el 27 de marzo.
Llevan a un paciente en camilla a una ambulancia en Nueva York el 27 de marzo. REUTERS/Carlo Allegri

"Obviamente no podemos predecir directamente lo que sucederá dentro de 15 años porque el virus sólo ha estado presente durante unos pocos meses. Así que nadie sabe si esta respuesta inmunológica es duradera o no", explicita Sette.

Pero cree que hay motivos para el optimismo, especialmente para los pacientes que sufrieron síntomas graves: "La memoria inmunológica está relacionada con el evento. Si es un evento fuerte, tendrás una memoria fuerte", añade. "Si casi te atropella un camión, lo recordarás, pero puede que no recuerdes el color de los calcetines que llevabas ayer porque no era relevante".

Leer más: Un equipo de científicos ha descubierto cómo el sistema inmunitario acaba con el coronavirus en un hallazgo que podría acelerar el desarrollo de una vacuna eficaz

Yuan Tian, un científico del Instituto Fred Hutch de Seattle que no participó en la investigación, ha detallado a Business Insider que para aprender más sobre cómo las células T se relacionan con la inmunidad, sería interesante estudiar a las personas con enfermedades graves y "comparar la respuesta de las células T entre ellas y las que tienen enfermedades leves".

Y es lo siguiente que publicarán los investigadores, según Crotty.

"Buscamos identificar la respuesta de las células T en los pacientes hospitalizados en estado crítico", dice. "Se está haciendo mientras hablamos".

Y además