Los científicos creen haber descubierto la causa de la niebla mental en los pacientes con COVID-19: un vínculo entre el sistema nervioso y el inmunológico

Sanitarios al frente de la pandemia de COVID-19.

REUTERS/Pedro Nunes

  • Hasta el 60% de los pacientes con COVID-19 sufren síntomas neurológicos, incluso 3 meses después de la infección. 
  • Un grupo de científicos del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (Nueva York, Estados Unidos) creen haber encontrado la causa directa de las afecciones neurológicas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La investigación sobre uno de los conjuntos de síntomas que más preocupan a los científicos, la niebla mental, vuelve a sacar a la luz una de las teorías que explican por qué el SARS-CoV-2 es tan mortal: la tormenta de citoquinas.

Las afecciones neurológicas afectan hasta a un 60% de los pacientes con COVID-19, incluso durante 3 meses después de la infección. Entre ellas, la fatiga y las afecciones cognitivas podrían durar para siempre

Un grupo de científicos del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK, en Nueva York, Estados Unidos), en colaboración entre neurología, cuidados críticos, microbiología y neurorradiología, creen haber descubierto una interacción entre el sistema inmunológico y el nervioso que causa las afecciones neurológicas

"Solíamos pensar que el sistema nervioso era un órgano inmunológico privilegiado, lo que significa que no tenía ningún tipo de relación con el sistema inmunológico. Pero cuanto más lo observamos, más conexiones encontramos entre los 2", dice a MSK Adrienne Boire, una de las autoras del estudio.

9 señales que indican que el COVID-19 está atacando tu cerebro

Tras analizar el líquido cefalorraquídeo de 18 pacientes con cáncer recuperados de COVID-19, que experimentaban una disfunción neurológica o encefalopatía, los investigadores descubrieron que estos tenían inflamación persistente y altos niveles de citocinas en el líquido cefalorraquídeo.

"La mayoría de estos mediadores inflamatorios son impulsados ​​por el interferón tipo II y se sabe que inducen daño neuronal en otros estados patológicos", escriben los investigadores. 

Según estos, el proceso neuroinflamatorio persiste semanas después de la infección y conducen a una disfunción neurocognitiva a largo plazo.

Por el contrario, descartan que la infección viral en curso fuese el motivo de la niebla mental. 

Las muestras tomadas del líquido no reveló rastros del SARS-CoV-2, lo que evidenció que habían superado la infección. 

6 síntomas de COVID-19 por los que debes acudir a urgencias de inmediato, según la OMS y los CDC

En mayo de 2020, una revisión realizada por la Universidad Médica Zunyi (Wuhan, China, primer foco de COVID-19) defendía que los sistemas inmunológicos pueden reaccionar exageradamente produciendo una tormenta de citoquinas

Esto implica que el cuerpo libera señales químicas que ordenan al cuerpo a atacar a sus propias células.

De acuerdo con los expertos del MSK, en este caso, la inundación de estos químicos inflamatorios en el sistema inmunológico se filtran al cerebro y produce síntomas de encefalopatía —o la conocida niebla mental—.

11 síntomas del coronavirus que pueden durar para siempre

La inflamación continua del cuerpo en la infección con el SARS-CoV-2, el daño cerebral o a la médula espinal se habían relacionado con anterioridad con el síndrome de fatiga crónica que sufrían algunos pacientes, de acuerdo con las declaraciones a Health de Esther Melamed, profesora asistente de neurología en la Escuela de Medicina Dell de la Universidad de Texas, en Austin, EEUU. 

Asimismo, la anomalía en la producción de la citoquina se relacionó con algunos de los casos de fallecidos con la gripe H1N1, el SARS de 2002, el MERS y la gripe de 1918.

Otros artículos interesantes:

9 señales que indican que el COVID-19 está atacando tu cerebro

Los trastornos neurológicos provocados por el COVID-19 afectan en su mayoría a hombres mayores, según una investigación

Así son algunos de los síntomas neurológicos que aparecen en 1 de cada 3 casos de coronavirus, más allá de la pérdida del gusto y el olfato

Te recomendamos

Y además