Pasar al contenido principal

El COVID-19 apenas afecta a los niños y su tasa de mortalidad es muy baja en ellos, afirma una investigación realizada en toda Europa

Niños afectados por el COVID
Reuters

  • Poco a poco, la ciencia y los investigadores van descubriendo nuevos datos y características que explican el comportamiento del COVID-19.
  • Todavía faltan numerosos aspectos por conocer, pero tras cada nuevo estudio se obtienen conclusiones que pueden llegar a ser importantes.
  • Un informe científico recientemente elaborado en Europa afirma que la infección apenas afecta a los niños, y que la tasa de mortalidad en ellos es baja.
  • A continuación, se detalla cómo afecta el coronavirus a los niños, según este reciente estudio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En las últimas semanas ha preocupado especialmente cómo afecta el COVID-19 a los niños, ya que no se sabe demasiado sobre esta infección a edades tan tempranas, y además han surgido algunos casos de inflamaciones que podían provocar anomalías cardíacas.

Por ello, ciertas investigaciones científicas están centrando sus esfuerzos en conocer más detalladamente este tipo de aspectos. El último estudio que ofrece unas conclusiones interesantes se ha realizado a nivel europeo por expertos de Reino Unido, España y Austria.

La publicación ha sido recogida en la revista especializada The Lancet Child & Adolescent Health, y asegura que el COVID-19 no tiene una gran incidencia en los niños, ni en la gravedad de los síntomas ni tampoco en cuanto a su tasa de mortalidad.

El análisis se ha realizado haciendo un seguimiento de la enfermedad a 582 niños y adolescentes menores de 18 años. El estudio revela que el 8% de los niños necesita cuidados intensivos en un hospital, que el 60% precisa atención médica en algún momento de la enfermedad y que el 16% no llegan a mostrar síntomas de ningún tipo aunque estén contagiados.

Leer más: Segunda ola de coronavirus: estos son los principales rebrotes en España y el resto del mundo

De los casi 600 niños a los que se hizo el seguimiento murieron 4, lo que deja una tasa de mortalidad de menos de un 1%.

El estudio también aclara que en varios de ellos se encontraron otros virus respiratorios que actuaban al mismo tiempo que el COVID-19, agravando los síntomas y provocando que el paciente tenga el triple de posibilidades de acudir a una unidad de cuidados intensivos. Esto podría resultar peligroso si el coronavirus mantiene una alta tasa de contagios durante la temporada de la gripe común.

El síntoma más habitual en los niños que han sido contagiados de COVID-19 es la fiebre, ya que la presentan el 65%. Además, el 52% muestran infección del tracto respiratorio superior, y el 25% un cuadro de neumonía.

El estudio afirma que para la mayoría de los pacientes menores de edad el coronavirus es una enfermedad leve. Pero también advierte de que un número no desdeñable de ellos va a necesitar ser atendido por un médico, y en los casos más graves una cama en la unidad de cuidados intensivos. Por tanto, los investigadores hacen especial hincapié en elaborar una buena planificación de los recursos hospitalarios.

Y además